Hotel Venturo. Principio años 50. (Colección particular Reme Berenguer)

75 aniversario del Hotel Venturo, vivencias de Reme Berenguer Bolufer (y 2)

11 julio, 2022Por: Redacción

1
Tiempo de lectura: 5 minutos

Por David Gutiérrez

(Fotografías cedidas por Reme Berenguer para este reportaje) 

 

 

Continuamos con nuestro relato del recuerdo del 75 aniversario de la inauguración del Hotel Venturo de la mano de la nieta de su creador José Berenguer Sivera. Y en esta ocasión nos vamos a acercar a algunos recuerdos e historia del hotel.

Sobre la razón de cómo se ideó el hotel, nos refiere Reme que, según le contó su tía Paquita, parece ser que la idea surgió con la visita de un invitado: “Mi abuelo iba a construir en el pueblo una nave para los autobuses con material de desguace, por lo que un día se trajo a un ingeniero o arquitecto de Valencia. Después lo invitó a comer a una casita en el Montañar donde la familia estaba pasando unos días. A esta persona le gustó tanto la bahía que le sugirió la idea de construir un hotel allí y mi abuelo no se lo pensó dos veces”.

Proyecto del Hotel Venturo y dibujo de la fachada principal. Enero de 1946. (Colección particular Reme Berenguer)

Con esta idea, para la construcción del Hotel se hizo un proyecto que está firmada en enero de 1946 y el 15 de junio de 1947, se producía la inauguración del mismo con la presencia de numerosos invitados y representantes políticos y religiosos de la población. El hotel tenía unas 48 o 50 habitaciones situadas unas en la planta superior del edificio principal y otras en la parte exterior que tenían acceso desde una naia o terraza cubierta. Además tenía 7 chalets independientes, uno de ellos de dos plantas. En la planta baja del hotel estaban las habitaciones utilizadas por la familia y para alguna reserva de compromiso.

Inauguración del Hotel Venturo. 15 de junio de 1947 (Colección particular Reme Berenguer)

El hotel lo dirigía la esposa de José Berenguer, Remedios Segarra, y su hija Paquita, que supervisaba el trabajo y estaba al tanto de lo que pedían los clientes. Las dos actuaban como ama de llaves. Reme Berenguer recuerda: “Las dos llevaban una anilla en el cinturón con llaves para abrir las dependencias del hotel. Mi abuela era muy presumida, para ser de su edad, iba vestida de negro o negro con puntitos blanquitos, usaba polvos de maquillaje y salía de la habitación impecable”.

En el hotel trabajaban muchas personas, sobre todo mujeres. Algunas residían todo el año en el hotel, pero para la temporada estival venían muchas más a trabajar. Eran de pueblos de Valencia, de la comarca y de Xàbia. Algunas se casaron y se quedaron en Xàbia. Había trabajo para muchos, incluso, para algunos con discapacidad intelectual que realizaban tareas que podían asumir, como barrer por los exteriores, transportar el carbón, hacer recados a los clientes o limpiar coches. Se ponían muy contentos cuando les daban propina.

José Berenguer junto a algunos clientes en la terraza del Hotel Venturo / Fachada del Hotel Venturo / Mirador, merendero y pista de baile frente al hotel (Colección particular Reme Berenguer)

 

Y es que José Berenguer Sivera fue un personaje cuya personalidad destacaba en Xàbia, ya no solo por sus ideas emprendedoras y modernas con respecto al turismo sino también por su esmero en hacer las cosas bien. Nos comparte Reme sobre su abuelo: “Mi abuelo era muy serio, vestía con elegancia, impecable,, con su reloj de oro, sus sortijas, siempre muy peinado y perfumado, con buena colonia. También era una persona muy legal, los pagos los llevaba a rajatabla y miraba mucho por sus trabajadores para resolver sus problemas familiares y que tuvieran todo lo necesario. También era un desprendido. Me contaba un señor de aquí, no hace mucho, que de joven había estado haciendo unas obras en el Hotel y que cuando iban a almorzar, mi abuelo se acercaba con vino embotellado de calidad, y se lo ofrecía a los obreros, nada habitual en esa época”.

Preguntamos a Reme Berenguer sobre algunas vivencias que tiene de niña en el Hotel Venturo y nos comparte algunas: “Recuerdo las comidas familiares de los domingos o días de fiesta. Había una mesa grande alargada para la familia que estaba situada en una esquina del comedor. El comedor era muy grande con pilares y zócalo de cerámica, azul y amarilla creo, y una pared estaba decorada con algunas piezas de crustáceos de extraordinario tamaño, dos mostradores y en uno de ellos había dos grifos muy bonitos, uno de agua natural para beber y otro de agua con gas que me gustaba mucho por sus burbujitas. Pero lo que más me gustaba eran las comidas de invierno en la cocina cuando hacía mucho frio. También la cocina era grande y larga. En un rincón había una chimenea y una mesa redonda que utilizaba la familia

para desayunar, seguía una mesa muy larga de madera robusta y en la parte opuesta estaba la cocina de carbón, zona reservada al cocinero”.

Dibujo de la fachada del Cine Monterrey. 1954 (Colección particular Reme Berenguer)

El hotel ofrecía otros espacios para el divertimento de los clientes y también para los xabieros y xabieras o excursiones de fuera. Además de la terraza del Hotel, en el Montañar, José Berenguer instaló un mirador con merenderos así como una zona de baile. Desde allí hizo picar la piedra tosca para crear un pasillo que llegaba hasta la orilla del mar en donde dispuso una mesa y unos bancos de tosca para el disfrute de los clientes.

Pero el espacio de mayor divertimento fue la creación de un cine de verano, el cine Monterrey. El proyecto de la obra se firmó el 22 de mayo de 1954. Se trataba de un espacio rectangular de 16 x 50 metros, con capacidad para 500 personas y servicio de bar. Aquí se proyectaron numerosas películas, algunas de gran relevancia y otras muchas desconocidas. Recuerda Reme Berenguer que: “Allí se proyectó El Último Cuplé, eso fue un gran acontecimiento. Vino gente de varios pueblos de alrededor y hubo un llenazo tremendo, tanto que como no había suficientes sillas, utilizaron ‘basquets’ para sentarse. Otras películas que recuerdo fueron Pili y Mili o las Chicas de la Cruz Roja”.

Elena Lorente Sorolla (izquierda), nieta de Joaquín Sorolla, junto a familiares en el mirador del Hotel Venturo. Años 50 (Colección particular familia Almarza Lorente)

Preguntamos a Reme también, sobre algunas de las personas relevantes que se alojaron en el hotel y nos comparte: “Recuerdo alguien que tenía que ver con el mundo del cine que me regaló un libro, no me acuerdo quien era”. Lamentablemente, el libro de entradas y salidas se ha perdido y esto nos hubiera dado una información interesante sobre personalidades del momento. No obstante, por otras investigaciones, sabemos que en este hotel se alojó en la década de los 50 el pintor José Manaut Viglietti, o la nieta de Joaquín Sorolla, Elena Lorente Sorolla.

Toda la historia del Hotel Venturo se apagó en la década de 1970, y en enero de 1978 acabó toda esta historia con la demolición del hotel. No obstante, tanto José Berenguer Sivera como su familia, los Autobuses Venturo y el Hotel Venturo, supusieron un antes y un después para el turismo en Xàbia, mucho antes de que lo hiciera el Parador. Tan sólo hemos reflejado unos pequeños retazos de su historia a través de estas vivencias, muy pocas para toda la documentación y el recuerdo que hay detrás, del cual, bien se podría hacer una publicación o una exposición en honor a tal emblemático lugar.

No te pierdas ninguna noticia de Xàbia al Día

En Xàbia AL Día queremos que no te pierdas ninguna de nuestras noticias, por este motivo hemos puesto en marcha un canal de Telegram a través del cual podrás recibir las noticias más importantes que nuestros redactores ha elaborado durante todo el día. Noticias en muchas ocasiones que no leerás en otros sitios.

Darse de alta es muy fácil. Tienes que tener instalada en tu móvil smartphone la aplicación Telegram (si no la tienes puedes descargarla en el Play Store de Android o el App Store de IOS) y buscar el Canal: xabiaaldia

Una vez accedas al canal tienes que pulsar la opción UNIRME y comenzarás a recibir las noticias del día de lunes a viernes entre las 20 y las 21 de la noche.

Este servicio es totalmente gratuito, y puedes darte de baja en cualquier momento.

Un comentario en “75 aniversario del Hotel Venturo, vivencias de Reme Berenguer Bolufer (y 2)

  1. Pues sí, el Hotel Venturo marcó un hito en la historia de la posguerra y se podría escribir mucho sobre su impacto en Jávea y más aún en torno a los personajes que lo disfrutaron. Y, qué duda cabe, sobre el «tío Venturo», personaje admirado, al que se le reconocía como hombre emprendedor y muy querido; personalmente, puedo decir que nunca le he oído a nadie la menor crítica, todo alabanzas.

    He disfrutado de atardeceres en su terraza y de algún que otro guateque que allí se organizaba, lo que guardo en mi rincón de las añoranzas. Son recuerdos de una Jávea virgen que empezaba a despertar a un turismo, en general, respetuoso, amante del paisaje y de calidad intelectual.

    Y no olvidemos sus líneas de autobuses, casi única alternativa para ir a Valencia, que yo utilizaba muy frecuentemente y que en muchas ocasiones también lo hacía él, sentado delante, en el primer asiento junto al conductor.
    Buen artículo el de David trayendo recuerdos de aquella Jávea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.