Reme Berenguer Bolufer mostrando su archivo documental y fotográfico

75 aniversario del Hotel Venturo, vivencias de Reme Berenguer Bolufer

4 julio, 2022Por: Redacción

1
Tiempo de lectura: 5 minutos

por David Gutiérrez**

 

(Fotografías cedidas únicamente para este artículo por Reme Berenguer )

 

El pasado 15 de junio fue una efeméride destacable para Xàbia, aunque lamentablemente no bien reconocida, ya que se conmemoraba el 75 aniversario de la inauguración de uno de los hoteles que fueron pioneros en Xàbia, el Hotel Venturo. Con esta excusa, Reme Berenguer Bolufer, nos abre las puertas de su casa para compartir sus recuerdos y mostrarnos gran parte de su archivo documental y fotográfico y hablarnos del hotel que fundó su abuelo, José Berenguer Sivera.

Reme Berenguer es una memoria viva, apasionada de Xàbia, de sus tradiciones y sus gentes y cómo no, apasionada en poder transmitir las vivencias y recuerdos de su familia. Una familia que fue pionera en poner a Xàbia en el mapa de los inicios del turismo antes de que se inaugurara el Parador Nacional. Así lo demostró en un artículo que escribió para Xàbia al Día en 2011 y que hace unos días recuperamos. Para poder entender los inicios del moderno Hotel Venturo, hay que retroceder en el tiempo y explicar de dónde viene la vena precursora de su familia.

 José Berenguer Sivera de joven (Fondo particular de Reme Berenguer)

Todo arranca a través de su bisabuelo Venturo Berenguer Pérez, nombre de donde derivarán algunos miembros de su familia y el nombre del hotel. Se casó con Francisca María Sivera Arlandis y ambos vivían en una casa en el actual Carrer Dr. Borrull. En la parte baja de esta casa se situaban los animales y en la planta alta las habitaciones. A finales del siglo XIX, Venturo Berenguer tenía un servicio de tartanas y coches de caballos para el transporte de viajeros, entrega de paquetería u otros servicios. Y aunque no lo podemos asegurar, es posible que esta casa también se iniciara como fonda. Es decir, que en los inicios, el servicio de transporte y alojamiento ya estaba en la cabeza de los Berenguer.

Prueba de ello se refleja en una noticia de Las Provincias, cuando en 1899 se escribía Del puerto a la villa, solo hay un mal carricoche, guiado por un muchacho llamado Venturet, sin horas ni días fijos”1. El artículo se puede estar refiriendo a alguno de sus hijos varones, Batiste o José. Y es que de la unión de Venturo Berenguer Pérez y Francisca María Sivera, nacieron 3 hijos varones y 3 mujeres.

Salvador Abril y Blasco. Posible berlina de José Berenguer Sivera (Recuerdo de mis excursiones. Valencia, 1915)

Nos comparte Reme una anécdota que le han contado con respecto a su abuelo y los viajes en tartanas: “A mí me han contado gente en varias ocasiones, que mi abuelo fue el que ensanchó la carretera de Gata. Acostumbrado al traqueteo de los coches de caballo muchas veces se quedaba adormilado y los caballos trotaban a sus anchas. Y mi padre, cuando era niño, para que no se quedara dormido su padre, le ataba una cuerda a la pierna o al pie, y él se subía a la parte de arriba y si notaba que el coche se desviaba, le daba el tirón para que se despertara”. Es un símil de cómo las salidas de las ruedas hacían que el camino se fuera ensanchando cada vez más2.

José Berenguer Sivera, a medida que fue creciendo siguió con el negocio del transporte. Cuando se casó con Remedios Segarra en 1912, el matrimonio se trasladó a una casa que estuvo situada en la actual calle Príncipe de Asturias. Aquí fue donde al año siguiente fundó la Fonda Valenciana, una de las primeras fondas oficiales creadas en Xàbia, la cual, suponemos que estaría en funcionamiento en 1913 al que estaba asociado el servicio de transporte.

 Tarjeta de visita de la Fonda Valenciana regentada por José Berenguer Sivera y su esposa.

Quizás fuera la berlina de José Berenguer la que cogió el pintor Salvador Abril y Blasco cuando vino en 1915, tomándola en la estación de El Vergel hasta llegar a Xàbia, con parada en Pedreguer y Gata de Gorgos, y pintándola en su relato Recuerdos de mis excursiones (Valencia, 1915). También es posible que el pintor se alojara en la Fonda Valenciana, ya que deja dicho en su relato dice: nos acompañó a la fonda que existe en la misma calle que cruzamos a nuestra entrada en el pueblo, y se nos acomodó en dos cuartos, tratándonos como príncipes”3.

Autorización a José Berenguer por el servicio de autobuses a El Vergel y Gata (1926) / Autorización a José Berenguer para el servicio de transporte Xàbia – Valencia (1929) (Fondo particular de Reme Berenguer)

Para la década de 1920, José Berenguer Sivera mantiene su fonda y junto a su hermano Bautista con el servicio de transporte y correo postal pero dando un paso más, el 1 de julio de 1920, los carruajes con tiro animal son sustituidos por el transporte a motor creando así la compañía de autobuses Venturo4. Reme Berenguer nos muestra varios documentos de 1926 y 1927 que lo corrobora. En ellos, desde la Junta Provincial de Transportes Mecánicos Rodados de Alicante, se ofrece la exclusividad a José Berenguer del transporte de viajeros en vehículos de motor mecánico con servicios entre Xàbia y Gata de Gorgos y El Vergel. Este vehículo consistía en un automóvil para 14 plazas, conductor incluido, de la marca Ford. Igualmente, en 1929, José Sivera también tenía la autorización de otro vehículo con servicio directo entre Xàbia y Valencia.

Colonias escolares traídas por los autobuses Venturo en la actual plaza de Adolfo Suárez, con el almacén de pasas La Sultana de fondo. 1ª mitad del siglo XX (Fondo particular de Reme Berenguer)

Avanzan los años y con la llegada de la Guerra Civil, parece que los autobuses de José Berenguer Sivera quedaron confiscados por el régimen por un tiempo hasta que le vuelven a dar autorización para ponerlos en funcionamiento. Existen varios documentos de licencias para continuar con los servicios de transporte a Valencia, Dénia, Gata de Gorgos, El Vergel o Teulada entre otras poblaciones. En Valencia, José Berenguer tenía un garaje para el descanso y reparación de los autobuses frente a la estación de trenes.

La empresa se mantiene viva y creciente hasta que en 1947 da un salto más en la empresa turística con la construcción del Hotel Venturo, uno de los hoteles más modernos y lujosos de la costa de Xàbia, pero esto lo dejaremos para una segunda parte de nuestro relato.

Continuará…

 

1 X. “Crónicas veraniegas”. Las Provincias, 27 de agosto de 1899.

2 La carretera de Xàbia a Gata se construyó el 10 de agosto de 1845. CODINA BAS, Juan Bautista. Desde Jávea. Valencia, Imprenta Fermar, 1985, p.168.

3 ABRIL Y BLASCO, Salvador. Recuerdo de mis excursiones. Valencia, 1915, p. 10.

4 CRUAÑES SIGNES, Godofredo. “Efemérides históricas de la villa de Jávea”, Xàbiga, I, 1986, p. 82, nota 347.

No te pierdas ninguna noticia de Xàbia al Día

En Xàbia AL Día queremos que no te pierdas ninguna de nuestras noticias, por este motivo hemos puesto en marcha un canal de Telegram a través del cual podrás recibir las noticias más importantes que nuestros redactores ha elaborado durante todo el día. Noticias en muchas ocasiones que no leerás en otros sitios.

Darse de alta es muy fácil. Tienes que tener instalada en tu móvil smartphone la aplicación Telegram (si no la tienes puedes descargarla en el Play Store de Android o el App Store de IOS) y buscar el Canal: xabiaaldia

Una vez accedas al canal tienes que pulsar la opción UNIRME y comenzarás a recibir las noticias del día de lunes a viernes entre las 20 y las 21 de la noche.

Este servicio es totalmente gratuito, y puedes darte de baja en cualquier momento.

Un comentario en “75 aniversario del Hotel Venturo, vivencias de Reme Berenguer Bolufer

  1. Me emociona lo que escribís y quisiera saber más de mis ancestros. Los nombres que indicáis me suenan todos, quizás ni los conocí o simplemente los escuche a mi familia. Siempre he veraneado en Xàbia, (teníamos tierras y casas, hace años que solo de visita y recuerdo muy pocos nombres) Mi abuelo tenia muchos hermanos y quiso recuperar las tierras, pero se las quitaron, otras se perdieron y algunas las expropiaron… Yo nací en Valencia, siempre quise tener un pueblo y mi abuelo me decía que ya lo tenia, que era una Xariera (o algo así, era el apodo de mi familia en Xàbia, por lo visto hacían cestas para los burros y alfombras) desde entonces decidí que cuando fuese mayor, viviría allí. Pero no pudo ser, eran demasiados hermanos a repartir. Hoy tengo 66 años y usuaria de silla de ruedas eléctrica, creo que ya no queda nadie de mi familia los apellidos eran Segrelles, Pedreguer y otros que no recuerdo. Teníamos una casa en la Caleta, donde había muchos campos de uvas frente al mar, también en el Mongo, donde se secaban las pasas, y en el Castellar (aquí recuerdo pintar piedras de blanco para marcar el terreno, pero faltaba gente y no pudimos limitar las tierras) Construyeron una urbanización de lujo, (frente a un camping) en la carretera de La Nao y mi abuelo se enfado mucho, pues él tenia tierras allí y nos quedamos sin ellas porque no teníamos acceso ni paso. Así lo perdimos todo y yo, no pude ir a vivir a mi pueblo Xàbia…
    .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.