Apasa espera un permiso de la Generalitat para desbloquear 40 adopciones internacionales para los perros acogidos

14 enero, 2016Por: Carlos López

0
Tiempo de lectura: 4 minutos

La protectora de Animales San Antonio de Xàbia, Apasa,  está a la espera de que la Generalitat le conceda un número de registro para poder desbloquear unas 40 adopciones de perros que tiene en sus instalaciones y son para el extranjero.

Así lo han explicado hoy en conversación con esta redacción, la presidenta Mandy Conway, la secretaria Susan Bultitude y el veterinario de la asociación, José Luis Genovés, en la que además han expuesto su postura tras anunciar en un comunicado el Ayuntamiento,  antes de las fiestas que pretendía trasladar la perrera a una parcela en Ramblars.

Genovés ha indicado que la perrera cuenta en la actualidad con unos 280 perros acogidos y además hay muchos canes que están en «familias de adopción» que los acogen mientras se busca un hogar para ellos. Y recordó que llevan en el emplazamiento junto al Ecoparque y la Depuradora desde 1998 cuando el entonces alcalde Juan Moragues decidió que ese era el lugar idóneo.

Desde entonces, la perrera ha ido creciendo y en en 1999 surgió la asociación sin ánimo de lucro Apasa, que quien la gestiona y que tiene unos 700 socios que hacen donativos porque Apasa no sacrifica los animales «salvo prescipción médica grave o problema de salud». Apasa tiene desde 2003 un convenio de colaboración con el Ayuntamiento para la recogida y cuidado de todos los perros abandonados en el municipio, que hace que estén de guardia casi las 24 horas del día y que permite que en «ocasiones nos llamen para recoger otras especies como zorros, serpientes y ovejas», ha reconocido Genovés.

perrera_02_pordentro
Las instalaciones de Apasa, al fondo la urbanización que ha denunciado las molestias que, al parecer, le provocan los perros

El veterinario ha comentado que el número de registro se conoce a través de la figura legal del núcleo zoológico y lo ha pedido la asociación en vistas de la «inoperatividad del Ayuntamiento en los últimos quince años», un trámite que «está vinculada al terreno en el que está actualmente la perrera» ha remarcado.  Se trata de un designación legal que, entre muchas otras cosas,  exige un plan de higiene para que se cubra «las necesidades fisiológicas y etológicas de los perros». Además, ha añadido que esas «condiciones que se cumplen en el terreno que está Apasa».

Tener el nombramiento oficial de Núcleo Zoológico es una de las exigencias para el documento de viaje -el transfer- que deben tener los perros que son adoptados por personas extranjeras, ha afirmado el especialista. Y en estos momentos, al no tenerlo, no se pueden continuar con las adopciones que están en trámite: unas 40.

Genovés ha defendido el trabajo de Apasa y ha subrayado que son la «única perrera que no sacrifica los animales de la comarca» por ello, -ha comentado- «viene gente a Xàbia de muchas otras poblaciones de la comarca y la Comunitat a dejar sus perros cuando ya no pueden atenderlos». A estas personas, la asociación les pide una pequeña donación para poder «afrontar los gastos que tiene el can» nada más entrar en sus instalaciones, ha añadido.

La secretaria, Susan Bultitude ha detallado cual es el procedimiento que siguen cuando llega un perro, o cuando «los dejan atados a la valla de la calle»: se pone en unas jaulas de cuarentena durante 20 días, se le hace un análisis de sangre y se le ponen algunas vacunas, pasados esos días es cuando el veterinario lo puede examinar con mayor detenimiento y pasa a las jaulas de cuidado. En ese momento el can ya puede ser adoptado por cualquier otra persona o familia y para ello Apasa utiliza numerosos canales, entre ellos, un artículo semanal que publica este diario «Apasa busca un hogar para..»

En Apasa la mayor parte del personal es voluntario, aunque la asociación mantiene una estructura de trabajo básica con varios empleados contratados con su cotización y seguro social «ya que nadie sabe como pueden actuar los perros que vienen», ha subrayado la secretaria.

Una de las jaulas con perros en Apasa, al fondo arriba un cartel que reconoce al patrocinador que la ha financiado
Una de las jaulas con perros en Apasa, al fondo arriba un cartel que reconoce al patrocinador que la ha financiado

Asimismo, las donaciones permiten financiar el funcionamiento y de hecho a la entrada de la perrera se puede ver una especie de ‘hall of fame’ donde aparecen todos los donantes que colaboran con el cuidado de las mascotas que abandona la gente. Pero también en algunas de las jaulas aparecen carteles con la gente que ha financiado por ejemplo el repintado de las instalaciones.. entre muchas otras.

Traslado a la zona de Ramblars

Preguntados por la posibilidad de trasladarse a un nuevo terreno en la zona de Ramblars, desde Apasa tanto Genovés como la presidenta y la secretaria han afirmado que «cualquier mejora para los perros es bienvenida» y ese debe ser el fin, pero han recordado que el tema «va de largo». De hecho durante el último gobierno de Juan Moragues, siendo concejal de Servicios, Tony Cabban, «ya se planteó e incluso se logró el permiso de la Confederación Hidrográfica del Júcar».

Sin embargo, el proyecto se paralizó, ya que estaba vinculado a la mejora de los accesos y aparte de las instalaciones de la perrera el Consistorio debía construir un puente sobre el río Gorgos y encauzar uno de los tramos, con lo que de un traslado que podía suponer unos 600.000 euros, se incrementaba hasta el doble. Un coste que no quería afrontar el equipo de gobierno liderado por Eduardo Monfort que surgió tras la moción de censura de 2005.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.