Atento a estos consejos de Hospital Clínica de Benidorm si estos días abusas del omeprazol

24 diciembre, 2018Por: Redacción

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

El uso de los mal llamados “protectores de estómago”, entre los que el omeprazol es el más conocido, se dispara en estas fechas de comidas copiosas y mayor consumo de alcohol. El Jefe del Servicio de Urgencias de Hospital Clínica Benidorm, el Dr. Fernando Sánchez Ruano, explica en un comunicado que son los IBP y cuál es su uso adecuado.

Los IBP (Inhibidores de la bomba de protones) son fármacos mal llamados “protectores” y cuyo efecto principal es suprimir total o parcialmente la producción de ácido en el estómago. El más conocido es el omeprazol, aunque también está muy extendido el resto de la familia de los IBP como el pantoprazol, esomeprazol, rabeprazol y lansoprazol.

Los IBP son los más potentes inhibidores de la secreción ácida gástrica y la terapia farmacológica más eficaz en la mayoría de los trastornos en los que el ácido gástrico juega un papel importante. Sin embargo, su uso extendido como “protector” gastrointestinal en casos de simple prevención es muchas veces inadecuado.

El Dr. Fernando Sánchez Ruano, Jefe del Servicio de Urgencias de Hospital Clínica Benidorm, ha explicado que “en los últimos años, se ha elevado muchísimo el consumo de omeprazol, siendo uno de los medicamentos que más gasto suponen al Sistema Nacional de Salud. Pero, al igual que cualquier otro fármaco, tiene sus indicaciones aprobadas, sus efectos secundarios y sus interacciones, por lo que su uso debe estar sujeto al criterio del médico que lo prescribe”.

El Servicio de Urgencias de HCB insiste en las siguientes recomendaciones:

No use este tipo de fármacos a demanda. Su uso debe estar indicado por su médico. Evite automedicarse.
Estos fármacos están indicados para:
Dispepsia funcional
Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE)
Úlcera gástrica y duodenal
Erradicación de Helicobacter pylori
Gastropatía por AINE en pacientes de alto riesgo
No deben utilizarse para el tratamiento de la pirosis (ardor o acidez de estómago) eventual ni epigastralgias esporádicas. En estos casos consulte con su médico.
Tampoco deben ser utilizados como preventivo antes de hacer una comida copiosa o a una ingesta alcohólica.
El uso prolongado de estos fármacos están asociados al aumento del riesgo de infecciones (principalmente neumonía) y de fractura, y causa hipomagnesemia.
Tampoco se recomiendan en pacientes con asma, tos crónica o síntomas laríngeos para el manejo de esta sintomatología.
Los IBP utilizados a corto plazo, durante 4-8 semanas, son seguros, si bien, no están exentos de riesgos. Deben reservarse para aquellos casos en los que realmente esté establecida su eficacia, empleados a la mínima dosis eficaz y durante el menor tiempo posible.
Si tiene un problema de pirosis eventual o trastornos digestivos en relación con la ingesta consulte a su médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.