Benitatxell o como el moscatel también sirve para cocinar

21 noviembre, 2017Por: Carlos López

0
Tiempo de lectura: 3 minutos

El Ayuntamiento de Benitatxell organizó ayer una visita para restauradores, críticos y empresarios de la comarca con el fin de difundir el esfuerzo que realiza el municipio para dar a conocer el proyecto Biomoscatel y que el producto que sale de las manos de los agricultores pobleros llegue a todos los rincones de la comarca y la Comunitat.

XAD fue testigo de esa visita y pudo comprobar como el biomoscatel no solo es un vino o un zumo, sino que también puede ser un ingrediente para elaborar otros productos como puede ser la típica coca de la marina o algunos embutidos.

La comitiva se dio cita en el Mercat Municipal y allí recibieron las primeras explicaciones de parte del técnico del programa del Biomoscatel, José Manuel Bisseto. Bisseto expuso que en estos momentos al equipo del biomoscatel les cuesta más “vender en la comarca el producto que fuera de ella”. Y pidió un esfuerzo de todos para apostar por estos proyectos.
Bisseto dirigió a la comitiva a uno de los negocios de Benitatxell que han apostado por utilizar el zumo de biomoscatel en algunos de los productos que venden.

«El Forn de Monica es el único horno a leña de la comarca»

Era el Forn de Monica, que es uno de los pocos de la comarca en los que aún se puede adquirir un pan hecho a leña. Sus hijos José Francisco y Ximo son los encargados de hacer el pan y todo tipo de delicias dulces y saladas habituales. En este horno hacen dos pasteles con el biomoscatel, una coca con el zumo y la calabaza asada con mistela. Dos delicias para el paladar.

El horno de leña de¡l Forn de Mónica, uno de los pocos de leña de toda la comarca

La siguiente parada fue en una carnicería. Allí sus propietarios utilizan el vino de Biomoscatel como base en la preparación de los embutidos. Los asistentes pudieron probar una sobrasada hecha con este vino elaborado y cultivado en Benitatxell.
La jornada concluyó con una comida-debate en el Mercat Municipal, con un menú en el que no faltó el vino de moscatel, los embutidos, o también los erizos de mar traídos de Galicia, junto a ellos un arros en fava (en Benitatxell también se trabaja mucho con las favas) y unas “pilotes de putxero dolçes”, que estaban hechas con boniato, almendra y canela.

En primer término sobrasada hecha con biomoscatel y en segundo el puchero con el arros en fava, platos que pudieron degustar ayer los asistentes la visita guiada.

Comida y debate con ideas

Y entre plato y plato surgió el debate sobre como hacer rentable la viticultura en la comarca, la clave, quedó clara que está en comercializar los vinos: entrar en los circuitos de distribución y llegar a los supermercados y restaurantes.

Entre los asistentes agricultores del proyecto Biomoscatel, restauradores como Miquel Ruiz , del Baret de Miquel de Dénia; José Ángel Estalrich, del restaurante el Sur de la Granadella de Xàbia, o Cristóbal González, del Brou de Pedreguer. Pero también empresarios, como Pedro Soliveres, de la VAPF, y representantes del ámbito público, como el gerente de la Mancomunitat Cultural de la Marina Alta, Jovi Lozano-Seser; el biólogo y profesor Miguel Ángel Civera, o el concejal de Agricultura y Promoción Económica del Poble Nou de Benitatxell, Manolo Segarra y el alcalde, Josep Femenia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.