Benitatxell pone fin, tras siete años, al contrato de alquiler de una parcela por «irregularidades en el acuerdo»

7 noviembre, 2019Por: Alvaro Monfort

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

El ayuntamiento de Benitatxell ha decidido poner punto y final al contrato de arrendamiento por el que, desde hace siete años, alquilaba una parcela a un particular en la zona del Puig de la Llorença para la colocación de equipos de telecomunicaciones. El convenio de alquiler venció el pasado 31 de octubre y la decisión fue tomada en el último pleno ordinario tras observar numerosas irregularidades en el acuerdo.

Desde el consistorio poblero afirman que la primera “irregularidad administrativa grave” ya se dio cuando el anterior alcalde, Josep Femenia, firmó el contrato en 2012 “al arrendar a dedo un bien patrimonial sin llevar a cabo el proceso de licitación”.

En ese mismo contrato se especificaba que la arrendataria no podría variar o ampliar la dotación de suelo y que no se podrían instalar antenas ni disco más allá de los que existían en ese momento. Es más, en el supuesto caso de que se llegaran a colocar más soportes y equipos técnicos sin la pertinente autorización, se consideraría “motivo de resolución contractual”. En este sentido, este punto no sólo se ha incumplido por parte del arrendatario que fue ampliando la instalación con el paso del tiempo, sino que también subarrendó -presuntamente- las antenas a terceras empresas; una práctica totalmente prohibida.

Dentro de las irregularidades, la administración local de Benitatxell tampoco tiene constancia de que se haya cumplido con los pagos acordados. El contrato establecía una facturación mensual dividida en dos partes: una económica y otra en especie “consistente en cuñas publicitarias institucionales del ayuntamiento difundidas en medios de comunicación comarcales”. Este segundo pago carecía de control alguno por lo que, según el consistorio, “no es verificable que se haya llevado a cabo”.

Desde el ayuntamiento celebran haber podido poner fin a estos hechos irregulares que se venían sucediendo desde hace siete años. Según el alcalde, Miguel Ángel García: “No podemos seguir permitiendo este tipo de prácticas por su ilegalidad y porque manchan el buen nombre de esta administración y de nuestro municipio”. García ha mostrado su interés por recuperar este espacio y destinarlo para el disfrute de todos los vecinos y vecinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.