Benitatxell restaura las actas del linde de 1733 y los planos cartográficos en cianotipia de 1890

22 diciembre, 2016Por: Carlos López

0
Tiempo de lectura: 3 minutos

Benitatxell, en su apuesta por restaurar documentos históricos que van apareciendo en el proceso de digitalización del archivo municipal, presentó ayer mismo en la Biblioteca Municipal la restauración del documento “Autos de Amojonamientos del termino del Lugar de Benitachell (1733) y las 26 cianotipias de 1890. El proyecto ha costado 3000 euros y ha sido financiado por la concejalía de Cultura, a cargo de Manolo Segarra.

El “Auto de Amojonamientos del termino del Lugar de Benitachell (1733) es un documento histórico que recoge las actas de lindes y delimitación del término municipal. Su restauración, así como la de las cianotipias, ha sido llevada a cabo por Miriam Rodriguez Gómez, conservadora y restauradora de Bienes Culturales. El documento de amojonamiento presenta una encuadernación flexible de pergamino cosida a la española con tres nervios de badana y cabezadas simples de botón. Tiene 72 páginas de papel verjurado manuscrito a plumilla. Uno de los problemas principales con los que tropezó la restauradora fue el estado de degradación del libro por la oxidación de las tintas. “La problemática que presentan los documentos de esa época son sus tintas, que contienen hierro en su composición y que acaban oxidando y perforando el papel, aunque la calidad sea muy buena, también presentaba suciedad superficial, gran humedad, excrementos de mosca, rasgados, faltantes y túneles de carcoma”. Tampoco conservaba los cierres de cinta de piel de badana que fueron sustituidos por otros nuevos. Algo muy curioso y poco común que presentaba el documento son los tres tipos de filigrana o marca de agua, que indica el fabricante del papel.

El concejal de Cultura de Benitatxell, Manolo Segarra, junto a la técnica responsable de la restauración de los documentos

La intervención consistió en el desmontaje del libro, la limpieza mecánica superficial con gomas y también con baños húmedos con lo que se consiguió eliminar la mancha de humedad. Se realizaron injertos o laminado según las necesidades de cada hoja con un tisú muy fino y refuerzos de papel japonés. Luego se volvió a montar y se cosió a la española con los nervios de piel de badana nuevos y las cabezadas para que cumplieran su función original.

En las 26 cianotípias, la restauradora también invirtió 1 semana y media de trabajo de 8 horas diarias, igual que en el documento de lindes. La cianotipia  es un antiguo procedimiento fotográfico monocromo, que conseguía una copia del original en un color azul de Prusia, llamada cianotipo (blueprint, en inglés). La restauradora ha definido las cianotipias como las fotocopias de aquella época, “se hacían como una fotografía utilizado para solución acuosa que con la luz ultravioleta hacia la reacción creando un azul cian intenso, de ahí el nombre de cianotipia”. En concreto, las 26 cianotipias restauradas también presentaban degradaciones, faltantes, rasgados, deformaciones, suciedad y excrementos de mosca“, pero el problema principal era su fotosensibilidad. Pese a que se crean con la luz, su peor enemigo es la luz de las velas. La restauradora realizó una limpieza en seco con gomas en polvo amoniacal para quitar la grasa y manchas de dedos y eliminó excrementos de mosca con bisturí. También consiguió un PH 7. Además, realizó injertos dobles en los faltantes con papel japonés teñido de azul por delante y por detrás que retocó con pasteles. Para terminar, guardó cada una de las cianotipias en una subcarpeta libre de ácidos para conservarlos bien.

Apadrina un documento histórico.

La apuesta de la concejalía de Cultura, a cargo de Manolo Segarra, por restaurar documentos históricos que van apareciendo en el proceso de digitalización del archivo municipal, se completa con el lanzamiento de la campaña “Apadrina un documento histórico”. Tiene como objetivo la captación de fondos para la restauración de los documentos históricos que forman parte de la colección del archivo municipal del Poble Nou de Benitatxell. “Se trata de una recuperación imprescindible que entre todos podemos llevar a cabo. Por eso, recurrimos al micromecenazgo y a la colaboración ciudadana para preservar este destacado patrimonio bibliográfico”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.