Benitatxell y la VAPF inician las obras de restauración de la iglesia Santa María Magdalena

27 febrero, 2017Por: Redacción

0

La cúpula de la iglesia de Santa María Magdalena con sus características tejas blancas y azules, es un referente visual y arquitectónico del skyline de Benitatxell es por ello que el ayuntamiento ha iniciado, mediante un convenio firmado con la parroquia de Santa María Magdalena, las obras para restaurarla. El consistorio destina 28.695 euros, a los que hay que sumarles los 24.000 que aporta la empresa VAPF.

Según han señalado desde el Consistorio ‘poblero’ algunas de las tejas que la conforman han caído o se encuentran bastante deterioradas. De hecho, en una de sus partes ya no se aprecia el característico entramado blanquiazul que la convierte en uno de los elementos arquitectónicos más singulares del municipio y de la comarca. La mitad de la cúpula de la iglesia tiene ahora las tejas marrones, esto se debe a que durante la durante la posguerra, en 1940, cayó un rayo que la dañó, pero la situación económica del momento no permitió sustituir las tejas rotas por las originales azules y blancas, y se repusieron por tejas comunes. Ahora, la cúpula de El Poble Nou de Benitatxell recuperará el mismo dibujo original. El trabajo ha de ser meticuloso y artesanal por el entramado de las tejas, hay que sustituir las dañadas por otras exactamente idénticas, es muy importante que se utilice el mismo modelo de teja para lograr reproducir el mismo dibujo, señaló Josep Femenia, alcalde del Poble Nou de Benitatxell.

 

La cúpula de la iglesia de Santa María Magdalena es fotografía obligada para los turistas que visitan el municipio. También uno de los elementos arquitectónicos más singulares del perfil de El Poble Nou de Benitatxell e incluso de las poblaciones vecinas, bien visible desde kilómetros de distancia. La iglesia comenzó a construirse en 1710, terminándose, en 1774, según consta en las crónicas. Las tejas que van a sustituirse por las nuevas tienen, por lo tanto, un gran valor patrimonial. Según el arquitecto del proyecto, Josep Ivars, “la pendiente inclinada de la cúpula exige un trabajo artesanal.

Las tejas se tienen que elaborar a medida, las tienen que cocer con un agujero para favorecer el anclaje vertical, si no hacen ese agujero antes de la cocción y lo tenemos que hacer nosotros, podríamos romper las tejas”, matizó Josep Ivars, arquitecto que cuenta con una amplia experiencia en proyectos de características similares ya que en su día proyectó la restauración de la cúpula de la Iglesia de la Asunción de Denia.

Los trabajos de restauración consistirán en la demolición, acondicionamiento de la superficie con la formación de tablero, colocación de malla y formación de cámara de ventilación, y por último, nuevo entejado y remates con mortero de cemento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.