Bioenergética: la energía de la vida

30 noviembre, -0001Por: Guiomar

0

Joan Bosque, licenciando en Químicas, diplomado en Homeopatía y Técnico Superior en Medicina Tradicional China, ofreció una charla introductoria al curso sobre Bioenergética que impartirá a partir del 28 de febrero en el Centro Terapéutico Mezquida.

En todas las culturas, cuando se habla del origen de la vida, siempre se destaca que todo viene de un origen común. Para los cristianos, primero había tinieblas, y Dios le dio forma. Mientras que la física coincide con este punto de vista cuando habla sobre el big bang, momento a partir del cual se creó todo lo que hay en el Universo, a través de la diferenciación de la materia y la energía.

La física también dice que «cada vez que tú piensas algo, queda como geometría, y alguien habrá que pueda conectar» con esa idea, explica Joan Bosque. En sánscrito se habla de los registros akáshikos, una especie de memoria que estaría registrada en el éter, y en la que está todo desde el inicio de los tiempos, así como todos los conocimientos del Universo.

Todo es energía en el Universo, y el cuerpo etérico es el encargado de atraer las energías vitales, y las conduce al cuerpo físico a través de los chakras, nadis, o meridianos. El cuerpo etérico es el que conecta los cuerpos físico, emocional y mental que nos constituyen.

Los chakras registran las diferentes informaciones de la evolución del hombre. Así, el primer chakra tiene registrado la necesidad de sobrevivir, y está conectado con las suprarrenales y los riñones, activándose cuando hay un peligro, ya sea externo o interno.

El segundo chakra está relacionado con las gónadas sexuales y su sentido es el de servir a la reproducción. Y es que, una vez el ser humano hubo encontrado seguridad, entonces podía «crecer y multiplicarse».

El tercer chakra es el del plexo solar y está ligado a las emociones, mientras que el cuarto chakra es el del corazón y se refiere a la «comprensión amorosa de las emociones». Joan Bosque explica que la humanidad se encuentra ahora subiendo y bajando entre el tercer y cuarto chakra.

Es por eso que cada vez proliferan más las enfermedades que están relacionadas con el cuarto chakra, como las cardiovasculares y las autoinmunes. Y es que enfermamos cuando hay un bloqueo en la energía, y el bloqueo se produce en los puntos donde nos desarrollamos.

En el cristianismo, el intento de «comprender de forma amorosa las emociones» se ve reflejado en la historia de Jesús. Así, por ejemplo, la Biblia habla de cómo Jesús caminaba sobre las aguas o apaciguaba las tormentas (siendo el agua el símbolo de las emociones).

En la vida cotidiana podemos ver nuestro tránsito del tercer al cuarto chakra en situaciones como cuando nos enemistamos con alguien, le odiamos (3º chakra), pero luego vamos pensando sobre la situación y empezamos a perdonar (4º chakra). Aunque a veces lo que ocurre es que, si no lo tienes totalmente superado, vuelves a ver a esa persona y sientes otra vez odio o rechazo (bajas al 3º chakra).

 

¿Qué es la iluminación?

Según algunas religiones orientales, cuando el ser humano llega al máximo de su desarrollo, consigue activar a voluntad la kundalini, una energía evolutiva representada como una serpiente. En este punto el individuo alcanza la iluminación, un estado en que se transciende del ego y se desarrolla la supraconciencia y el amor universal.

Hay personas que hacen cursos de fin de semana para despertar la kundalini, pero esta energía no se despierta así porque sí, si no solamente en dos supuestos. Puede ocurrir, por ejemplo, que una madre tenga un accidente de coche y que su hijo quede atrapado debajo del vehículo. Entonces la kundalini se despierta y es capaz de levantar el coche y rescatar a su hijo. Pero tal y como aparece, desaparece.

La otra manera es, por ejemplo, a través de la práctica prolongada de la meditación. Pero esto puede ser peligroso, ya que si no estás preparado, puedes desarrollar problemas mentales como la epilepsia o la esquizofrenia, en otras palabras, «te fundes los plomos».

 

¿Cuándo aparece la enfermedad?

Según el hinduismo, las enfermedades surgen cuando tenemos bloqueado el flujo de energía que absorbemos a través de los chakras. En el curso sobre Bioenergética, Joan Bosque enseñará a detectar estos bloqueos, es decir, a «definir el campo etérico para saber cuándo está bien y cuándo está mal».

Por ejemplo, un hígado enfermo emite en una frecuencia diferente a la del hígado sano. Al igual que se puede hacer con técnicas modernas científicas, se puede aprender a dirigir la energía propia para poder incidir sobre un problema de salud, usando sólo las manos.

La clave, como explica Joan Bosque, está en dirigir el pensamiento, para así enfocar la energía y transformar la materia. Éste es el secreto de los chamanes y sus curaciones. Y esto produce lo que los cristianos llaman milagro.

 

La Vida tiende al orden

Aunque, según las leyes de la física, todo tiende al desorden, según las de la Vida, sucede lo contrario. La vida tiende al orden y nosotros, como conciencia viva, podemos ordenar.

La manera de hacerlo es dirigiendo el pensamiento hacia donde se quiere, y a éste seguirá la energía, que afectará a la materia. Si un chamán puede curar es porque los de su tribu confían en él, y porque él tiene fe en sí mismo.

 

La intuición y las energías superiores

En el curso, Joan Bosque también enseñará a contactar con las energías superiores, o energías espirituales. Si estamos conectados a estas energías más sutiles, tenemos acceso a información superior, es decir, tendremos intuiciones.

Las intuiciones son algo normal en las personas, aunque está aún poco desarrollado. En el futuro, el hombre será mucho más intuitivo, pero aún no podemos conectar a voluntad con la intuición porque no estamos preparados. El ser humano conquista algo cuando llega el momento, cuando está lo suficientemente evolucionado, ya que si no, puede ser destructivo.

Todo ocurre en el momento que tiene que ocurrir, y aunque algo pueda parecer negativo, luego se ve que el resultado es positivo. Por ejemplo, gracias a que los chinos han expulsado a los tibetanos, el mundo tiene más acceso a sus conocimientos.

Para la filosofía oriental, venimos a este mundo para aprender una serie de lecciones hasta alcanzar la iluminación. En cada vida en la que reencarnamos tenemos la oportunidad de aprender estas lecciones en pos de nuestra evolución espiritual.

A veces hay almas que se sacrifican en una vida. Un ejemplo sería Hitler, quien causó gran daño, pero gracias a quien la humanidad aumentó su conciencia. Otro ejemplo serían los niños que nacen mal, y su único cometido es que las personas, especialmente la familia, que le rodean pasen por esa experiencia.

A diferencia del cristianismo, creencia según la cual se inculca la culpa, en la que el individuo no tiene que aprender nada sino acatar los designios de Dios, la tradición oriental cree que todos somos Dios y que debemos evolucionar.

 

¿Qué es le alma?

El alma es toda la historia y toda la evolución de un ser. Es como el átomo de uno mismo que incluye toda la información relativa a de dónde viene uno y hacia dónde va, según resume Joan Bosque. Las reencarnaciones sirven para ir adquiriendo conocimientos y construirse, ya que el alma elige reencarnarse para vivir una serie de experiencias. Y sin no aprendes, «repites curso». Todos tenemos que vivir todo y superarlo. Así evolucionamos.

Los orientales dicen que el alma está hecha de sustancia mental, es decir, onda y materia, una idea que se parece mucho a los postulados de la física cuántica.

 

Curso de Bioenergética en CTM

En el curso de Bioenergética que impartirá Joan Bosque en el Centro Terapéutico Mezquida a partir del 28 de febrero también se abordará la psicología desde el punto de vista oriental, que considera que todos venimos de una única energía que se bifurca en siete rayos, y cuyas variaciones determinan las diferencias de nuestra personalidad, y que sólo enfermamos cuando resistimos nuestra tendencia. Asimismo, se tratarán temas como los colores y cómo afectan a nuestro estado de ánimo, los mudras y cómo se pueden equilibrar las energías de los diferentes órganos, y mucho más.

El curso tendrá lugar cada lunes, de 20:30h a 22:30h, y el precio es de 70€ al mes. Interesados pueden contactar con el Centro Terapéutico Mezquida a través del email: info@terapiasmezquida.com o el tel: 606 16 4040.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.