Cábala Mística, una ayuda para dirigir tu vida

11 julio, 2011Por: Guiomar

0
Tiempo de lectura: 3 minutos

De dónde venimos, quién somos, a dónde vamos. Éstas son las clásicas preguntas existenciales que muchos se preguntan de determinados momentos de la vida en los que uno entra en una crisis o cambio personal. Maleni Góngora explicó en el Centro Terapéutico Mezquida de qué manera la Cábala nos puede ayudar en nuestro camino.

La Cábala Mística es un instrumento con 4.000 años de tradición que responde a estas cuestiones. Basada en la Torá judía, se trata de un estudio que ha sido transmitido de manera verbal a través de los siglos.

La Cábala es un medio para entender la realidad que nos rodea, y en concreto, la Cábala Mística sirve para desvelar las particularidades de la personalidad, desde cuáles son nuestras tendencias o cómo enfermamos, a qué cualidades son las que hemos venido a desarrollar. La Cábala es la forma de activar nuestro potencial. Su propósito es traer claridad, entendimiento y libertad en nuestras vidas.

Como explica Maleni, la Cábala es un mapa de niveles de conciencia y energía, una vía para conectar las conciencias interna y externa, una herramienta para expresar ideas con claridad, un medio para relacionar todos los símbolos, sea cual sea su origen, un método de expansión de la conciencia.

A través del análisis cabalístico del nombre y de la fecha de nacimiento, uno puede descubrir el sentido de su propia vida, tomar conciencia de su propia realidad, y conocer qué aprendizajes ha venido a hacer aquí. 

El estudio cabalístico se divide en tres partes, el «árbol de la vida«, la «estructura energética«, y la «imagen del alma«.

 

El árbol de la vida

Según la Cábala Mística, cada persona tiene tres caminos principales en la vida. El «Camino de origen» es en el que descubrimos nuestras capacidades, ya que empezamos en esta vida con cualidades aprendidas de vidas anteriores. Es importante conocer estas habilidades innatas para poder alcanzar nuestra meta en la vida.

El siguiente camino es el de la «transformación«, y según la Cábala, indica la manera en la que debemos evolucionar, lo que tenemos que hacer o respetar de nosotros mismos para tener la capacidad de seguir aprendiendo y creciendo. El estudio cabalístico además precisa la edad a la que se vivirá esta transformación, que en el caso de que en la fecha de nacimiento haya un número cero, se ve retrasada diez años. Durante esa década, estas personas atravesarán un período de turbulencias en el que se vivirá una serie de experiencias muy variadas para poder aprender sobre la mente, la materia o el alma, según el cero esté en el día, el mes o el año de nacimiento.

El tercer camino es el de «Destino», y en él aprendemos a utilizar una herramienta para alcanzar nuestra misión en la vida.

 

La estructura energética

La estructura energética te dice de una manera más concreta los aprendizajes que uno traer aprendidos a esta vida, los que uno ha de aprender, y los «escudos protectores» que son las enfermedades que aparecen, a modo de alarma, para advertirnos de que hemos de aprender algo. Si reconocemos y tomamos conciencia de nuestra estructura energética, esto repercutirá positivamente sobre nuestra calidad de vida.

Existen 10 puertas en la estructura energética que están relacionadas con los siente chakras. Cada alma dispone de un «capital kármico«, unos «aprendizajes» y unos «escudos protectores«.

Los «capitales kármicos» son las capacidades, los talentos, que nuestra alma ha aprendido. Son las herramientas que nos ayudan a vivir nuestros aprendizajes, y nos sirven como puntos de apoyo que debemos reconocer para utilizar, y los «aprendizajes» son aquellos temas que nuestra alma quiere aprender, a través de las situaciones que vivimos día a día.

Los «escudos protectores» son nuestras debilidades o puntos débiles. Cuando no invertimos la energía para aprender lo que nuestra alma quiere, esta energía alimenta nuestros escudos protectores y crea enfermedades. Si estos escudos reciben energía, si están activados, nuestra voz interior nos habla que hay algo que no funciona, si no le hacemos caso nos habla más fuerte hasta que somatiza en el cuerpo en forma de enfermedad.

«Todos hemos decidido nuestros aprendizajes, así que hay que ser valientes, ver nuestra verdad y evolucionar», afirma Maleni, y añade que, «en cierta manera, «la Cábala te desnuda, pero ya no ves los defectos, sino las soluciones».

 

La estructura del alma y la tabla kármica

La «estructura del alma» habla de qué viene hacer tu alma aquí, cuál es su misión, qué es lo que debe intentar superar a nivel del ego, de las emociones y de la mente, y que le impide hacerlo.

La «tabla kármika» arroja también información muy interesante, ya que permite comprender mejor las relaciones que tenemos con los demás. Y es que si coincidimos en número con alguien, en la interacción con esta persona aprenderemos sobre nosotros mismos.

 

Maleni Góngora elabora estudios personales de Cábala Mística. Tel: 635248073

 

Centro Terapéutico Mezquida: www.terapiasmezquida.com y en facebook: www.facebook.com/pages/Centro-Terap%C3%A9utico-Mezquida/227112423083

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.