Cala Ambolo, 16 de agosto

16 agosto, 2019Por: Carlos López

4
Tiempo de lectura: 2 minutos

No importa la barrera, el vigilante que invita a los bañistas a no bajar porque la playa está cerrada. No importa. Los turistas y bañistas siguen haciendo caso omiso de las indicaciones y acceden a la prohibida Cala de Ambolo.

Dejan sus coches en la calle Igor Stravinsky, justo antes de la barrera. Es la frontera que solo se puede franquear andando o con tarjeta de vecino… Toda la calle está llena de coches y comienza la caminata hasta el agua. El paseo es largo, hay que recorrer la calle Richard Wagner (donde no hay ni un solo coche, excepto de los vecinos).

Al llegar al final de la calle Richard Wagner, se encuentran las indicaciones que informan que la playa está cerrada por el fuerte riesgo de desprendimientos. El Ayuntamiento colocó unas vallas impidiendo el paso, pero no sirvió de nada, los bañistas saltaban y otros las rompieron. Está la cadena que se instaló en 2007.

Franquearla supone ver los efectos en el camino de los desprendmientos, numerosas piedras, agujeros en el asfalto y al final de ese trozo de vía cerrada, un pequeño mirador que da paso al último tramo del descenso, el que se hace a través de una senda. Está totalmente destrozado por los desprendimientos.

La gente se para a mitad camino, el trayecto es largo. Niños, neveras, carritos, tiendas de campaña, hay que bajarlo todo para pasar el día. El agua azul y la tranquilidad lo merece. Pero.. el riesgo es evidente, tumbarse en la playa mirar para arriba y ver un acantilado que da miedo. Hay restos de tierra caída en la parte más cercana a la playa.

En el trayecto ni un solo contenedor o papelera.. eso convierte cualquier rincón en un punto susceptible de acoger los restos de los bañistas. Hoy había uno junto a la entrada a una vivienda, los vecinos reclaman que el Ayuntamiento instale provisionalmente un contenedor para evitar estas imágenes, uno de ellos declaró a XAD, que este año están más tranquilos pero el tema de las residuos de los bañistas no está muy claro. Este vecino pidió ese contenedor “se puede colocar por la mañana y retirar por la noche” con un camión pequeño.

Este vecino informó que tras comunicar la existencia de este vertedero improvisado junto a su casa, los operarios de Cespa acudieron a retirarlo.

4 comentarios en “Cala Ambolo, 16 de agosto

  1. Otra incapacidad y silencio mas del govern municipal. Ni botellón, ni tráfico, ni terrazas, ni calas prohibidas…la ley de la selva.Luego vendràn las fiestecitas gamberras nocturnas de Loreto…pero el sr. Alcalde y el concejal de Fiestas, diràb q son un ejemplo de CUltura y CiVismo.

  2. Nadar contra la corriente siempre es mala idea.
    El ayuntamiento debería aceptar la realidad, esta cala seguirá llena de bañistas por muchas barreras que se pongan.
    El único camino es incrementar la seguridad frente a desprendimientos tanto como sea necesario y aceptar el acceso regulado como en las demás calas. Lo contrario es un sinsentido.

Responder a Carlos López Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.