Carta abierta de una madre del colegio Trenc d’Alba de Xàbia a la Conselleria de Educación

17 abril, 2019Por: Redacción

0
Tiempo de lectura: 3 minutos

Este es un llamamiento a todo el personal no docente de la Consellería de Educació desde la indignación y la vergüenza que supone que nos llamen MENTIROSOS todos aquellos que sí lo son. Me consta que mi AMPA se ha comunicado en diversas ocasiones y desde hace mucho más de un año, con el SPE, con la Inspectora de Educación, con los Servicios Territoriales de Educación e incluso se ha reunido personalmente con el Director Territorial de Educación D. Jaume Fullana.

Se han mantenido conversaciones telefónicas, intercambio de correos electrónicos, reuniones, se han recogido firmas y han quedado correctamente presentadas… Siempre hemos obtenido como respuesta “espera”, “no” o simplemente el silencio. A pesar de todo esto tienen el valor de decir que nuestra reclamación, nuestra petición es mentira? Así las cosas, poco me queda por creer de este gobierno “progresista” que no ayuda al que lo necesita.

En estos momentos me considero una ciudadana que ha sufrido los silencios de la admninistración, la limosna puntual con aspecto de “tapa bocas”, los porque sí y porque no sin fundamentación. Soy una ciudadana sensibilizada con el malestar y la necesidad que sufre un grupo de niños y niñas de mi colegio.

Es difícil concentrar en unas pocas líneas la situación que están viviendo en mi colegio, tanto los alumnos con NNEE como sus familias. Las deficiencias en su atención van desde un diagnóstico tardío o inexistente, por lo que considero necesario la ampliación del horario de la orientadora escolar; atención insuficiente por los especialistas de AL y PT debido a que el número de horas designadas a la atención de estos alumnos va muy por debajo de sus necesidades reales; falta de recursos humanos para desarrollar adaptaciones curriculares para AACC; insuficiencia en el recurso de educadora, puesto que sólo tenemos una en el centro, cuando la necesidad nos dice que deberían ser, al menos, dos.

Hace ya un tiempo que se apostó por la inclusión de los alumnos con NNEE. Lo cierto es que en esos inicios sí se cumplía con esta idea, puesto que los RRHH de los que disponía mi colegio eran absolutamente suficientes para conseguirlo. Ahora no es así, ahora contamos con los mismos recursos para muchísimos más niños y niñas con diagnóstico y otros muchos pendientes de este. No se puede alcanzar la inclusión cuando tienes que agrupar a varios alumnos de distintas edades para reunirlos en el aula de PT o AL y que puedan tener su sesión (más bien parte de ella, puesto que tienen que compartir al especialista), cosa que implica apartarlos de su clase y de sus compañeros, y por su puesto de la soñada inclusión.

No reclamo nada a mi colegio, porque sé que ellos sienten estas injusticias tanto como yo, porque sé que están luchando por la atención y la felicidad de sus alumnos tanto como yo. No reclamo nada a mi colegio, porque somos una gran familia y lo que afecta a uno, afecta a todos. Veo a los maestros multiplicarse para poder atender a todo aquel que lo necesita; los veo formarse y formarse constantemente para conseguir que los alumnos tengan una educación feliz y de calidad.

Y me pregunto ¿sabrán estos de Conselleria qué pasa con estos niños y niñas? ¿Comprenderán sus necesidades? A lo mejor sí lo saben, pero creo que no les afecta en absoluto, que no lo sienten.

En el patio de mi colegio puedes ver niños aparentemente “normales”, niños que no necesitan nada. Como suele decirse “la procesión va por dentro”. Ellos tienen una percepción de la realidad distinta a la nuestra, a la de los que nos consideramos “normales”. Su sensibilidad está a otro nivel, la comunicación no siempre es de la forma pautada por la sociedad, la valoración de las cosas justas e injustas también es distinta a cómo lo valoran los “normales”. ¿Qué hay de aquél que tartamudea o el que no pronuncia bien alguna letra? ¿Qué hay de aquél que se encuentra barreras por todas partes y tiene una movilidad reducida? ¿O del que no ve bien y puede tropezar? Y como estos ejemplos, podría poner muchos más. ¿Por qué hablamos de “normales” y “diferentes”? Acaso nadie se ha parado a pensar que desde el punto de vista de las personas con NNEE los “diferentes” somos nosotros, los “normales”? Así como está montado todo esto no puedo creer en una igualdad puesto que todos somos diferentes, somos únicos y el único punto en común debería ser el respeto.

Desde aquí invito a cualquiera que quiera conocer nuestra realidad a que venga a mi colegio, que lo conozca. No importa el día, no hace falta una cita.

Por todo esto pido a la Consellería de Educació, a la Consellería de Igualtat, al Síndic de Greuges y a cualquier fuerza política, que nos ayuden a conseguir todos esos medios humanos y materiales que necesitan los alumnos y alumnas con NNEE de mi colegio.

Atentamente,
Una madre del CEIP Trenc D’Alba de Xàbia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.