Chulvi tranquiliza a la directiva de Apasa y les invita a colaborar en la nueva perrera municipal

11 julio, 2016Por: Carlos López

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

El alcalde de Xàbia, José Chulvi, ha tranquilizado a la directiva de Apasa y juntos abren un nuevo periodo de colaboración con el fin de conseguir que el municipio cuente con una perrera municipal en una parcela junto al río Gorgos.

Y es que tras anunciar esta redacción la intención del equipo de gobierno de dotar a Xàbia con una perrera acorde a la normativa y con espacio para 20 canes, desde el entorno de Apasa se instaló un cierto nerviosismo ya que en la actualidad la asociación cuenta con unos 200 perros en acogida.

La campaña iniciada por Apasa en redes para defender su labor
La campaña iniciada por Apasa en redes para defender su labor

De hecho, los sectores de residentes que apoyan la labor de Apasa se movilizaron de forma contundente en las redes sociales con el fin de evitar un traslado al nuevo espacio, y sobretodo las dudas que había con el futuro de los 200 perros que viven en las instalaciones del camí de les Sorts. Dejando caer, además, que el Consistorio estaba abocando a las mascotas a su sacrificio. Un principio que desde la asociación rechazan de forma contundente ya que esa es la base de que tengan tantos socios.

La presión llegó incluso a los concejales, y fue la responsable de Medio Ambiente, Doris Courcelles, la que tuvo que calmar en un primer momento a los responsables de Apasa. Finalmente hoy se han reunido con el alcalde y abren una nueva etapa de colaboración.

Espacio conjunto de Apasa y la perrera municipal

Según han informado en un comunicado desde el equipo de Chulvi, en el nuevo espacio convivirán la perrera municipal en sí – sujeta por normativa a una limitación del número de perros que pueden alojarse cada vez – y un área de gestión de Apasa en la que se atenderá a los animales abandonados igual que hasta la fecha y sin tener que sacrificar a ningún individuo.

Ambas zonas se mantendrán, como se venía haciendo, vía convenio, con fondos municipales y también con el dinero que recauda la asociación protectora a través de sus socios y actividades benéficas.

El cambio de ubicación del actual centro de acogida animal a Ramblars se debe a la voluntad de lograr unas infraestructuras más acordes a las necesidades del servicio de acogida de animales; que respeten los cánones sanitarios, de seguridad y comodidad que se requieren y que, a la vez, no supongan una molestia para los vecinos de las urbanizaciones colindantes. Una vez que se supere este problema, la perrera municipal podrá desarrollar su importante función con normalidad y sin interferir con el resto de usos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.