Cruz Roja cierra la temporada estival sin ningún ahogado y una reducción de las asistencias sanitarias

4 octubre, 2019Por: Alvaro Monfort

0
Tiempo de lectura: 3 minutos

Con el fin del periodo vacacional, Cruz Roja de Xàbia ha hecho balance del trabajado realizado en las playas y calas del municipio desde que se iniciara el operativo el 1 de junio hasta que se diera por finalizado el pasado 29 de septiembre. Una labor en la que ha participado un equipo humano formado por 45 personas entre socorristas, sanitarios, responsables, técnicos, patrones de embarcaciones y conductores, entre otros.

Las cifras hablan por sí solas: Las costas del municipio no han registrado ningún fallecido dentro del horario de servicio de Cruz Roja. Un hecho que contrasta con los datos generales de la autonomía que sitúan a la Comunitat como la que más muertes ha registrado en playas a lo largo de todo el verano. En este sentido, los responsables de Cruz Roja han querido diferenciar entre lo que son fallecidos por asfixia o inmersión y los que lo son por patologías cardíacas o neurológicas. No se ha registrado ningún incidente aun habiendo atendido casos de gravedad.

En cuanto a los salvamentos, el coordinador Javier Server, ha indicado que se han realizado un total de 145 rescates. De estos, 47 han sido a bañistas en riesgo antes de la izada de las banderas y del inicio del servicio diario y 16 se han realizado en zonas no vigiladas atendiendo a lesiones traumáticas por la práctica de deportes activos acuáticos. En la Playa del Arenal se han efectuado 82 asistencias en el agua a bañistas que desconocían las señales de acotación y que habían realizado caso omiso a las indicaciones del personal responsable.

En cuanto a las asistencias sanitarias se han registrado 2.405 atenciones siendo, en su mayoría, heridas y contusiones. Un dato muy llamativo comparado con las 6.000 atenciones realizadas en años anteriores. Server ha explicado que esto se debe a un considerable descenso de las picaduras de medusa (un 15%) y a la mayor concienciación que existe por parte de los bañistas y las empresas de turismo activo que cada vez están más sensibilizados con las campañas de prevención, las indicaciones de los socorristas y el estado del mar.

También se han realizado 102 traslados en ambulancias. De estos, 79 desplazamientos se han realizado a centros sanitarios para que las personas afectadas en playas fueran atendidas y 23 hacen referencia a la atención recibida in situ en la ambulancia (porque ya estaba allí) o la derivación a ambulancias externas o vehículos particulares por la levedad de la intervención. En cuanto a las asistencias sociales, se han realizado 291 a personas con movilidad reducida y se han atendido a 27 menores extraviados y 3 ancianos.

Ambolo, ubicación de riesgo.

No ha sido un verano fácil en lo que se refiere a esta cala clausura. Pese a la mayor concienciación que existe ante el riesgo, han podido más las fotografías y el ansia por lo íntimo y salvaje, que la seguridad. Ambolo, cala históricamente cerrada al público y que había acrecentado su hermetismo tras los últimos derrumbes con señales informativas y un vallado metálico, ha sido el punto que más ha mantenido en vilo a los socorristas con continuos rescates a embarcaciones y bañistas con traumatismos. La complejidad de la cala radica en su difícil acceso -imposible en ambulancia-  que ha de realizarse desde el mar en una zona acantilada y de corrientes cambiantes.

La Playa del Arenal sigue siendo también uno de los puntos de mayor trabajo para los socorristas con una media de 3.000 visitantes diarios. En este sentido, Server ha afirmado que la dificultad de esta zona radica en el constante cambio del fondo y sus corrientes que han variado considerablemente tras las fuertes lluvias de los últimos meses.

Próximos retos

Desde Cruz Roja son conscientes de la importancia de la formación de sus socorristas. De ahí la apuesta personal de seguir fomentando las asistencias y rescates en roca donde se producen el 80% de sus intervenciones y que se encuentra muy alejada de la media nacional.

Así como se trata de un cuerpo de seguridad formado, también son conscientes de las nuevas costumbres y demandas de los visitantes a las playas y calas. Este hecho, obliga a la formación y al consistorio a trabajar para que el próximo pliego de contratación (que saldrá después de Semana Santa) de respuesta y cobertura a todas estas necesidades con el fin de afianzar el servicio de seguridad y el éxito del trabajo de sus profesionales. Los responsables municipales y los de la entidad se han emplazado a trabajar en los próximos meses de cara a actualizar este plan.

El colectivo también está trabajando en un proyecto de sensibilización medioambiental. Consideran que, como grupo de interacción –no sólo en tierra sino también en el mar- poseen una gran responsabilidad en la concienciación sobre la proliferación de plásticos en el mar, el fondeo de embarcaciones en zonas de bosques marinos de posidonia, las colillas en las playas etc.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.