Cuando no se puede dormir…

13 mayo, 2013Por: Guiomar

0

Hay muchas razones para dormir poco o no poder dormir por la noche. El estrés, la ansiedad, las depresiones, la falta de actividad física, o malas costumbres y la edad. Independientemente de cuál sea la causa, es importante buscar una solución y si se duerme poco, es primordial que ese sueño sea realmente reponedor. Existen alimentos que nos pueden ayudar a conciliar el sueño.

Primero que todo  hay que priorizar necesidades, si no se puede dormir por estrés, o ansiedad por ejemplo, es importante  cambiar de vida, y cuando se dice cambiar de vida no se refiere a dejar el trabajo o a mudarse de casa por ejemplo, sino que significa tener una mentalidad más positiva y buscar soluciones, no seguir en el problema. Una solución muy importante para el estrés y que puede ayudar a dormir es hacer deporte, es decir, cualquier actividad física, desde caminar por el campo o por un parque hasta correr o ir al gimnasio. Es buscar una actividad agradable y adquirir una rutina.

En relación a la comida hay alimentos que ayudan a conciliar el sueño. En general alimentos con triptófano ayudan a dormir. El triptófano es un precursor de la serotonina que está asociada con el placer y el sueño. Ahora, que empieza la temporada de cerezas, hay que aprovecharse de ellas, ya que es una fruta muy rica en triptófano. Por otra parte, la leche y otros lácteos, los huevos, el chocolate, la avena, los frutos secos en general, carnes y pescados, los plátanos y los dátiles son fuente de triptófano.

Es tan importante el triptófano en nuestras vidas, que desde recién nacidos lo estamos tomando. Se ha demostrado que la leche materna cambia su composición durante el día, aumentando la dosis de triptófano por las noches justo antes de dormir. Así se regula poco a poco el sueño de los bebés.

Una cena de verduras con tortilla francesa, un yogur desnatado y cerezas, es ideal para dormir. Una preocupación que se puede encontrar en esta cena es que quizás no se puede hacer varios días por semana por el colesterol del huevo. Sin embargo está demostrado que el triptófano está tanto en la clara como en la yema, así que una tortilla de claras también puede ayudar. Lo que sí es verdad es que siempre es bueno variar los alimentos todos los días.

Finalmente, y no menos importante, están las costumbres. Es ideal no acostarse enseguida después de cenar, por ejemplo hay que cenar al menos una hora y media antes, no hacer deporte antes de dormir y tomarse un rato antes de acostarse para relajarse. Si es momento de ver televisión, es mejor ver algo que no excite, y si hay algún aparato eléctrico en la habitación lo mejor es desconectarlo. Así, cualquier luz que emita no afecta el descanso. Además hay que tener en cuenta que con los años, las personas suelen dormir cada vez menos. Sin embargo hay que hacer que ese sueño sea reponedor.

Por otra parte, hay productos naturales que ayudan a mejorar el sueño. Estos son la melatonina, la amapola, que es un hipnótico, esta planta en particular no hace que se duerma más, sino que las horas que se duermen sean realmente reponedoras.  El triptófano también se puede conseguir a la venta, y luego la pasiflora que es un relajante muscular y la valeriana que es un tranquilizante, por ejemplo, pueden ayudar a dormir.

Y como no olvidarlo, ese vaso de leche que nos daban nuestras madres antes de dormir no sólo tenía un efecto psicológico, sino también un efecto físico. Es por esto que muchos aún cuando no podemos dormir buscamos ese vaso de leche que nos ayuda a conectarnos a nuestro querido Morfeo.

Lyz Avendaño Villafranca
Dietista-nutricionista en CTM
www.terapiasmezquida.com 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.