Cuestionario PUXS: Vicent Colomer: Compromís

23 mayo, 2019Por: Redacción

0
Tiempo de lectura: 10 minutos
 Este es el cuestionario de respuestas a las preguntas elaboradas por Per Un Xàbia Sostenible (PUX) que sobre desarrollo sostenible y medio ambiente: Vicent Colomer, Compromís.

1. Hay demasiada dependencia del turismo y la construcción.

Parte de un exilio de jóvenes se debe a la gran dependencia económica de dos sectores: en especial el del turismo (los servicios copan el 80% de la actividad económica de Xàbia) y de la construcción, que pese al retroceso desde la crisis aún se mantiene fuerte, con un 11%. Pues bien, la gran masa laboral de esos sectores está constituida por ciudadanos más mayores. Este monocultivo económico no atrae a los jóvenes. Falta en Xàbia diversificación económica hacia sectores como la sociedad del conocimiento, la economía colaborativa y las industrias multimedia.
¿Cómo diversificarás la economía?

En Compromís creemos que además del medio natural y el patrimonio, el principal valor de Xàbia es nuestra gente, su diversidad y el hecho de ser un polo de atracción de personas de todo el mundo. Y entre estas personas hay profesionales de todo tipo, conocedores de gran variedad de sectores económicos y que gracias a las Tecnologías de la Información realizan o son capaces de realizar gran parte de su trabajo a distancia. Muchas y muchos de ellos ya crean o gestionan sus empresas y trabajan desde Xàbia al menos un período al año, e incluso dentro del sector turístico estricto las visitas a casas de vecinos de Xàbia por parte de amigos y familiares (que se conoce en la jerga como turismo VFR, Visiting Friends and Relatives) es uno de los que más crece ahora mismo en España. Nuestro reto es convertir gran parte de este potencial en atracción de residentes y de puestos de trabajo de calidad.

Compromís per Xàbia llevamos en el programa un Plan de Internacionalización, que consiste en poner a trabajar este potencial transnacional de nuestros vecinos y ponerlo a trabajar al servicio de la economía local. Para ello, planteamos crear grupos de trabajo específicos para distintos sectores (agroalimentario, cultural, industrial de manufactura, construcción, o sectores más específicos como diseño) en los que agrupemos a vecinas y vecinos de Xàbia pero también a personas no residentes con fuerte vinculación con nosotros y a xabieras y xabieros que vivan en otras ciudades españolas y en el extranjero, según su perfil. Desde la sociedad civil ya se ha avanzado en esta dirección -existe la Pechakucha Night Xàbia que es un foro de personas de sectores creativos- pero creemos que hay que ir más allá y darle un fuerte impulso desde lo público, así como dotarles de presupuesto para desarrollar su actividad de la mano del CREAMA. Así, nos alinearemos con lo que se está haciendo en las grandes ciudades europeas -como Londres, Amsterdam y Copenhague- en los que se apuesta por agencias de desarrollo basadas en la atracción y el cuidado de las personas: sin ir más lejos la agencia de promoción de Londres se denomina London & Partners. Queremos ir hacia ese modelo.

2. La agricultura y la industria tradicional son hoy en día actividades marginales. ¿Deberían promoverse estos aspectos? ¿Si es así, cómo?

Creemos que es clave no sólo diversificar la economía sino también incidir en el valor añadido. Una economía basada únicamente en los servicios de bajo valor añadido nos condena a ser una ciudad de bajos salarios y precariedad y para evitarlo hemos de apostar por la industria, entendida en sentido amplio y a escala comarcal: la industria de transformación agraria -hemos de vender conservas de frutas, verduras y pescado, en vez de sólo materia prima- las industrias tradicionales y más modernas -bolsos y capazos, pero también química y materiales de construcción- y también servicios avanzados -como puede ser el sector del diseño.
Para ello en primer lugar, y con la construcción de las dos rotondas pendientes, hemos de desarrollar de una vez el Polígono Industrial de Catarroges, y dotarlo de los servicios adecuados. En segundo, y en la línea del punto anterior, hemos de definir, de la mano de los vecinos y sectores productivos locales, en qué sectores concretos tenemos ventajas competitivas -personas formadas, conocimiento aplicado, inversores, acceso a mercados internacionales- y materia prima de cierta calidad. En tercer lugar, hemos de ayudar a construir una demanda en clave local y comarcal para nuestros productos: 1) incentivar el uso de alimentos de proximidad y/o ecológicos en la contratación de los comedores escolares de Xàbia; 2) la promoción del Mercado Municipal y los mercados temáticos de producto propio, en la línea de lo que ya se ha hecho en Xaló o Jesús Pobre; e 3) incentivar al sector turístico de alojamiento local -en hoteles, chalets, apartamentos, etc- a ofrecer a cada visitante una muestra de productos típicos de Xàbia y la Marina a modo de bienvenida y como sello de calidad. Si conseguimos que nuestros vecinos consuman producto local y los visitantes se los lleven en la maleta a modo de recuerdo, nuestra agricultura e industria tiene mucho futuro por delante.

 

3. Necesitamos movilidad sostenible para estructurar la ciudad. No todo debe ser vehículo privado. Debe corregirse la gran dependencia que ahora mismo existe del coche particular. ¿Estás de acuerdo en que esto es un problema? Si es así, ¿cómo lo resolverás?

Sí, el dominio del vehículo privado es un problema, y no menor, para la Xàbia de hoy. Con la perspectiva de la transición ecológica y al motor eléctrico, es un tema de urgencia. El primer problema de movilidad es la escasa cantidad -frecuencia- y calidad del servicio de los autobuses urbanos e interurbanos. Esta licitación depende de la Generalitat, y con Compromís en el gobierno en València nos comprometemos a trabajar mano a mano con la Consellería para aumentar las frecuencias de paso y la calidad del servicio en la línea que une los tres centros urbanos. Pero además, podemos hacer más cosas: con el Ayuntamiento saneado y sin deuda nos podemos permitir pensar en nuevas líneas de autobús de gestión municipal entre los centros urbanos y las principales urbanizaciones, para desincentivar a los vecinos a coger el coche, especialmente en verano y temporada alta. Lo ha hecho posible el Ayuntamiento de Benissa, conectando el pueblo con sus playas en lo que era una demanda histórica, y pensamos que en Xàbia también es factible. Pensamos que hay que hacer una inversión importante en algo que es un derecho de las y los vecinos.

Esto lo hemos de complementar con la construcción de carriles-bici seguros para las bicicletas y otros vehículos eléctricos cada vez más frecuentes -patinetes, sillas de ruedas, etcétera- conectando precisamente los centros urbanos entre sí y las urbanizaciones. No habrá movilidad sostenible sin una infraestructura segura. Compromís apuesta muy fuerte por el carril bici allí donde gobernamos, con València como caso más conocido, y queremos hacer lo mismo en Xàbia. Además, y dado el relieve empinado en algunos casos del término municipal y el perfil de nuestros vecinos, entre los que hay muchas personas mayores, creemos que es necesario contar con un sistema público de alquiler de bicicletas con asistencia eléctrica, como las que ya existen en Madrid y Barcelona. Hemos de poner todas las facilidades para que la gente opte por la bicicleta y la movilidad sostenible.

Complementariamente, hemos de empezar a implementar ya una red pública de puntos de recarga para vehículos eléctricos, pensando en la transición que se dará en la próxima década y los planes del Gobierno de España al respecto. Esto, además, puede ayudarnos a implementar un plan local de energías renovables.

4. Necesitamos reactivación de recursos patrimoniales para la cultura local. ¿Estás de acuerdo en que esto es un problema? Si es así, ¿cómo lo resolverás?

Estamos de acuerdo en el diagnóstico. El problema con los edificios de valor patrimonial es que su propia protección y el alto coste de implementar las reformas necesarias respetando la normativa dificultan en mucho la inversión privada, y tienden al abandono. Uno de los pilares en los que pensamos actuar al respecto es en cuanto a los fondos europeos. Ciudades similares a Xàbia como Altea ya cuentan con una concejalía de fondos europeos para aprovechar al máximo estas oportunidades. En concreto, hay una agencia de la Generalitat, el Institut Valencià de l’Edificació, que se dedica específicamente a trabajar en proyectos europeos en el ámbito de la rehabilitación de edificios, dinamización de centros urbanos históricos y eficiencia energética. En 2020 empieza una nueva ronda de proyectos europeos y pensamos que Xàbia tiene que estar ahí, con la ayuda del citado IVE, para plantear una estrategia de rehabilitación urbana ambiciosa para el Casco Antiguo.

Este tema tiene que ir de la mano de dos de nuestras propuestas más importantes: un Plan Estratégico de Cultura, en el que planifiquemos a medio y largo plazo y pensemos en el papel que deben tener los equipamientos públicos y edificios históricos en la vida cultural de Xàbia -y planteemos inversiones en consonancia- y en el Plan de Vivienda, uno de cuyos puntales es precisamente la rehabilitación, colaborando con entes privados como cooperativas de vivienda para incentivar el acceso a la vivienda y el alquiler seguro. Hay fórmulas de cooperación para la rehabilitación -como los voluntariados europeos o los contratos de masonería urbana- que nos permitirían atraer a gente joven a Xàbia preocupada por la dinamización cultural y la recuperación de edificios históricos.

5. Entornos como l’Arenal han sufrido «injusticias históricas» en lo que se refiere a recursos públicos –que siempre han beneficiado más al casco histórico o al Puerto– y necesitan más inversiones, mejores dotaciones sociales y sanitarias –como un centro de salud del que hasta sólo goza en verano– así como mejorar su acceso con el resto de Xàbia. Otra zona que sufre problemas de marginación social es Jávea Park.  Estás de acuerdo en que esto es un problema? Si es así, ¿cómo lo resolverás?

Coincidimos en que la cuestión de l’Arenal es un problema bastante grave y que necesita un auténtico plan de choque específico: con l’Arenal hay que hacer justicia. Las últimas inundaciones son la punta del iceberg de una serie de problemas cronificados en el núcleo urbano de l’Arenal, entre los cuales se halla la falta de equipamientos y espacio público. La cuestión del Centro de Salud, que es de justicia, hemos de resolverla de la mano de la Generalitat una vez la sanidad de la Marina Alta retorne a manos públicas durante esta legislatura, es un compromiso trabajar por este tema de la mano de Conselleria. El resto de temas están muy relacionados con la actuación pendiente en Jávea Park, para el que necesitamos un plan de reforma urbana específico: hemos de resolver urbanísticamente el estado desastroso del área -calles, aceras, iluminación- y generar en su lugar plazas diáfanas, zonas verdes y deportivas de calidad, así como dotar a l’Arenal de un auténtico Centro Social o Polivalente donde desarrollar actividades culturales, de tipo vecinal y asistencial.
Las otras cuestiones estan implícitas en temas de los que ya hemos hablado, como la necesidad de conectar mejor l’Arenal con autobús y carriles bici al resto del pueblo; así como atajar los problemas de exclusión social garantizando, como haremos esta legislatura desde la Generalitat y el Ayuntamiento, comedor gratuito, la extensión de la Renta Valenciana de Inclusión y un aumento de la cobertura de plazas públicas y gratuitas en las guarderías y escuelas.

 

6. Debemos crear estrechar vínculos con el medio natural. Que la ciudad deje de ser una amenaza para el medio ambiente (Motos de agua, aparcamientos…). Conciliando la relación entre la ciudad construida y el territorio que la rodea, reduciendo la presión de los aparcamientos sobre la primera línea de playa y recuperando las sendas periurbanas. ¿Estás de acuerdo con este punto de vista? Si es así, ¿cómo resolverá este problema?

Estamos totalmente de acuerdo con esto. En esta legislatura, gracias al trabajo -entre otros- de Compromís en la Generalitat, contamos con la legislación y las herramientas normativas adecuadas para regular mejor la relación entre la ciudad y el medio natural: para empezar, ahora tenemos una Ley Urbanística que apuesta por consolidar los núcleos urbanos en vez de potenciar nuevos desarrollos. Y nos alegra que en términos generales el nuevo Plan General de Ordenación Urbana de Xàbia transita por este camino, aunque haya faltado mucha participación y diseño ciudadano y queden muchos aspectos por mejorar. También contamos con una mayor protección del área costera y de las zonas húmedas e inundables: ahora tenemos herramientas para alejar la presión urbanística del medio rural y natural.

Esta pasada legislatura se ha avanzado en limitar la presión turística sobre determinados espacios -como la cala de la Granadella, que esperamos que este año se extienda también al Portitxol- pero es evidente que no podemos triunfar en este empeño sin la colaboración de las poblaciones vecinas. Por ejemplo, es imposible limitar la afluencia a la Cova Tallada desde Xàbia si Dénia no pone de su parte en el área de les Rotes. A menor escala, nos pasa lo mismo en el cuidado y recuperación del área forestal de la Granadella, para la que necesitamos una colaboración más estrecha con Benitatxell. No podemos limitar la afluencia de embarcaciones y motos de agua, etcétera, si no contamos con los puertos de Dénia y Teulada-Moraira… desde Compromís planteamos tener una política común comarcal en esta área para un mar Mediterráneo para el cual la masificación turística y de embarcaciones es un riesgo.
A escala más local, es evidente que la clave es la cuestión de la movilidad. Sin líneas de autobús urbano eficientes entre las urbanizaciones y las playas con los centros urbanos no podemos plantearnos en serio reducir la afluencia del vehículo privado. Y en cuanto a esto ya hemos dicho antes que nuestra propuesta es usar los recursos municipales para poner líneas de autobús de refuerzo a estas áreas sensibles, como ha hecho con éxito el Ayuntamiento de Benissa, conectando el centro urbano con las urbanizaciones y la Cala de la Fustera. Los pueblos y ciudades de la Marina tenemos que aprender unos de otros y, en la medida de lo posible, copiar las cosas que funcionan bien. Y complementarlo con una red de carriles bici y sendas peatonales que constituyan una alternativa real al coche privado, no solo una alternativa de ocio.

Estamos completamente de acuerdo en alejar los coches de la primera línea de mar, pero tenemos que tener en cuenta soluciones prácticas para no generar un problema en otra parte: por poner un ejemplo, no podemos trasladar el problema a una Vía Augusta ya saturada en temporada alta o a la zona húmeda del Saladar. De esta planificación han de formar parte aparcamientos alternativos y seguros con los que de momento no contamos. Y una vez esto esté claro, estamos de acuerdo en una ronda litoral pensando en los peatones y que ejerza de transición suave con el mar, y no una barrera como en la actualidad. De hecho, deberíamos aplicar la misma lógica en la transición entre urbano y rural en la Granadella, el Tossal Gros, el Pla o el Montgó y en las áreas inundables junto al río Gorgos; especialmente en áreas que no cuentan con parques al uso ni espacios de ocio con animales.

7. Debemos trabajar hacia un gobierno electrónico centrado en la atención ciudadana. Superando las barreras lingüísticas. Se pretende seguir mejorando el uso de los TIC y de la tecnología para mejorar las relaciones entre la ciudadanía y con la administración, mejorando la información pública y superando «las barreras lingüísticas» que separan a la gente mayor de origen extranjero. ¿Crees que se ha avanzado? ¿Cómo se puede mejorar esto?

La sociedad valenciana es plurilingüe desde la Edad Media y va a seguir siéndolo en el futuro. Los esfuerzos que se han hecho los cuatro últimos años desde la Generalitat en el sistema educativo, la administración y los medios de comunicación públicos la última legislatura van en el sentido de garantizar que las y los valencianos hablen y escriban con fluidez en valenciano, castellano y una lengua extranjera, que normalmente es el inglés. Así que de momento si que percibimos un avance, pero que, como todas las grandes transformaciones, seguramente tarde en notarse.

A escala local, no creemos que sea una cuestión tanto de tecnología como de convivencia. En Xàbia contamos con entidades en las que conviven personas de distintos orígenes y nacionalidades; contamos con buenos ejemplos de colaboración como los cursos de idiomas para parados por parte de nuestros vecinos de origen centro y norte-europeo; los talleres de teatro y cocina en inglés en el IES N.1 o iniciativas culturales como Amics del Museu, en las que se ponen distintos idiomas y conocimientos al servicio de la cultura y el patrimonio. En este sentido, y en consonancia con lo que se hace en gran parte de Europa y ya hemos comentado anteriormente, planteamos tener una relación más fluida entre administración y sociedad civil; necesitamos personas de referencia con distintos orígenes, idiomas, perfiles e intereses que ayuden a los vecinos en trámites administrativos, buscar trabajo o empezar un negocio. Este contacto persona a persona nos parece lo más importante: la tecnología es una ayuda, pero es importante que haya una persona al otro lado.

Es indudable que en esta década hemos avanzado, con la Oficina d’Atenció al Ciutadà, el Nuevo Ayuntamiento o el Help Desk, pero quedan muchos retos por delante. Para hacer una Administración más moderna nos faltan recursos, personal más joven y poder invertir en formación: en idiomas pero también en gestión y nuevas necesidades adaptadas. Una de nuestras propuestas estrella pasa por contratar personal de apoyo para desatascar el Ayuntamiento, especialmente en contratación, donde entran aspectos como la administración electrónica. Nos queda mucho por hacer y esperamos poder hacerlo juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.