David Juárez y Adriana González muestran en Xàbia Empren un experimento que aplica la neurociencia al marketing

10 noviembre, 2017Por: Carlos López

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

La última jornada de Xàbia Empren trajo a Xàbia a David Juárez y Adriana González que presentaron un experimento que aplican en sus empresas basado en el marketing neurológico. Como las empresas cada vez más buscan a la hora de promocionarse las emociones y el efecto que éstas tienen en las personas que van a comprar el producto.

Tras desarrollar las ideas sobre el marketing, las emociones y la publicidad, los dos expertos mostraron a todos los asistentes a las jornadas los efectos de un anuncio en una persona real. De hecho, el estudio se realizó in situ y todos pudieron comprobar esos efectos.

Una voluntaria del público fue la encarga de someterse a la prueba. Le colocaron un dispositivo para seguir las pupilas de sus ojos, así como una especie de encefalograma que recogía los micromovimientos facilaes que reflejan las emociones. Posteriormente reprodujeron tres anuncios y el sistema grabó tanto la posición de las pupilas (a donde se dirigía la mirada en cada frame del anuncio y la emoción que le generaba).

El experimento sorprendió a todos los asistentes, y según expusieron los dos expertos, lo ideal es que un anuncio a efectos de emociones presente una gráfica en forma de sierra “así nos tienen todo el rato enganchados”.

En las emociones hay que mezclar la parte “homer, blancanieves y Einstein” de nuestro cerebro

Poco antes en su ponencia, David Juárez, subrayó la importancia de las ventas a través de las imágenes y destacó que “cualquier decisión que toma el ser humano se decide en la parte del cerebro que domina nuestra presencia. Juárez comentó que la teoría de MacLean propone tres tipos de cerebro que todos tenemos: el reptiliano, el límbico y el neocórtex.

Cada uno de ellos se puede comparar con un personsaje histórico o de ficción. Asi, el reptiliano sería “El Homer Simpson que llevamos todos dentro: solo pensamos en comer y descansar”, el Límbico “es la blancanieves que llevamos todos dentro, en la que imperan las emociones”, mientras que el neocórtex es el Einstein que todos llevamos dentro, la parte racional.

De esta forma, según indicó Juárez, “como empresarios si solo nos interesa el precio Homer debería salir a comprar de la mano de Einstein, en cambio si apostamos por las emociones, Homer debería salir a comprar de la mano de Blancanieves”. Aunque, lo ideal a su juicio, es que “una vez hayamos emocionado al consumidor su parte racional -representado por Einstein- ratifique que tenemos que comprar determinado producto”. Eso significa que Blancanieves y Einstein se tienen que entender. La parte emotiva y la racional juntas.

Con la charla de Juárez y González concluyeron las IV Jornadas Xàbia Emprén que se han desarrollado durante esta semana en la sala del Museo Soler Blasco y que ha organizado la concejalía de Fomento Económico y Creama de Xàbia, que dirige Cesc Camprubí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.