Despedida a Don Julián, vicario de la parroquia de San Bartolome

22 septiembre, 2015Por: Redacción

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

El sábado Don Julián ofició su última eucaristía en Xàbia, una celebración que reunió a numerosos feligreses y que fue muy emotiva. En el transcurso de la misma, Bartolomé Espasa leyó esta carta en representación de todos los feligreses, que reproducimos en su integridad:

Nos hemos reunido hoy para celebrar juntos una Eucaristía muy especial, vamos a dar gracias a Dios por haber tenido a D. Julián durante 3 años como Vicario de esta Parroquia Durante estos años nos ha acompañado en nuestro caminar cristiano y hemos compartido muchos momentos de nuestra vida cotidiana. 

Ha llegado el momento de decirte adiós, de decir adiós a una experiencia que ha durado solo tres breves años. 

Contigo, Julián, hemos experimentado lo que es la verdadera fe, hemos conocido de verdad a Jesús. Con tu ejemplo de persona humilde, comprometida, cariñosa con todos y nos has enseñado a ser verdaderos cristianos. 

No te perdiste en convencionalismos absurdos y nos mostraste día a día la verdad más grande: QUE DIOS ES AMOR. 

Tu solidaridad verdadera e infinita con los pobres, la paciencia con los niños y jóvenes y en la misa dominical, que les dedicabas a ellos, la sinceridad de tus palabras han creado una profunda huella en este pueblo que nunca podrá olvidarte. 

Llegaste a nuestro pueblo con la expectación de una nueva andadura en tu vida, dispuesto a dejarte envolver por la gente de Jávea, Ligero de equipaje y con dos ideas muy claras: 1º SER AMIGO DE TODOS Y 2º FOMENTAR LA TOLERANCIA. 

Julián, te has hecho ver y hemos notado tu modesta presencia, por tu espontaneidad nos has hecho reír en muchos momentos, pero siempre con un mensaje muy claro siendo este el de predicar la palabra de Dios. 

e hemos visto al lado de los ancianos, niños, jóvenes y  enfermos, cuando en sus últimas horas de vida le diste la oportunidad a Pelegrín cogiéndolo en tus brazos debido a su mal estado de salud  a visitar a Jesús Nazareno en el Calvario, eso fue un verdadero acto de humildad por tu parte y entrega a todo necesitado. Han sido a tantas las personas con las que has pasado sus últimos momentos que seguro que hoy des del cielo también están aquí presentes agradeciéndote todo lo que hiciste por ellos y por sus familiares y así podríamos contar numerosas muestras de bondad por parte tuya.- 
Así te recordamos y te agradecemos tu breve„ pero fructífera estancia en nuestro pueblo. 

«Hoy llega la hora de la despedida… está claro que en esta vida terrenal «todo empieza y todo acaba», que la vida, nuestra vida, está hecha de finales y comienzos, muchos a lo largo de ella y hoy es uno de esos finales. la próxima semana será un nuevo comienzo. 

No queremos que nos recuerdes con «nostalgia», porque la nostalgia ata al pasado y enturbia el presente y el futuro; (no;) queremos que nos recuerdes con cariño como nosotros te recordaremos a ti, con un corazón grande en el que cabe pasado, presente y futuro… el cual nunca se llena. 

Es verdad que las despedidas siempre las hemos considerado como algo triste ya que las vemos desde el ángulo de lo que hemos perdido,  en lugar de verlo desde un lado positivo ya que tenemos un amigo que aunque no este con nosotros podemos contar con él. 

Muchas gracias Julián por los años de tu vida que has dedicado a nuestro pueblo, puedes estar seguro que en este tu pueblo, Javea siempre tendrás un hogar para cuando lo necesites.

Bartolomé Espasa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.