Día de la fibrosis quística, en qué consiste esta enfermedad, por HLA San Carlos

24 abril, 2019Por: Redacción

0

La fibrosis quística es una enfermedad hereditaria de las glándulas mucosas y sudoríparas, que provoca la acumulación de moco espeso y pegajoso en los pulmones, el tubo digestivo y otras partes del cuerpo. Es una de las enfermedades pulmonares crónicas más comunes en niños y adultos jóvenes.

La neumóloga Rosaly Moreno del Hospital HLA San Carlos asegura en un comunicado que “es causada por un gen defectuoso que lleva al cuerpo a producir un líquido anormalmente espeso y pegajoso llamado moco, el cual se acumula en las vías respiratorias y en el páncreas”. Esta acumulación de moco ocasiona infecciones pulmonares potencialmente mortales y serios problemas digestivos. También puede afectar al aparato reproductor masculino.

Los síntomas de la fibrosis quística varían en función de la edad. En los recién nacidos podrían provocar retraso en el crecimiento, incapacidad para aumentar de peso o ausencia de deposiciones en las primeras 48 horas de vida. Esta dolencia se detecta en la prueba del talón, que se realiza a los niños a las pocas horas de nacer. La fibrosis quística puede también producir síntomas relacionados con la función intestinal, entre los que se encuentran dolor abdominal, aumento de gases o nauseas, manifestaciones relacionadas con los pulmones y los senos paranasales, así como esterilidad, pancreatitis y malformaciones en los dedos.

“Para diagnosticar la fibrosis quística se realizan una serie de pruebas, siendo la más común el examen de sangre, con el que se detectan variaciones en el gen de la fibrosis quística. Otras pruebas utilizadas son el examen del tripsinógeno inmunoreactivo y la prueba del cloruro en el sudor. Un alto nivel de sal en el sudor puede ser una señal de la enfermedad”, comenta la Dra. Moreno.

Distintas formas de tratar la enfermedad
Los problemas pulmonares pueden tratarse con antibióticos, medicamentos inhalados, la vacuna antigripal y la vacuna antineumocócica. La fisioterapia pulmonar puede ayudar a diluir el moco, lo que mejora la sintomatología y evita complicaciones.
En algunos casos, a medida que la enfermedad pulmonar empeora, el paciente puede necesitar oxigenoterapia, e incluso un trasplante de pulmón. En palabras de la Dra. Moreno, “un diagnóstico temprano de fibrosis quística y un plan de tratamiento pueden mejorar tanto la supervivencia como la calidad de vida del paciente”.

Sobre HLA Grupo Hospitalario
El Grupo Hospitalario HLA está compuesto por 15 hospitales integrados con 35 centros médicos multiespecialidad y una red de unidades de referencia en tratamientos de última generación. 42 clínicas dentales, 11 unidades de reproducción asistida, 30 clínicas oftalmológicas dotadas de la más avanzada tecnología y 436 centros de análisis clínicos completan la estructura que HLA pone a disposición de sus pacientes. Con 1300 plazas de hospitalización HLA es un referente en la atención hospitalaria y ambulante. Más de 36 años de experiencia y presencia en seis países configuran un modelo de atención que basa su filosofía en el trato humano, la excelencia, el liderazgo, la responsabilidad y la especialización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.