Día mundial de la tuberculosis: Información básica sobre esta enfermedad

24 marzo, 2015Por: Carlos López

0
Tiempo de lectura: 3 minutos

Hoy es el el Día Mundial de la Tuberculosis, que marca la fecha en 1882 en la que el doctor Robert Koch anunció que había descubierto el bacilo causante de la tuberculosis. Su descubrimiento abrió el camino para diagnosticar y curar la enfermedad. La Organización Mundial de la Salud recuerda hoy los casos de tuberculosis en las Américas (ver comunicado)

Por este motivo, el doctor Dr. Alejandro M. Stella Volonte, Médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria en Policlínico San Carlos ofrecen una información básica acerca de esta enfermedad,

La tuberculosis (TB, por sus siglas en inglés) es una enfermedad causada por microbios que se propagan de una persona a otra a través del aire. La tuberculosis generalmente afecta a los pulmones, pero también puede afectar a otras partes del cuerpo, como el cerebro, los riñones o la columna vertebral. Una persona enferma de tuberculosis puede morir si no recibe tratamiento.

Los síntomas generales de la enfermedad causada por la tuberculosis incluyen malestar o debilidad, pérdida de peso, fiebre y sudores nocturnos. Los síntomas de tuberculosis en los pulmones también incluyen tos, dolor de pecho y tos con sangre. Los síntomas de tuberculosis en otras partes del cuerpo dependen del área afectada por la enfermedad.
Una persona enferma de tuberculosis en los pulmones o en la garganta puede propagar los microbios de la tuberculosis por el aire si se tose, si se estornuda o si se habla. Estos microbios pueden permanecer en el aire durante varias horas, según el tipo de ambiente en que se encuentren. Las personas que respiran el aire que contiene los microbios de la tuberculosis pueden infectarse; a esto se le llama infección de tuberculosis latente.

Existe una diferencia entre la infección de tuberculosis latente y la enfermedad de la tuberculosis. Las personas con la infección de tuberculosis latente tienen los microbios de la tuberculosis en su cuerpo pero no están enfermas, porque los microbios no están activos. Estas personas no tienen los síntomas de la tuberculosis y no pueden contagiar los microbios a otras personas, sin embargo en un futuro estas personas pueden llegar a enfermar. A menudo se les prescribe un tratamiento para prevenir que se enfermen de tuberculosis, en cambio en las personas con la enfermedad de la tuberculosis los microbios están activos, lo que significa que se están multiplicando y están destruyendo tejidos del cuerpo. Por lo general, estas personas tienen síntomas de tuberculosis. Las personas con la enfermedad de tuberculosis en los pulmones o en la garganta sí que pueden propagar los microbios a los demás y se les debe prescribir medicamentos para tratar la enfermedad.

Si hemos estado en contacto con una persona enferma de tuberculosis debemos ir al médico para que nos hagan unas pruebas. Existen pruebas para detectar la infección de la tuberculosis. Estas pruebas consisten en lo siguiente: una prueba en la piel (cutánea) y una prueba de sangre. La prueba cutánea de la tuberculina o método de Mantoux se realiza inyectando en la parte inferior del brazo una pequeña cantidad de líquido llamado tuberculina. La persona a la que se le realiza la prueba de la tuberculina debe regresar a las 48 o a las 72 horas para que un profesional le examine la reacción del brazo. Las pruebas de sangre para detectar la tuberculosis miden cómo reacciona el sistema inmunitario de la persona a los microbios que causan la TB.

El resultado positivo de una prueba para detectar la infección de la tuberculosis sólo indica que una persona ha sido infectada por los microbios de la tuberculosis. No muestra si esa persona tiene o no la enfermedad de la tuberculosis. Para determinar si la persona ha enfermado de tuberculosis, es necesario hacer otras pruebas, como una radiografía de tórax o un cultivo de esputo.

La tuberculosis se puede tratar tomando varios medicamentos durante un periodo de 6 a 12 meses. Es muy importante que las personas enfermas acaben el tratamiento y tomen estos medicamentos según las instrucciones del médico. Si no se toman los medicamentos de forma correcta, los microbios que sobrevivieron pueden hacerse más resistentes a ese tratamiento. La tuberculosis resistente a los medicamentos es más difícil y más costosa de tratar.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.