Dulce y no engorda, pero en su justa medida

5 septiembre, 2013Por: Guiomar

0

Los edulcorantes son sustancias naturales o artificiales que funcionan para endulzar cualquier alimento. El azúcar y la miel, son los edulcorantes o endulzantes más conocidos, sin embargo aportan muchas calorías (azúcar: 399 kcal/100 g y miel: 302 kcal/100 g).

Con el fin de evitar un aporte extra de calorías en la dieta diaria se han sintetizado edulcorantes sobre todo de origen artificial y acalóricos. Es importante conocerlos para saber lo que tomamos y cuáles son sus características, entre los más conocidos se pueden mencionar:

La sacarina: Fue sintetizada por primera vez en 1879, y es capaz de endulzar hasta 300 veces más que el azúcar. Sin embargo deja un sabor amargo al final, y es por esto que se suele vender mezclado con otros edulcorantes también acalóricos. Como efecto secundario es un irritante de la vejiga, y aunque se llegó a pensar que era una sustancia cancerígena, actualmente se considera una sustancia segura, muy usada en dentífricos y refrescos light. Es identificada como aditivo alimentario E-594. Su dosis diaria admisible es de 2,5 mg/kg de peso corporal/día.

El aspartamo: Fue creado por primera vez en 1985, es 200 veces más endulzantes que el azúcar, y en Europa se conoce como aditivo alimentario E-951. Aunque es considerada segura por la Unión Europea, existen estudios del instituto italiano Ramazzini (http://www.ramazzini.org/) que sugieren que el aspartamo es una sustancia cancerígena. Sin embargo otros estudios también han descartado esta afirmación. Fuera de la Unión Europea, en Estados Unidos, también se han hecho estudios que señalan al aspartamo como sustancia cancerígena, sin embargo no hay pruebas concluyentes aún. Sea o no cancerígeno es un producto que debe usarse en pequeñas cantidades, y sobre todo debe evitarse en embarazadas y en madres lactantes. El aspartamo en la industria se utiliza sobre todo para endulzar refrescos, yogures, salsas (light). Y su dosis diaria admisible es de 40 mg/kg de peso corporal/día.

El ciclamato de sodio: Este edulcorante, sintetizado por primera vez en 1937, es conocido como aditivo E-952. Este es el más controversial de todos, debido a que está prohibido en varios países como en Estados Unidos, Chile, México, Venezuela, entre otros. En España su uso no está prohibido,  siempre que no se exceda el máximo permitido 11 mg/Kg de peso corporal/día. Un exceso de ciclamato se ha relacionado con casos de cáncer en ratas, mientras que en el hombre se ha asociado a alergias y atrofias en el funcionamiento del tiroides. Sin embargo, esto no ha sido totalmente comprobado. Lo que sí es cierto es que el ciclamato, al pasar por el cuerpo, se convierte en ciclohexhilamina, que es una sustancia tóxica para el organismo y cancerígena. Además en ratas se ha observado atrofia testicular. Sin embargo, en el hombre no se ha comprobado aún. Se utiliza en bebidas light sobre todo.

El acesulfamo-K: Es una sustancia descubierta en 1967, y se conoce como aditivo E-950. Este se considera inocuo debido a que no es prácticamente absorbido por el hombre. Es 200 veces más dulce que el azúcar, y suele usarse junto a la sacarina, sucralosa y aspartamo, consiguiendo un sabor más similar al azúcar. Se utiliza en muchos alimentos light, mermeladas, bebidas, etc,, y al ser termoestable es muy útil para cocinar. La cantidad diaria admisible es de 15 mg/kg de peso corporal/día.

La sucralosa: Es sintetizada a partir del azúcar, sustituyendo las 3 moléculas hidroxilo del azúcar por cloro, y no aporta calorías porque no puede ser metabolizada por el hombre. Este es conocido como aditivo E-955, y hoy en día se considera seguro. Actualmente no hay estudios suficientes que indiquen efectos secundarios de esta sustancia. En algunos casos se ha visto un aumento de la ansiedad y del apetito, sin embargo no hay estudios concluyentes. La dosis diaria admisible es de hasta 15 mg/kg de peso corporal/día.

Finalmente, entre los edulcorantes acalóricos más naturales está la stevia proveniente de la especie vegetal  del mismo nombre. Aunque es usada desde hace muchos años en Latinoamérica, la Unión Europea aprobó su uso en el 2011. Su componente principal es el esteviol que endulza entre 10 y 15 veces más que el azúcar común. Algunos estudios han mostrado que el esteviol es una sustancia genotóxica, es decir que puede causar daños en el ADN, y se ha asociado a la infertilidad, sin embargo haría falta mayor cantidad de estudios para observar estos efectos secundarios. Actualmente la dosis recomendada es de 4 mg/kg de peso corporal/día. Sin embargo, esta ingesta diaria puede ser superada y es importante consumir este edulcorante en bajas cantidades hasta que se hagan estudios más exhaustivos.

Independientemente de los edulcorantes acalóricos que cada persona escoja, es importante tomarlos con moderación y sólo en momentos puntuales. De esta forma nos aseguramos de cuidar la salud y de no sobrepasar los la ingesta diaria máxima recomendada de cada uno de estas sustancias.

 

Lyz Avendaño Villafranca
Dietista-nutricionista en CTM
www.terapiasmezquida.com 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.