El Ajedrez Viviente repasa la historia del Rock&Roll

30 noviembre, -0001Por: Guiomar

0

«De la esclavitud a Elvis (itDBC##1s only Rock&Roll)» ha sido el título que ha resumido el Ajedrez Viviente, declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional en 2002, y que este año ha repasado la historia de la música que ha caracterizado el último siglo.

Organizado por la Comisión de Fiestas de Loreto, con la colaboración del Ayuntamiento de Xàbia y la Diputación de Alicante, la décimo octava edición de esta clásica cita de verano tuvo como Invitado de Honor a la diplomático javiense Consuelo Femenía, que en sus 22 años de ejercicio no sólo ha sido destinada en las representaciones diplomáticas de Rusia, Nicaragua y Países Bajos, sino que ha sido representante ante la Organización para la Prohibición de Armas Químicas, Subdirectora General de Asuntos Culturales y Científicos, Directora de Cooperación para América Latina y el Caribe y posteriormente embajadora en Misión Especial para el Tratado de Comercio de Armas. En la actualidad es embajadora de España en Letonia

Entre el numeroso público, se encontraba además del alcalde de Xàbia, José Chulvi, y el concejal de Turismo, Antonio Miragall, el astronauta Pedro Duque, marido de Consuelo y quien a su vez fue el Invitado de Honor en 1999 y posee el título de Hijo Adoptivo de la Villa.

Como cada año, el contrincante del Invitado de Honor y jugador con las blancas, es el ganador del Torneig Fogueres de Sant Joan, que en esta ocasión ha sido el niño Javier Steven Sánchez, de 10 años. Mientras que la partida representada ha sido la de Velimirovic-Rakic, del  Torneo de Maribor (Yugoslavia, 1980), en memoria del Gran Maestro servio Dragoljuv Velimirovic fallecido el pasado mes de mayo.   

El narrador, Vicente Ferrer, fue el encargado de presentar esta original obra teatral en la que los actores son alumnos de los colegios de Xàbia y la historia que se desarrolla, que en esta ocasión es una idea de María Buigues y ha sido escrita por Álvaro Monfort, toma como base una partida de ajedrez, mientras que Rafael Andarias se ha encargado de la dirección, tal y como viene haciendo desde hace 18 años. El cartel de este año ha sido confeccionado por Román Cholbi.

En el preámbulo, conducido por Irene Wittwer, el presidente  de la Comisión de Loreto, Juan José García, entregó unas placas conmemorativas al niño Javier Sánchez y al narrador, mientras que el alcalde, José Chulvi, entregó una escultura del artista local Palazón a la Invitada de Honor.

 

Sólo es Rock&Roll

La representación empezó con un niño escuchando música con cascos, al que se le acerca el narrador para preguntar por lo que escuchaba. Los jóvenes dan por supuesto la música, pero detrás de las canciones populares de hoy está el Rock&Roll y la historia del último siglo.

Aunque todo empezó con los negros (piezas blancas) que trabajaban los campos de algodón y la música blues que reflejaba la tristeza y el sufrimiento de aquellas personas condenadas a la dura labor y a la esclavitud.

Seguidamente, aparecieron las piezas negras quienes representaban al inmovilismo de la sociedad norteamericana de los años 40 y 50, que se oponía a los cambios y a unos jóvenes que exigían cada vez más libertad de expresión. Un reclamo que ha dado forma a los distintos estilos musicales de las últimas décadas, desde el rock más clásico como el de Elvis Presley, el rock reivindicativo de los DBC##160 con artistas como  Bob Dylan, la época hippy con los Beatles, el rock sinfónico de los DBC##170 con Pink Floyd, el punk rock de Ramones, el histriónico glam rock de David Bowie, o el rock alternativo de The Cure.

Cabe destacar en esta edición la colaboración de los alumnos de 2º del Trenc dDBC##1Alba quienes escenificaron un baile muy simpático disfrazados los niños de pequeños Elvis, mientras sobre el tablero el rey de las blancas ejercía de Elvis con movimientos de cadera incluidos y todos los figurantes bailaban al ritmo del Rock&Roll.

La representación concluyó con el alegato final del narrador en que sus últimas palabras fueron el colofón de una velada para recordar: «Podríamos pasarnos la noche narrando anécdotas, contando la evolución de un género con el que todos hemos saltado y chillado alguna vez, con el que nos hemos rebelado contra las injusticias, excitado y enamorado, ¿por qué no? Pero sobre todo, estaríamos hablando de aquellos años en que los adolescentes, a caballo entre la niñez y la adultez, sabían que no todo era blanco o negro y que ni a las personas las definía su color de piel o su raza».

La anécdota de la velada fue el apagón de luz en pleno baile de Elvis que a punto estuvo de hacer peligrar la representación, ya que costó hacer funcionar al grupo electrógeno. Pero afortunadamente, unos 15 minutos después la luz y la música volvieron, y un hábil Vicente Ferrer supo reconducir la situación, reiniciando el baile de los pequeños Elvis, quienes hicieron las delicias del público, junto a los otros cincuenta actores y actrices de entre 6 y 14 años.

Más información en: www.ajedrezvivientexabia.com

 

Si no puedes ver las imágenes, haz click aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.