El archivo municipal abre sus puertas en un espacio único en el que preservar el legado de Xàbia

8 octubre, 2018Por: Alvaro Monfort

0

Por desgracia, el patrimonio documental municipal se encuentra muy incompleto. El truculento verano de 1936 (el 16 de agosto de aquel año se quemó el archivo que existía entonces) y los continuos traslados de los fondos que se han sucedido hasta que, por fin, se ha decidido concentrar y reubicar todo el material en un espacio único y exprofeso para ello; han afectado seriamente a este baluarte local. Un gran desconocido para muchas generaciones que urge ponerse en valor. Y si de algo puede presumir Xàbia, es de poseer una gran riqueza (tan amplia y que abarca tantos ámbitos) que no concienciar a los vecinos y vecinas de su preservación, mimo, estima y defensa; sería un error de futuro.

Juanjo Mas, archivero municipal -cuya plaza fija se anunció hace treinta años sin sacarse adelante y que, hasta ahora, en una especie de limbo, había recaído en la responsable de la biblioteca, Catalina Cardona- narra que el fondo documental completo de Xàbia arranca desde 1939. Sí existe el tomo 3 del archivo previo (repleto de libros de acuerdos de justicia) que Segarra Llamas rescató un día en el río.

El actual archivo (el que se inaugura con motivo del 9 d’octubre) situado en el carrer D’avall, es un proyecto que viene desde hace 29 años cuando el consistorio realizó el cambio de la casa Trinquet por una vivienda anexa a la oficina técnica en esta misma calle. Tras varios cambios y con un archivo dividido en varios edificios municipales, en 1998 se decide construir el actual edificio… pero se prioriza su uso al área de urbanismo quedando el archivo relegado y amontonado en la planta baja y el semisótano del mismo, contando también con los bajos de la Biblioteca Municipal. Prioridades.

Entre los años 2000 y 2016, la Biblioteca local se ve incapacitada para catalogar y hacer inventario de un archivo y atender, además, las necesidades prioritarias en materia de lectura y consulta. Es por ello que recurre a la Mancomunitat Cultural de la Marina Alta para realizar la tarea de administrar los fondos anteriores a 1982 que eran lo que se encontraban en el edificio de la calle Mayor

Es en 2016 cuando Urbanismo se traslada a las oficinas del Portal del Clot y el actual edificio destinado al archivo aglutina, por fin, toda la documentación repartida e inicia su andadura con autonomía. El actual Arxiu Municipal de Xàbia recoge los fondos anteriores al año 2000 y material de consulta frecuente. La documentación de años posteriores se emplaza en un sótano habilitado del Portal de Clot que triplica el área actual del carrer D’Avall.

Juanjo Mas explica que su trabajo va más allá de la catalogación. También, entre sus tareas, recopila cualquier referencia al municipio y sus gentes que se ubique en otros fondos documentales de cara a completar, sobre todo, el vacío existente previamente a la Guerra Civil. Dichas búsquedas remiten al archivo de la Corona de Aragón, del Reino de Valencia, el de la memoria histórica, el Ducal de Medinaceli y el de Dénia; entre otros.

Yxabee, preludio de Xàbia

Posiblemente, unas de las joyas de este archivo, sean las composiciones gráficas que muestran los documentos más antiguos (hasta la fecha) que hacen referencia al municipio. Dichas composiciones muestran el documento original, su transcripción en latín y la traducción realizada por Roque Chabás además de otros datos bibliográficas que facilitan su contextualización.

El más valioso de todos, data de 1258 y se trata de la confirmación de una compra hecha por Ribaldo (Rubaldo), sobrino de Carroz, en el valle de Xàbia por ciento y veinte sueldos reales. En éste ya aparece el topónimo primitivo de Xàbia.

Otros de especial relevancia son los que narran el fin y uso de una fortaleza que debían construir los habitantes de Xàbia y que datan de 1304. Aunque según atestigua Mas (en consonancia con lo que argumenta el arqueólogo municipal Ximo Bolufer) no se puede asegurar al cien por cien que esté hablando de la iglesia-fortaleza de San Bartolomé, pero sí es muy plausible. Según la documentación, los vecinos comenzaron a levantar una fortificación que les permitiera protegerse de los ataques de aquellos que desembarcaban en galeras en la costa y arrasaban con las tierras.

Sin embargo, en noviembre de 1304, Mateo Botella bajo el mandato de Bernardo de Libiano, ordena “que la fortaleza principada por los hombres de Jábea… sea derribada por completo, pues no queremos que haya otra fortaleza en el término de dicho castillo de Dénia” (traducción de Chabás). Al mes siguiente, una carta con sello secreto ordena los nuevos requerimientos de la zona. Entre ellos, cita: “Os mandamos también que no permitáis que la torre de Jábea sea derribada, antes bien haréis que dicha torre sea fortificada por los hombres de dicho lugar”. Dicha orden respondía a las exigencias de los habitantes del municipio que no podían huir a refugiarse a Dénia cada vez que el territorio era asediado.

El documento más antiguo

El archivo tiene expuesto el documento físico más antiguo que se conserva en sus manos. Data de 1649 y se trata del Real Despacho en pergamino a favor de Antonio Bañuls de la primera escribanía que se crease en el municipio.

Preservar nuestro legado para conservar nuestra identidad

Historia (de la que el conjunto de la ciudadanía puede sentirse más o menos orgullosa, pero historia al fin y al cabo), arquitectura única, patrimonio artístico, cultural, religioso; idiosincrasia propia, tradición… un sinfín de argumentos que imprimen el carácter de cada uno de los vecinos y vecinas de Xàbia. El municipio atesora un conjunto de vicisitudes únicas que estamos obligados a proteger y salvaguardar (perdonen la primera persona del plural en un artículo periodístico).

Tras muchos años de esfuerzo y trabajo, el Arxiu Municipal de Xàbia, se ha asentado al fin. Ahora comienza la ardua tarea encabezada por su archivero y las personas que trabajan en él de documentar, recopilar, buscar, analizar y descifrar, nuestro pasado y presente documental en cualquier de los formatos y soportes que hayan existido, tengan vigencia en la actualidad y surjan. Pero es trabajo de todos ponerlo en valor, acrecentarlo, disfrutarlo, consultarlo y conservarlo.

Los días 10 y 11 de octubre, el AMX realizará dos jornadas de puertas abiertas para mostrar cómo y dónde se encuentra el patrimonio documental de titularidad municipal. También acogerá la visita de escolares que posiblemente “les suene todo a chino”, pero a los que hay que inculcar desde pequeños, el respeto y el valor de este edificio que alberga un pedazo de todos los xabieros y xabieres de cualquier generación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.