El Ayuntamiento ha inventariado ya 1.000 piezas de tosca del cementerio

Por: Guiomar

1
Tiempo de lectura: 2 minutos

El alcalde de Xàbia, Eduardo Monfort, ha salido al paso de las acusaciones del PSPV de que no se habían inventariado adecuadamente las piedras de tosca del antiguo cementerio. El primer edil ha señalado que las mejores piezas ya están bien guardadas y contabilizadas, como demuestra la fotografía adjunta.

Monfort asegura que cada una de las piedras de tosca que formaban el conjunto arquitectónico del ala más deteriorada del antiguo camposanto de Xàbia ha sido retirada manualmente y almacenada correctamente en el depósito municipal situado cerca del Canal de la Fontana. El primer edil insiste en que el equipo de gobierno «sigue velando por los intereses del municipio y de sus ciudadanos, tanto en lo social como en lo económico», y es que, como dijo el portavoz socialista, José Chulvi, ayer, cada piedra de estas puede valer en torno a los 18€.

Por el momento, el Ayuntamiento ha conservado aquellos sillares que reúnen unas condiciones de calidad y que son de interés patrimonial. Son más de 1.000 piezas de esta valiosa piedra, característica de la arquitectura local, las que se encuentran debidamente inventariadas y almacenadas en el depósito municipal. 

Todo este proceso de conservación es el resultado de los trabajos de saneamiento y rehabilitación que el Ayuntamiento acometió en la parte más deteriorada del antiguo cementerio de Sant Joan.

Estas obras, además, fueron acompañadas por un tratamiento especial, por parte del Consistorio, en todo lo referente a la exhumación de los restos de los antepasados que estaban enterrados en los nichos que amenazaban ruina y que no habían sido reclamados por sus familias. Y es que, una vez cumplidos todos los oportunos trámites administrativos, y tras un proceso de más de tres años facilitando el traslado progresivo de los restos al cementerio nuevo, el Ayuntamiento se vio en la necesidad de tener que exhumar 300 restos fúnebres no reclamados para poder acometer las obras.

Aunque la ley establece que en estos casos, una vez debidamente notificado, los restos no reclamados pueden ir directamente a una fosa común, el gobierno local valoró que en un asunto con tanta carga sentimental, lo más considerado era conservarlos todavía por un tiempo. Así pues, el Ayuntamiento adquirió unos osarios individuales donde se mantienen estos restos en el nuevo cementerio de Catarroges.

Con todo, para que el cementerio de Sant Joan estuviera listo y totalmente acondicionado para la pasada festividad de Todos los Santos, se aceleraron los trabajos, y se depositaron los restos de la demolición y aquellos sillares de menor valor en otra parcela donde los trabajadores de la brigada municipal están realizando las labores de selección y retirada de la tosca que puedan haber con valor.

Respecto a la aparición de restos humanos entre estos escombros, el primer edil ha ordenado abrir un expediente para esclarecer y depurar responsabilidades, en el caso de que no se hayan seguido estrictamente las instrucciones que se habían dado desde los servicios técnicos municipales.   

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.