El Ayuntamiento pone límite a la recepción de urbanizaciones

Por: Guiomar

7
Tiempo de lectura: 2 minutos

Aunque parezca mentira, en Xàbia aún quedan muchas urbanizaciones que no han sido recepcionadas por el Ayuntamiento, y como consecuencia, los propietarios carecen de cédula de habitabilidad y el Ayuntamiento no les cobra el IBI.

El nuevo equipo de gobierno está dispuesto a subsanar este problema que, como ha podido comprobar el concejal de Hacienda y de Relaciones con los Extranjeros, Óscar Antón, lleva a situaciones como la de los vecinos de Las Laderas, que llevan 10 años sin poder conseguir la cédula de habitabilidad de su vivienda.

En concreto, en este caso la situación que ha paralizado la recepción de la urbanización es el hecho de que el promotor aún no ha abonado el canon para la conexión de la red de saneamiento al colector del sector Cansalades-Umbría, además de alguna que otra deficiencia de menor importancia.

El edil, siguiendo las directrices del concejal de Urbanismo, Pere Sapena, explicó a los vecinos que el canon se podría hacer efectivo aprovechado el depósito de garantía realizado en su momento por el promotor. Tras lo cual y después de subsanar el resto de deficiencias, la urbanización podría estar recepcionada en un mes.

El de Las Laderas no es el único caso en el que vecinos llevan años esperando recibir sus cédulas de habitabilidad. Por eso, Sapena ha decidido destinar dos técnicos a solucionar estos problemas, que además suponen una pérdida de ingresos al Ayuntamiento, por no hablar de la indefensión de los vecinos, y luego la dificultar que estos habrán enfrentar cuando, una vez obtengan la cédula, deban abonar los últimos cuatro años de IBI.

Asimismo, el edil de Urbanismo ha introducido una novedad que permitirá agilizar los trámites, y es que cuando los técnicos emitan un informe desfavorable a la recepción de una urbanización, éste irá acompañado, no sólo de una valoración de las acciones necesarias, sino de una previsión de plazos para subsanarlas. Y si en este tiempo la promotora no ha cumplido con sus obligaciones, el Consistorio entonces podrá hacerse de cargo de forma subsidiaria, usando para ello los fondos de garantía depositados.

Sapena ha señalado que en algunos casos, las deficiencias son muy sencillas de reparar, por ejemplo, simplemente instalando unas farolas, y que éstas no se solventan por dejadez de las promotoras, a las que hasta ahora nunca se les había marcado un plazo.

En otros casos, la empresa urbanizadora ha quebrado, por lo que el Ayuntamiento debe ejecutar el aval y solucionar subsidiariamente la situación y evitar que sean las personas que, de buena fe han comprado sus casas, quienes acaben padeciendo el problema entre promotora y administración.

Con estas nuevas medidas se acortará el tiempo de los procesos de recepción de urbanizaciones y la concesión de cédulas de habitabilidad a los propietarios, además de incrementar los ingresos a las arcas municipales con el cobro del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de las nuevas altas de viviendas en el registro catastral.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.