Una imagen del paseo del Arenal de Xàbia, en una tarde del pasado mes de agosto.

El comercio de Xàbia augura unos meses difíciles a pesar de la masiva afluencia de este verano

2 septiembre, 2020Por: Alvaro Monfort

2
Tiempo de lectura: 5 minutos

La llegada de septiembre ha dado un respiro al ajetreo turístico que Xàbia ha vivido durante los meses de julio y agosto. Dadas las características del municipio como lugar de veraneo preferente para muchas personas dentro del ámbito nacional e internacional, el periodo estival siempre lleva consigo sus luces y sus sombras y en la situación actual de pandemia, los dos últimos meses se han vivido con especial incertidumbre.

Uno de los sectores que ha tenido que vérselas de cara y hacer frente con suma delicadeza a la emergencia sanitaria ha sido el de la hostelería. Por todo el mundo es sabido la importancia que ésta tiene para muchas familias del municipio. El comercio y la restauración local han tenido que posicionarse como uno de los principales aliados en la lucha contra la propagación del virus adecuando sus establecimientos y acatando todas y cada una de las normas que se han ido incorporando al reglamento vigente a lo largo del verano y en función de cómo ha ido evolucionando el aumento de contagios.

Sus opciones han sido claras: Adaptarse con responsabilidad al actual escenario realizando la correspondiente inversión para garantizar la seguridad de empleados y clientes, echar el cierre al no poder asumir las medidas de prevención estipuladas o arriesgarse a recibir una sanción por no ser especialmente escrupulosos en el cumplimiento ellas.

XAD ha podido conocer la opinión de comerciantes y hosteleros de las tres principales asociaciones del municipio para trasladar, de primera mano, sus sensaciones en torno a estos dos últimos meses y las previsiones que realizan de cara a este mes de septiembre y las estaciones de otoño e invierno. A pesar de la desbordante afluencia de gente que ha habido este verano “un mes bueno no es garantía de nada” y los empresarios locales han realizado un sobreesfuerzo por aguantar el tipo con el temor de lo que pudiera pasar. Aún esperan a reunirse para realizar una valoración concienzuda de cómo se ha desarrollado este periodo, pero ya se aventurar a hacer las primeras estimaciones.

En Xàbia Històrica apuntan que el verano “ha ido muy bien gracias al turismo nacional y extranjero que se ha aventurado a visitar el municipio”. Afirman que es evidente que muchos visitantes de distintos puntos del país tienen su segunda residencia en la localidad y que cuando vienen a pasar una temporada, se nota su impronta en la economía.

Sin embargo, han echado en falta ayudas mayores en los establecimientos intramuros a la hora de poder ampliar sus terrazas con el fin de garantizar las distancias de seguridad preventivas y poder mantener a flote sus establecimientos. También critican una falta de limpieza más contundente en las calles del Centro Histórico que se presuponía a tenor de las actuales medidas sanitarias y de higiene. “Es el año que más dejado ha estado y no se ha hecho nada para que el centro tuviera un atractivo extra”, señalan.

De cara a septiembre, “el mes del extranjero por excelencia” como han calificado, las previsiones no son nada halagüeñas ya que éste parece haber desaparecido. Coinciden en que la opinión generalizada que se tiene ahora mismo desde el exterior, no transmite mucha confianza como para querer visitar el país dado el continuo aumento de contagios “y que parece haberse señalado a España como epicentro actual de la pandemia”. Apenas han pasado dos días desde que finalizara agosto y el comercio y la hostelería ya han notado un bajón considerable que vaticinan un invierno mucho más duro de lo habitual en el plano económico.

Por otro lado, desde la asociación de la Playa del Arenal, señalan que hay disparidad de opiniones y que a algunos empresarios les ha ido muy bien y a otros, no tan bien (especialmente a los locales de ocio nocturno). Sí que indican que, al contrario de lo que se preveía, “Xàbia ha estado más desbordada que nunca o se ha dado la coincidencia de que el turista ha permanecido más tiempo de lo habitual”. Este hecho, admiten, “ha habido veces que nos ha superado”. Pero aún siendo conscientes de que han sido unos privilegiados en cuanto a afluencia de gente, poder mantener esa avalancha de visitantes les ha obligado a extremar las precauciones. También opinan que este turismo masivo ha sobrepasado tanto a los cuerpos de seguridad como a los de limpieza.

“Nos consta que, en la mayoría de casos, se ha hecho más hincapié que nunca en la higiene y en el mantenimiento de las medidas de seguridad. Las tiendas de moda y muchos restaurantes, han hecho todo lo posible”. Sin embargo, indican que siempre hay una minoría que no es del todo meticulosa en el cumplimiento de las normas y que, en muchas ocasiones, han tenido que lidiar hasta con veraneantes que no utilizaban la mascarilla o que no seguían las reglas establecidas.

A la hora de hacer previsiones sobre cómo se desarrollarán los próximos meses prefieren no aventurarse porque la pandemia actual puede dar un giro inesperado en cualquier momento y que todo cambie, pero no son optimistas. “Quizás los fines de semana con los visitantes que poseen una segunda residencia notemos alguna mejoría”, señalan.

Desde la asociación de Xàbia Port se muestran más críticos y, nuevamente, nada optimistas en términos generales. Al igual que el resto de asociaciones, se han visto impactados por la avalancha de visitantes que ha habido, sobre todo, de un público joven “que no invierte grandes cantidades en los establecimientos hosteleros a diferencia del turista adulto que, seguramente, ha permanecido en su vivienda protegiéndose”. También han echado en falta a los vecinos y vecinas de Xàbia que “con toda probabilidad habrán estado esperando a que descendiera el volumen de personas para poder salir a la calle con mayor tranquilidad”.

Desde Xàbia Port creen que la inmensa mayoría de establecimientos sí ha cumplido a rajatabla la normativa sanitaria, pero también son críticos con aquellos pocos que no han sido del todo concienzudos a la hora de cumplir algunas de las medidas de prevención como la distancia de seguridad entre mesas y comensales con el pretexto de “poder sacar el máximo beneficio económico posible”. Y en ese sentido, opinan que ha faltado vigilancia: “Pero ¿cómo vas a exigirle más a una Policía Local con 60 agentes para una Xàbia en verano y en medio de una pandemia?”, han destacado.

Consideran que agosto sí ha sido un mes muy positivo, pero no por el consumo en bares y restaurantes sino por la compra en pequeños comercios y las comidas por encargo. “La inseguridad que genera acudir a los locales ha propiciado este nuevo tipo de negocio y por ahí hemos podido capear el temporal”. Sin embargo, las previsiones no son nada esperanzadoras y ya vaticinan un cierre paulatino de muchos establecimientos hosteleros que darán por perdido el año.

“Se han echado en falta las fiestas de Moros i Cristians y las de la Mare de Déu de Loreto para atraer al público”. También añaden: “La dirección única del Primer Montañar, el tiempo que ha estado cerrado el puente de Triana y, sobre todo, la falta de una señalización que indique la existencia o llegada a Aduanas del Mar por los otros accesos al núcleo; nos están pasando factura”.

2 comentarios en “El comercio de Xàbia augura unos meses difíciles a pesar de la masiva afluencia de este verano

  1. A pesar de todo Jávea estuvi bien y además la gente colaboró aunque algunos no saben ll que rs la limpieza y demás y convendría que saliesen y viesen lo que hacen en Europa…

  2. Por fin un artículo de prensa que reconoce el esfuerzo económico y emocional de todas las personas que estamos en primera línea en hostelería y alimentación.
    Muchas gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.