La torre del Portitxol, para la que el IROX pide que sea recuperada para el ámbito público.

El IROX reclama al Consell una protección “eficaz y real” de los penyasegats de la Marina

17 octubre, 2019Por: Carlos López

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

Propone aplicar más restricciones en el área protegida de los acantilados de la Marina

El Instituto de Recerca Oceanogràfica de Xàbia (IROX) ha informado en un comunicado que la Generalitat le ha pedido más detalle en sus alegaciones al incremento de la protección en el Lugar de Interés Comunitario de los ‘Penyassegats de la Marina’.

Desde la entidad apuestan porque el Consell aplique más restricciones a la construcción en la zona protegida, como podría ser “delimitar un área de servidumbre desde la coronación del penya-segat y no desde la línea de costa, o ampliar la franja de suelo protegido sobre la vertical del penya-segat”.

En esta zona, añaden “se producen vertidos ilegades de aguas negras, consecuencia de la enorme densidad urbanística de la costa”, en donde proponen además que haya una “prohibición de nuevas construcciones en todo el ámbito del LIC”, así como que en la solicitud de licencia de obra “se incorpore “documentación geotécnica” y se demuestre “mediante cálculos que la nueva construcción no alterará la estabilidad del acantilado más cercano”.

Otro de los aspectos sobre los que pone la lupa el IROX es que piden a la Conselleria que ordene la “prohibición de realizar excavaciones y movimientos de tierra en estas zonas […] a causa del peligro de desprendimientos que tiene sobretodo la zona urbana que limita con los penya-segats”, algo que según destacan “se puede comprobar en los numerosos desprendimientos que ha habido en la zona y han recogido los medios”.

Igualmente proponen “controles y restricciones” en las zonas de especial interés natural como la zona de Els Pallers, al norte del Portitxol un área en la que “se pretende reintroducir el águila pescadora y hacer posible que nidifique”:

Pero desde la entidad también reclaman una protección del patrimonio cultural que está en el entorno de los acantilados como las torres del Portitxol y de Ambolo, que datan del siglo XVI y que son de propiedad privada -la primera de ellas junto al terreno anexo en venta en una conocida web por 15 millones de euros-.

Así como la recuperación de los espacios que ocuparon torres y castillos ahora desaparecidos como la torre del Cap de Sant Antoni, el castellet de Sant Jordi o de la Mesquida, el de la Fontana o el de Sant Martí, o las ruinas del castillo de la Granadella.

En el apartado cultural proponen también que en todo el ámbito del Lugar de Interés Comunitario se proteja y preserve “las estructuras tradicionales de piedra seca que aun se conservan”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.