El laboratorio de Climatología de la UA: «Ha sido todo un acierto prohibir que se ocupe el cauce de la Granadella»

10 agosto, 2017Por: Carlos López

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

El laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante se ha referido en un post publicado en una conocida red social al barranco de la Granadella y el trozo de playa que se ha llevado por delante la riada de este miércoles por la noche. Y apoya de forma rotunda que el Ayuntamiento haya tomado la decisión de cerrar el barranco, una decisión instada por la Confederación Hidrográfica del Júcar.

Como ya hiciera cuando se produjo el trágico incendio el verano pasado, cuando dejó sobre la mesa la teoría de las pavesas como la causa de que las llamas se propagaran de forma tan rápida por tan amplio espacio urbano, los especialistas de este laboratorio han analizado las causas y las consecuencias de lo ocurrido en una de las playas más famosas de Xàbia.

Así exponen que «es totalmente normal que la Granadella sufra estos daños durante episodios de precipitaciones de alta intensidad horaria, puesto que no hay que olvidar que la cala, al igual que otras calas y playas de la provincia, se ubican en la desembocadura de barrancos, que suelen bajar con bastante agua y arrastran materiales sólidos cuando se producen crecidas repentinas en situaciones como las de las últimas horas en la comarca de la Marina Alta».

En otro post, se refieren al color que ha tomado el agua de la zona, que de su habitual azul turquesa ha cambiado a marrón clarito y señalan que «la intensa tonalidad entre marrón y roja que presenta el mar en la segunda foto, debido a los materiales más finos que han arrastrado la rambla de la Granadella, otros ramblizos y por las paredes de los acantilados. También el temporal ha removido el material del fondo marino, aunque la cala todo apunta a que se trata de material con origen en tierra».

Apunta que «no hay que olvidar los efectos del incendio del pasado año, dejando las laderas que rodean a la cala bastantes expuestas, favoreciendo la erosión y que el agua baje a mayor velocidad».

Y por último, insiste que la Granadella y otras «muchas calas y playas de la provincia están situadas sobre la desembocadura de barrancos, y esto es algo que nunca debemos olvidar. Ha sido un total acierto prohibir que se ocupe este verano el cauce de la rambla (se utiliza como aparcamiento), pero creemos que hay que ir más allá y prohibir cualquier tipo de ocupación en cualquier época del año en estas zonas inundables, ya que podremos evitar alguna que otra desgracia, porque el agua siempre busca su camino natural».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.