El litoral del Portitxol albergó un importante puerto hace 2.000 años

30 octubre, 2019Por: Alvaro Monfort

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

La bahía del Portitxol albergaba un gran puerto comercial hace 2.000 años. Así lo ha concretado un estudio con prospecciones submarinas realizado en la zona y encabezado por el Museu Soler Blasco. El análisis de los hallazgos encontrados confirma que se trata de unos de los puertos históricos más ricos a nivel arqueológico de toda la Comunitat dada la cantidad de restos depositados en su fondo marino.

Según los resultados obtenidos, el litoral del Portitxol habría sido enclave de un importante puerto de fondeo incluido en las rutas comerciales del momento y que habría sido de especial relevancia durante un amplio periodo de entre 500 y 2.000 años de antigüedad abarcando desde la época fenicia hasta otras más modernas.

Los arqueólogos han calificado este tramo litoral como “increíble e impresionante”. Entre los descubrimientos encontrados se han datado un total de 20 anclas de piedra (pero localizado en torno a 40) entre las que destacan dos anclas de la época andalusí con los brazos invertidos, otras romanas y restos cerámicos de diferentes y antiguas culturas (como un plato griego con dibujos bajorrelieve) y ánforas.

Junto al arqueólogo municipal, Ximo Bolufer, han participado los arqueólogos Jordi Blazquez y Alejandro Pérez que han realizado las inmersiones. También han intervenido el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil encabezado por el cabo primero Ángel Montero y el brigada Antonio García encargados de preservar el yacimiento y evitar los expolios de los restos y Roberto García buceador experto en la zona que ha contribuido a localizar los vestigios y dificultar el saqueo de particulares.

Bolufer ha explicado que la intención es la de crear una especie de museo subacuático de arqueología, con rutas de buceo para difundir esta riqueza arqueológica en su contexto que es donde cobra todo su sentido histórico. Una medida que dificultaría el expolio de muchos de los restos que descansan en el lecho del Portitxol. La idea pasa por hacer accesible el yacimiento también a los que no bucean por lo que se preparará una recreación virtual de las piezas y se podría mostrar en el propio museo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.