Una barca amarrada a una boya de fondeo en la Cala Sardinera de Xàbia.

El Oceanogràfic deja en manos de las administraciones el monitoreo de la flora submarina de Xàbia para los próximos años

7 noviembre, 2019Por: Carlos López

1
Tiempo de lectura: 3 minutos

La Fundació de l’Oceanogràfic presentó ayer el resultado de su “Projecte Xàbia” un estudio en profundidad sobre los fondos marinos, flora y fauna de la costa del municipio a diversos colectivos sociales y económicos vinculados con el mar. Una presentación con la que la Fundació pone punto y final a su trabajo de campo, si bien a lo largo de 2020 se hará presente de nuevo con una exposición recopilatoria del proyecto en la Casa del Cable.

En el transcurso de la exposición el director del proyecto, Paco Torner, expuso que durante los dos últimos años han controlado el estado de la flora y la fauna marina, en particular la posidonia oceánica y remarcó que en general el estado de salud de esta planta vital para la absorción del CO2 es “buena o muy buena”, si bien subrayó que en algunas zonas como Cala Blanca o la Sardinera “se ven signos de retroceso”.

Durante su intervención el director aseguró que este año “se habían incrementado de forma considerable los fondeos en la zona de la reserva marina del Cabo de San Antonio” donde la ley impide el fondeo excepto en las boyas que instala la Conselleria de Medio Ambiente y que según ha sabido esta redacción eran 3 este año. Si bien, la propia conselleria anunció a finales de verano que pretende renovarlas y ampliarlas. Este experto se preguntó porque la administración competente no «se ponía a intervenir ahí».

Además Torner explicó que a partir de ahora el trabajo de la Fundació concluye y serán “las administraciones las que deban continuar el trabajo de monitoreo de esta especie” algo que por ahora ninguna de las involucradas ha decidido y que permitiría comprobar si verdaderamente con el paso de los años se produce tal retroceso o si por el contrario, la pradera se mantiene y ocupa más extensión del fondo marino.

Desde el Oceanogràfic destacaron en su exposición que en Xàbia la calidad del agua es “buena” y eso han podido comprobarlo con el análisis de la flora presente en los fondos marinos -no solo la posidonia oceánica sino también otras especies-, que forman una especie de “cinturón en los fondos marinos entre el Primer Montañar y el Segundo Montañar”.

Asimismo, indicaron a preguntas de uno de los asistentes que la desaparición de las ‘Nacras’ en los últimos años se debe en principio a una bacteria, y en esta línea el director reconoció que el experimento que inició la Fundació de recuperación de la especie no había resultado satisfactorio debido al fallecimiento de los ejemplares.

Otro de los asistentes se interesó por los vertidos de la planta desaladora al Canal de la Fontana y sus posibles efectos negativos sobre la posidonia. A este respecto, los expertos del Oceaonogràfic recordaron que los vertidos se hacen previa mezcla con agua, lo que permite rebajar el nivel de la salmuera. Además insistieron en que la Universidad de Alicante realiza un seguimiento de esos vertidos y confirmaron que la pradera de posidonia que se encuentra en la playa del Arenal está en perfecto estado “solo afectada este año por los vertidos de  agua provocados por las inundaciones de abril”.

También intervino, el gerente del Club Náutico de Jávea, Luis Nogueroles, quien lamentó que el estudio del Oceanogràfic señale a la náutica como la responsable del retroceso de la posidonia y aseguró que la mayoría de las embarcaciones tanto del Club como de la Marina Nou Fontana fondean cada vez más en las boyas que pone el Ayuntamiento y sino -afirmó- “sabemos que algunos usuarios se han vuelto a puerto al no poder fondear en las boyas”. En esta línea destacó que ambas entidades tienen en marcha programas de concienciación para que los amarristas utilicen esas boyas o se enganchen a otras barcas ya fondeadas -en lo que en términos náuticos se conoce como abarloar-.

Y otro de los asistentes preguntó si los expertos sabían la razón por la que ya no aparecían más cangrejos azules en la costa. Según respondieron los cangrejos azules necesitan “aguas salinas” y apuntó que desaparecieron tras las fuertes lluvias de abril “por el aporte masivo de aguas dulces al mar” fruto de ese temporal. A esa razón achacaron que ahora ya no aparezcan tantos -o ninguno- cangrejos azules en la costa de Xàbia.

Las próximas acciones del proyecto

Torner adelantó que a partir de ahora el trabajo en el marco del Projecte Xàbia se centra en elaborar una memoria de todo el proyecto, y que preparan para el próximo año una exposición sobre el mismo que se hará en la Casa del Cable.

Un comentario en “El Oceanogràfic deja en manos de las administraciones el monitoreo de la flora submarina de Xàbia para los próximos años

  1. Referido al tema de la desaparición masiva de la nacra, Pinna nobilis, se cita como agente causante a una «bacteria». No se trata de una bacteria, el agente patógeno es un protozoo esporulado, Haplosporidium pinnae, recientemente descrito para la ciencia.
    Atentamente
    Joan Piera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.