Archivo. El terreno del 2 montañar de Xàbia, en una imagen tomada el 4 de noviembre.

El propietario del terreno del II Montañar esgrime dos informes municipales de los últimos meses para sostener la vigencia de la licencia

5 noviembre, 2019Por: Carlos López

0
Tiempo de lectura: 3 minutos

El propietario del terreno del II Montañar ha esgrimido dos informes municipales emitidos en los últimos meses en los que se sustenta la validez de la licencia que le fue concedida en julio de 2018 y que el Ayuntamiento trató de anular en vano con una declaración de lesividad.

Esos informes son de fecha 2 de agosto y 18 de septiembre y están emitidos por uno de los técnicos del área de Urbanismo. En ellos se desgrana la situación del expediente de concesión de la licencia así como todos los argumentos y pasos que ha ido tomando el Ayuntamiento desde hace un año.

A juicio del propietario, el alcalde de Xàbia, José Chulvi, “ocultó” estos dos informes en el debate que se celebró hace unas semanas a instancias de los partidos de la oposición sobre el expediente del restaurante. Un debate en el que la portavoz popular, Rosa Cardona, remarcó que en el citado expediente había uno informe en el que se recogía que el permiso estaba vigente.

En su comunicado hace continuas referencias a esa sesión plenaria y se refiere a uno de los comentarios que hizo Chulvi en aquella sesión, precisamente cuando la popular repasaba todo el expediente, le pedía sigilo para no “desvelar datos que puedan conocer nuestros adversarios”. Una petición que según expone “hizo que la abogada del promotor pidiera acceso al expediente de suspensión de licencia” en el que se incluyen estos dos informes.

Y añade que “se reserva el derecho a no excluirles” de la querella que presentaron hace unas semanas contra el alcalde, y cuyo estado procesal esta redacción no ha podido ni confirmar ni desmentir, tras reiteradas preguntas al gabinete de prensa del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana.

Asimismo el empresario aprovecha su comunicado para rebatir los argumentos que utilizó el alcalde en su página personal de facebook, el día que se hizo pública la presentación de la citada querella.

1. “Una licencia (dijo) es un acto reglado que no está sometido a la voluntad personal sino a la legalidad de aquello que se solicita”.
La aparición y el contenido de estos dos dictámenes jurídicos, su deseo de no difusión en el último pleno y su actuación contraria a los mismos demuestran que su “voluntad personal” sigue estando por encima de la “legalidad de los actos reglados”.

2. “En este expediente (como en todos) cada paso dado desde el Ayuntamiento está avalado por los informes técnicos y jurídicos correspondientes”.
Frente a esta afirmación, ahora deberá explicar por qué trató de ocultar dichos “informes técnicos y jurídicos correspondientes” y por qué sus dictámenes establecen lo contrario a su actuación como máximo responsable municipal.

3. “En el escrito que se ha publicado en medios de comunicación hay acusaciones muy graves contra personas concretas, hechas de forma gratuita y por un denunciante que ni siquiera se identifica”.
El denunciante no es anónimo. Todos saben que es el propietario de la parcela y promotor del restaurante. Como personaje no público se ha identificado con nombres y apellidos donde debe hacerlo: ante el Juzgado de Instrucción de Denia al denunciar al alcalde, Si sus acusaciones fueran “gratuitas” o infundadas no había aportado pruebas ni ante el juez ni ante los medios de comunicación que informan de este caso.

4. “No podemos normalizar que se utilice la calumnia pública desde los medios y que se instrumentalice la justicia para tratar de coaccionar o hacer daño a nivel personal a cargos y funcionarios públicos”.
De haberse producido calumnia, debería haber recurrido a los tribunales en vez de imputar a terceros y en público cualquier delito contra el honor. El promotor del restaurante tampoco tiene potestad para “instrumentalizar la Justicia”, sólo para recurrir a ella y su dictamen imparcial si un poder público viola sus derechos de propiedad y uso.

5. “Por nuestra parte, seguiremos trabajando con la misma diligencia y con el mismo rigor que hasta ahora, dentro del marco de la legalidad y sin otro interés que el bien común”.
“Trabajar con diligencia” no es dejar que prescriban los dos meses de plazo que le ofrece la vía contencioso-administrativa. Tampoco se trabaja en el “marco de la legalidad” eludiendo el dictamen de este tribunal o haciendo caso omiso a los informes jurídicos de sus propios técnicos municipales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.