El refugio que resultó ser un almacén de torpedos y que nunca se utilizó durante la Guerra Civil

27 enero, 2021Por: Alvaro Monfort

0
Tiempo de lectura: 5 minutos

En plena Guerra Civil, durante el invierno de 1937, en Xàbia se habilitaron un aeródromo con dos pistas de aterrizaje y un pequeño puerto dada la buena situación estratégica del municipio hacia el mar. La construcción de estas dos infraestructuras propició que, inevitablemente, la villa comenzara a aparecer en los mapas de posibles asedios y asaltos y, por ende, colocaron a la población en situación de riesgo. Toda localización geográfica que albergara cualquier tipo de edificación propicia para el uso combativo o defensivo, era susceptible de convertirse en escenario de conflicto entre los dos bandos enfrentados.

La amenaza de un posible ataque, hizo que el recientemente constituido Consejo Municipal (que en un primer momento estuvo formado por siete miembros de la Confederación Nacional de Trabajo -anarcosindicalistas-, cinco de la Unión General de Trabajadores -socialistas- y 1 del Partido Comunista) construyera diversos refugios destinados a proteger a la población civil en caso de bombardeo. Para ello, se creó la Junta Local de Defensa Pasiva con el fin de plantear y coordinar estos trabajos bajo las órdenes de su homónima provincial.

Los refugios que se construyeron se ubicaron en el Raval de la Mar (la zona en la actualmente se ubica la sede de Cruz Roja), Terra Grogueta (avenida de Alicante), en la calle Roques a la altura de la casa Abadia, en el antiguo convento de las Agustinas (Mercat), en la Placeta del Convent al lado del inicio de la calle En Forn y otro en el Fielato (avenida de Ondara, antigua parada de autobuses). Según la información facilitada por el Museu de Xàbia, eran construcciones muy precarias, de dimensiones muy reducidas, excavadas en el suelo, sin revestimientos y, en algunos casos como en el del antiguo convento, se aprovecharon toscas y piedras del edificio derruido. La vulnerabilidad de estos espacios era tal que sólo podían proteger a la población de la metralla de las bombas, pero no de un posible impacto sobre los refugios.

El “refugio” de Aduanas del Mar

La estructura ubicada bajo la calle Caleta de cara al puerto pesquero y construida durante la guerra se ha considerado, hasta ahora, un refugio destinado a proteger a la población. Sin embargo, y tal como apunta el arqueólogo municipal, Ximo Bolufer; el estudio y posterior proyecto de recuperación llevado a cabo por el arquitecto Pablo García, hace pensar que se trataba de un espacio dedicado al almacenamiento de torpedos de los que se utilizaban para lanza torpederos. Su situación y las características de su planta, sugieren esta función.

Según el Museu, otro testimonio de la época, el que aparece reflejado en el dietario del Ti Vicent de Gràcia, da consistencia a esta interpretación del lugar. La cita exacta que recoge es la siguiente: “Como abia tanta ambre yo el día 15 de Septiembre (1938) principie a trabajar en un refujio que hacia la base de lanchas torpederas en el mar en la Caleta del petorrí, para acolocar máquinas para cargar torpedos y me daban 13 pesetas y dos chuscos o panes y por los panes iba a trabajar, no por el dinero, cuando principie estaba flaco que no me podía sostener derecho, pero al poco tiempo ya estaba mejor, trabajé 4 meses”. Un sincero relato que visibiliza la precariedad de la población del momento.

Otro testimonio directo de la construcción es la de Amadeo Sivera Ros (de 95 años a día de hoy) que trabajó en su consecución cuando sólo tenía 15 años ayudando a Pep Soler Contrí (que, aunque su apodo era Petorrí, no hay que confundir con Bartolomé Soler, su hijo). Según Amadeo, un día, mientras estaban trabajando dentro de sus galerías, escucharon un fuerte ruido y salieron corriendo. En el interior se había producido un derrumbe y cayeron sobre Pep los tableros y las maderas que se estaban utilizando para realizar los encofrados. Consiguieron sacarlo con vida, pero las heridas ocasionadas hicieron que falleciera días después a los 42 años. Y es que este almacén estaba construido en una zona que es muy inestable geológicamente. Al término de la guerra, el refugio nunca llegó a ser utilizado.

Una obra compleja

La construcción de este espacio posee una estructura de planta rectangular de 10×6 metros, aproximadamente, ubicada sobre el talud natural de La Caleta. Esta base está formada por un muro frontal de bloques de hormigón de portland, arena y grava y presenta una mayor altura de 4 metros. En su parte central está confeccionado de ladrillo macizo y portland y se ubica la entrada al interior a través de un arco de medio punto.

Las paredes laterales externas se construyeron con bloques irregulares de piedra calcaria y trozos arrancados de sedimentos endurecidos del propio talud que sobresalen de la montaña generando un gran desnivel que fue rellenado con piedras y tierra y sobre el que se construyó una gran losa de hormigón cubriendo la entrada al refugio. La escalera que conecta la parte superior con el puerto data de entonces.

Una vez dentro, se accede a una galería de poco más de 7 metros excavada en el subsuelo hasta llegar a una sala formada por dos galerías paralelas separadas entre sí por un robusto mulo. La galería de la izquierda fue arrematada en su tramo final por una bóveda rebajada, mientras que la del lado derecho, posee una bóveda de arista desde la que arranca otra galería más estrecha (de 12 metros) que comunica con el exterior por un agujero situado unos 25 metros de la entrada. Según el estudio, este agujero debía ser otra puerta de acceso o salida, pero nunca se terminó.

Lo mismo sucede con las dos galerías principales que deberían haberse adentrado más en la montaña, pero nunca fueron acabadas. Sí que terminó una corta galería de menos de cuatro metros situada al final del túnel de entrada, a la derecha, que forma un ángulo recto.

Las paredes de todo este entramado fueron cubiertas de ladrillos planos y las esquinas de las vueltas, con encofrados de portland y grava para fortalecer la estructura. La intersección de las galerías se solucionó construyendo las bóvedas de arista. En total, el almacén posee una profundidad de 24 metros.

Tras la guerra

En los años 50 o 60, la galería de entrada llegó a tener alguna utilidad dado que los marineros de Xàbia la utilizaron con almacén. Ahora, casi 80 años después, el estudio y la adecuación del entorno han permitido rescatar una de las escasas muestras de la arquitectura de la Guerra Civil que se conservan en el municipio. Desde el Museu Soler se ha planteado la posible recuperación de este elemento patrimonial de gran relevancia en Aduanas para dar a conocer dicha estructura y narrar un episodio de la historia local en el seno de la gran confrontación nacional.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

 

Xàbia quiere abrir al público el refugio del puerto

 

Técnicos municipales proponer recuperar la accesibilidad en el refugio del Puerto

 

Galería de fotos: El refugio de la guerra Civil por dentro

 

La limpieza de la Caleta del Port deja al descubierto el refugio antiaéreo de la guerra civil

 

 

No te pierdas ninguna noticia de Xàbia al Día

En Xàbia AL Día queremos que no te pierdas ninguna de nuestras noticias, por este motivo hemos puesto en marcha un canal de Telegram a través del cual podrás recibir las noticias más importantes que nuestros redactores ha elaborado durante todo el día. Noticias en muchas ocasiones que no leerás en otros sitios.

Darse de alta es muy fácil. Tienes que tener instalada en tu móvil smartphone la aplicación Telegram (si no la tienes puedes descargarla en el Play Store de Android o el App Store de IOS) y buscar el Canal: xabiaaldia

Una vez accedas al canal tienes que pulsar la opción UNIRME y comenzarás a recibir las noticias del día de lunes a viernes entre las 20 y las 21 de la noche.

Este servicio es totalmente gratuito, y puedes darte de baja en cualquier momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.