El rodillo de la Sareb: crea la comunidad de propietarios de la finca donde vive Manuel Mir, sin su voto

20 abril, 2016Por: Carlos López

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

Se cumplió el guión y cual rodillo, la Sareb (Sociedad de Activos de Reestructuración Bancaria) más conocida como banco malo, constituyó la comunidad de propietarios de la finca de la calle Favara, en donde vive el abuelo coraje de Xàbia, Manuel Mir. Eso sí, la administradora encargada de hacerlo efectivo y una representante del banco malo hubieron de escuchar la posición de Mir y su negativa a respaldar ninguno de los acuerdos.

A las 10.30 horas y tras comprobar con sorpresa que la constitución de la Comunidad de Propietarios del bloque de viviendas iba a tener de testigos a los medios de comunicación, una administradora de fincas procedió al inicio del proceso de constitución: acudía ella, una representante del banco malo y el único morador de la vivienda: Manuel Mir. Mir expuso su posición y su negativa a constituir la comunidad de propietarios, que no obstante aprobó todos sus puntos con el rodillo del que tiene una mayoría absoluta. Y entre ellos la designación de los cargos, el presidente recae en la Sareb, la secretaría en la administradora y el resto de cargos (tesorero) también en la Sareb.

Pero también la solicitud de tres presupuestos para la reparación de los desperfectos que presenta la finca y que un cálculo de Manuel Mir, apunto a que ascienden a 60.000 euros.

El abuelo coraje realizó una visita guida por el interior de la vivienda a la administradora y la representante de la sareb, y mostró aquello que los lectores de este diario pudieron ver hace unos días: el destrozo interior, el abnadono, y la necesidad de activar el ascensor o sacar los contadores a la puerta principal.

Tras la constitución, la administradora se puso a disposición de Mir y finalmente éste aceptó que abonaría su parte de los gastos de mantenimiento, luz de las zonas comunes y la limpieza del portal. En cambio, no quiere pagar la derrama para los destrozos ya que según explicó “la finca tiene una garantía de 15 años” .

El calvario continúa

Sin embargo, tras quedar medio bien con la administradora de la finca nombrada por la Sareb, Mir tuvo conocimiento de parte de la profesional de que la vivienda en la que reside tiene un embargo al parecer por el impago del Ibi. El abuelo coraje lamentó que ahora se entere de eso. Un calvario que continua y cada día cumple un capítulo más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.