Archivo. La carretera que baja a la Granadella en una imagen del año pasado.

El trenecito a la Granadella cumple en su primer día de servicio

11 julio, 2018Por: Redacción

0
Tiempo de lectura: 3 minutos

Tal y como estaba previsto. El día de ayer transcurrió con absoluta normalidad en el Cala Granadella, los turistas ya estaban prevenidos para bajar a la playa a bordo del tren turístico que el Ayuntamiento ha habilitado como transporte durante este verano.

Durante los meses de julio y agosto tres controladores regularán el acceso a la cala, de tal forma que si hay estacionamiento disponible en la calle Pic Tort, los vehículos podrán franquear la barrera. En caso contrario deberán dar la vuelta y aparcar en la zona de la Guardia Park, para posteriormente bajar en el tren.

En Pic Tort el Ayuntamiento ha tapado algunos agujeros que había en la vía, el asfaltado completo de la calle deberá esperar a después del verano, no en vano se trata de una obra compleja que necesita de la redacción de un proyecto específico. En total pueden caber en esta zona y el antiguo cuartel de la Guardia Civil unos 200 coches. Los bañistas que bajen también tienen la posibilidad de estacionar en algunas parcelas privadas, eso sí, previo pago.

El trasiego en el primer día de funcionamiento del tren era evidente, a las 12 del mediodía los controladores bajaron la barrera. No cabía un coche más. Eso provocó que el tren bajara completo, así hasta la tarde cuando la playa se vació de gente.

En las primeras horas, la concejala de Servicios, Kika Mata y la técnico de Turismo, Carol Cholbi, supervisaron el funcionamiento del tren. Realizaron los primeros viajes y comprobaron que solo en alguna curva del trayecto se tendrá que parar si se cruza con algún coche. Mata en declaraciones a XAD remarcó que la gente debe saber “que la cala está abierta y se cerrará dependiendo del aparcamiento conforme se vaya ocupando”. Para ello, explicó, “hay tres controladores” (uno junto a la barrera y otros dos en la parte de abajo de la playa en el cruce con la calle Pic Tort).

La edil aseguró que el tren “tarda 11 minutos en bajar” e hizo hincapié en que este año han aplicado “los datos recogidos el año pasado”. De hecho, una de las cuestiones es la ampliación del horario -el último tren saldrá a las 20.20 de la tarde, así como que la empresa contratista “ya tiene aquí un minibús”. Este se utilizará para cubrir la posible la mayor demanda que haya a partir de la segunda quincena del julio y la primera de agosto (esos días la media de pasajeros superó el año pasado los 500 diarios).

Mata valoró la elección de un transporte tipo tren e indicó que “hemos visto que el tren sube en Dénia al Castillo, en Cullera va al faro” y subrayó que “tiene más capacidad, va abierto y es más sostenible”, lo que según destacó “permite tener una experiencia mejor”. Y anunció que para el año que viene el Consistorio tendrá lista una ordenanza fiscal para repercutir en los bañistas el coste del servicio, aunque será algo simbólico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.