El valor moral y la supervivencia de una tradición: las calles engalanadas de Aduanas

4 septiembre, 2015Por: Redacción

0
Tiempo de lectura: 9 minutos

Lo prometido es deuda. Tal y como se anunció en este medio el pasado mes de junio, Xàbia al Día quiere realizar un pequeño homenaje a todos aquellos vecinos que, en nuestro municipio, se animan a mantener viva la tradición de las calles engalanadas. Mientras que en Fogueres sí se realiza un simbólico concurso, en las fiestas en honor a la Mare de Déu de Loreto no se realiza ningún tipo de competición y, aunque cada vez sean menos, la tradición persiste y sus perpetuadores, se encuentran más en forma que nunca pese a la adversidad. No conciben, a día de hoy, un año sin engalanar mínimamente sus calles y este esfuerzo es digno de admirar.

Triana y la perpendicular de Bartolomé Ros (justo detrás de la iglesia) son las dos únicos enclaves que este año se han animado a engalanarse. Se echa en falta la presencia de Virgen de Loreto y en el recuerdo de todos aún perduran los grandes trabajos realizados en la compleja demarcación de Doctor Fleming con Severo Ochoa o el impresionante año del Centenario de las fiestas que en 1996 aglutinó su máximo número de calles engalanadas.

De la mano de sus creadores, realizaremos un colorido recorrido por Aduanas conociendo la motivación de unos vecinos que no esperan ganar ningún premio material pero sí el aplauso de los viandantes, el elogio de los propios residentes de la calle y adyacentes, el engrandecer la fiesta aportando su granito de arena, estrechar lazos vecinales, potenciar la creatividad y lanzarse al trabajo sacrificado y altruista que en tantas facetas actuales de la sociedad se ha perdido al no comportar ningún tipo de beneficio económico. A fin de cuentas, estos sentimientos son el único motor que mueve a nuestros vecinos a embarcarse, año tras año, en la complicada y sacrificada empresa de embellecer las calles de la voreta de la mar.

Triana, el buque insignia

Triana era la gran potencia en los años 90 y, a día de hoy, su trayectoria de engalanados; supone la gran referencia en la que fijarse a la hora de aventurarse a adornar una calle en el barrio marinero. Las manos ya no son las mismas, algunas de ellas están cansadas, y aunque el relevo generacional está costando de realizar; la ilusión motiva que, año tras año, de forma más sencilla o más compleja, una de las calles más emblemáticas del barrio se vista de fiesta.

Triana1992-1

En 2015 cumplen 25 años de que el grupo de personas que retomó el engalanado en 1990, continúe a día de hoy -en mayor o menor cuantía- involucrándose en la pericia. Mientras confeccionan el gran cumpleaños que este año motiva el adorno de la calle, nos cuentan que el primer año cosieron y bordaron a mano mantones de manila y que el engalanado del año del Centenario (con las carabelas de Colón surcando la calle y un mar de tela recorriendo el cielo de la misma plagado de estrellas) es el que consideran el más complejo de todos los realizados. Ese año se alzaron con el primer premio en uno de los pocos años en los que se ha celebrado concurso.

Triana1992-2
El engalanado marinero de 1992 es muy recordado por todos los vecinos y vecinas.

A la hora de elegir el que consideran su año más redondo a todos los niveles ya hay cierta discusión. “El año de la redes” (1992) en el que simularon un puerto pesquero, “el del paseo” (1993) con sus bancos de madera y farolas iluminando toda la calle o el del año en que dedicaron la calle al Ajedrez Vivente tras ser declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional.

¿Qué condiciona que unos años Triana luzca en todo su esplendor emulando la década de los 90 y que otros, con su mérito, sea más sencillo? “No es un problema económico. Hacemos una lotería bastante participativa en Navidad y gracias a ella podemos pagar la pintura para los 200 metros de calle, la colocación de la iluminación festiva y el resto de materiales para realizar los adornos. En ese sentido estamos servidos”, cuenta Carlos mientras nos enseña fotos de todos los años de engalanado.

“El adorno está condicionado por la disponibilidad, o no, de un local donde confeccionarlo”. “Si existe la posibilidad de tener uno, éste será más grande, si no, tendremos que recurrir a las plantas de viveros”. Otro hándicap es el paso de la procesión del Santísimo Cristo del Mar y de la Mare de Déu de Loreto. Las dos celebraciones impiden la colocación de un techo que recorra la calle por su parte más alta ya que las dos imágenes, especialmente la del Cristo, se enganchaban con él. Esto obligaba a los vecinos a tener que desmontar los adornos más altos los días grandes de la fiesta de Aduanas que es cuando más debieran lucir sus calles. Tampoco la opción de colocarlos más altos es viable dada la forma irregular -en altura- de la mayoría de sus casas.

 

ConfeccionTriana (12)

A la memoria de todos vienen nombres de personas que han sido claves en la supervivencia de esta tradición pero todos coindicen en la labor incansable que siempre ha realizado Juan José García, presidente de la Comissió de Festes y vecino de la calle. Hasta que las obligaciones personales, laborales y al mando de la fiesta; le quitaron gran parte del tiempo del que antes disponía, García ha estado muchos años poniendo al servicio de Triana todo su esfuerzo y equipamiento de construcción para que el engalanado saliera adelante.

La excusa del engalanado potencia las relaciones humanas, la participación y la ilusión por devolverle a la fiesta, todos los buenos momentos de disfrute que ella aporta. Por eso, Triana lleva año siendo punto de encuentro de los archiconocidos juegos populares del Día del Niño. A día de hoy, los vecinos ya no se encargan directamente de su confección y esta ha pasado a manos de los jóvenes de la Comissió y la Penyeta Roja. No obstante, son ellos los que proporcionan las herramientas para poderlos preparar y sustentan a nivel económico la compra de todo lo necesario.

Bartolomé Ros, el pequeño que aspira a ser grande

La pequeña calle en la que se ubica el Centro Juniors de la Parroquia del Mar es la recién llegada. Hace muchos años sí se decoraba y este engalanado era más especial si existía la presencia de una Mayoralesa que residiera en la misma. El año en que tres de las protagonistas de la fiesta, eran vecinas de la calle, el engalanado superó las expectativas y, a día de hoy, sigue siendo recordado por sus residentes.

BRosAdornat_06

“Realizamos grandes abanicos y mantones andaluces y, en la parte ancha de la calle, confeccionamos un tablao flamenco”. Otro año confeccionaron arcos de flores y aún hay quien recuerda que hicieron una barbaridad de pequeños farolillos hechos con cáscaras de cacahuetes. No obstante, como sucede con todas las tradiciones, si las personas envejecen y no existe dinamismo entre la gente más joven para asegurar su continuidad; se pierden. Esto es lo que le sucedía en Bartolomé Ros hasta que, en 2012, una pareja de Mayorales que tenían su punto de salida en la calle, quisieron aprovechar la ocasión y engalanarla en ese año tan especial.

Dada su vinculación a Juniors, los monitores del grupo juvenil se animaron e invitaron a los vecinos a participar de la idea. De esta forma, y en dos semanas, se creó una playa tropical formada por medusas y cometas de colores, llamativas palmeras y exóticos peces que discurrían por las paredes encaramados a redes de pescar. Un sencillo adorno que supondría el germen para recuperar la tradición hasta el día de hoy. Desde entonces, Bartolomé Ros ha realizado un homenaje a la pólvora y al que es uno de los mayores símbolos de las fiestas de Aduanas: el castillo de fuegos artificiales acuático (2013). En 2014, un detallista tiovivo en el centro acaparó la atención de los participantes en la Ofrenda de Flores que tiene su arranque en esta calle y, ahora, en 2015, recuperan el tono feriante pese a no ser la idea inicial.

ConfeccionBartolomeRos2 (5)

Para la presente edición buscaban sorprender y realizar un tipo de engalanado que, por su estructura, “no iba a ser tan lineal ni típico de aquí”. Sin embargo, un revés muy sentido, paralizó los trabajos y -en un inicio- suspendió el adorno de este año. A pesar de esto, conforme se iba acercando la fecha, el gusanillo por volver a llenar de colorido la calle, las ganas por estrujarse la cabeza pensando qué hacer y cómo; fueron en aumento. De esta forma, han decidido versionar su feria del año anterior y aprovechar las más de 800 banderolas recortadas a mano que guardaron y los adornos de los laterales. A estos se les ha unido una lámpara de botellas recicladas, guirnaldas de colores y una caseta de chucherías plagada de detalles como elemento central.

En cuatro años, el engalanado se ha perfeccionado pero las manos para llevarlo a cabo se han reducido. A día de hoy, dos personas llevan la voz cantante y el peso de la confección con el respaldo de sus familias y amigos ajenos al barrio (o con familiares en él) que echan una mano motivados por el encuentro amable y entretenido que supone sentarse en la calle hasta la madrugada contando anécdotas y potenciando la creatividad. Sin embargo, pese a no involucrarse en la realización, los vecinos sí muestran su interés realizando una pequeña aportación económica por vivienda.

ConfeccionBartolomeRos2 (2)

Pese al esfuerzo que supone, la ilusión (como en cualquier otra calle que se aventura a llevar a cabo un engalanado) no decae. Saben que poco a poco irán sumándose más vecinos a la confección y buena prueba de ello es el interés en aumento que cada año va despertando la temática y su realización. De momento, ideas para los próximos años ya tienen y es que, con cada nueva edición, van conociendo mejor las bondades y puntos débiles del emplazamiento.

La lluvia y el vandalismo, los enemigos a batir

El mes de septiembre trae consigo un tiempo inestable que perjudica los engalanados de Aduanas. Es raro el año que no cae una fuerte tromba de agua que daña, en mayor o menor medida, los trabajos realizados. Dada la fragilidad de los adornos (realizados principalmente con cartón, corcho, madera, tela y papel) reponerlos es costoso y complicado.

Este año, una fuerte llovida sorprendió a las dos calles en mitad de sus labores de montaje y ambas se vieron afectadas aunque de forma subsanable. Ahora, Triana protege con plásticos la enorme tarta que corona els quatre cantons y Bartolomé Ros pone a resguardo los adornos de tierra a la mínima que el Montgó se cubre o los relámpagos acechan tras el Cabo de San Antonio. ¿La finalidad? El día 6, 7 y 8, los días grandes de las fiestas, las calles han de lucir en todo su esplendor y cumplir con su objetivo inicial.

El vandalismo es otro de los grandes problemas que afecta a los engalanados. Sin ser tan agresivo como resulta en Fogueres, los vecinos están notando un auge del mismo. Una falta de civismo incomprensible cuya explicación reside en una fuerte ingesta de alcohol, las ganas de exhibirse ante el grupo de amigos y en la falta de concienciación y cultura de las futuras generaciones.

BRosAdornat_05
La economía y carestía de mucho de los materiales, incentiva el uso de materiales reciclados.

En Bartolomé Ros optan por guardar todos los adornos del suelo cada noche y sacarlos a la mañana siguiente. Y, aún con todo, sin haber transcurrido 24 horas desde su total colocación, un grupo de adolescentes arrancó completamente uno de los adornos con la fortuna de que fueron sorprendidos rápidamente y parte del mismo se pudo salvar. Aunque saben que no es la solución, han colocado varios carteles que animan a los visitantes a disfrutar con respeto de su trabajo.

Por su parte en Triana, pegan los adornos laterales al suelo aunque esto no garantice su supervivencia. También rellenan los soportes de los mismos con material de construcción a fin de que este pese más y su hurto resulte más complejo de llevar a cabo. Sin embargo, también sufren las consecuencias de los actos vandálicos. El año pasado, una gran ánfora, propiedad de la calle desde hace más de 20 años, fue sustraída a plena luz del día.

¿Qué futuro aguarda a las calles engalanadas? Su continuidad, pese a que radica principalmente en los vecinos que la desarrollan, debe encontrar su motivación o incentivo -también- en las comisiones de fiestas que organizan los festejos que dan pie a su confección; o en alguna de las distintas asociaciones de comerciantes que ven sus demarcaciones rebosantes de alegría por unos días. Un respaldo que pueda suscitar unas bases o que fomente la pervivencia de la tradición fomentando los valores que entraña, imprescindibles socialmente, o garantizando su seguridad.

No te pierdas ninguna noticia de Xàbia al Día

En Xàbia AL Día queremos que no te pierdas ninguna de nuestras noticias, por este motivo hemos puesto en marcha un canal de Telegram a través del cual podrás recibir las noticias más importantes que nuestros redactores ha elaborado durante todo el día. Noticias en muchas ocasiones que no leerás en otros sitios.

Darse de alta es muy fácil. Tienes que tener instalada en tu móvil smartphone la aplicación Telegram (si no la tienes puedes descargarla en el Play Store de Android o el App Store de IOS) y buscar el Canal: xabiaaldia

Una vez accedas al canal tienes que pulsar la opción UNIRME y comenzarás a recibir las noticias del día de lunes a viernes entre las 20 y las 21 de la noche.

Este servicio es totalmente gratuito, y puedes darte de baja en cualquier momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.