Escolares de Xàbia visitan la exposición sobre la cueva de Migdia del Montgó

5 junio, 2012Por: Guiomar

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

Numerosos niños de Xàbia están visitando estos días la exposición «Art i mort al Montgó: La cova del barranc de migdia«,  instalada en la Fundación Cirne.

Además de atender las explicaciones del arqueólogo municipal, Ximo Bolufer, sobre los hallazgos de casi 5.000 años de antigüedad que han sacado a la luz las excavaciones arqueológicas y conocer datos sobre el Montgó, la época calcolítica, sus pobladores y hábitos y poder sumergirse en el ambiente de esta cavidad funeraria gracias a la réplica en 3D que se ha fabricado, los escolares participan en unos divertidos talleres guiados por monitores.

En ellos están aprendiendo a moldear cerámica como se hacía en la prehistoria (después se llevan a sus casas los cuentos y platos que han hecho cada uno) y a fabricar unos pinceles de pelo para pintar sobre murales siguiendo el estilo de las pinturas rupestres. Según indican desde Cirne, esta semana han pasado ya grupos de alumnos de los colegios Graüll, Arenal y Vicente Tena, y todos los niños están encantados con la exposición y ese viaje de cinco milenios atrás en la historia de Xàbia.

Tras la visita guiada, los escolares reciben una guía didáctica con los datos más importantes que recoge la muestra y ejercicios prácticos para reforzar los conocimientos.

Estos talleres complementan la exposición «Art i mort al Mongtó«, financiada por el Ministerio de Cultura y que permanecerá a disposición del público en la sede de la fundación cultural (Avenida de Alicante número 18)  hasta el 30 de junio.

La muestra está compuesta por 12 paneles divulgativos que repasan las características de la cueva, de los restos hallados, su contexto histórico y todo el proceso de excavación y posterior catalogación utilizando los métodos más punteros. Asimismo hay vitrinas con algunos de los vestigios y una reproducción de las pinturas más representativas de la cavidad, que también puede visitarse por dentro gracias a una réplica tridimensional.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.