Gata de Gorgos y el Ministerio inician conversaciones para darle una solución al cuartel que abandonó la Guardia Civil hace diez años

22 marzo, 2019Por: Carlos López

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

Hace ya diez años que la Guardia Civil abandonó el cuartel que ocupaba en la travesía de la N-332 de Gata de Gorgos. El edificio, propiedad del ayuntamiento, fue construido en el siglo XIX y presentaba un estado muy deficiente. Sin embargo, trimestre a trimestre, pese a no usarlo, el Ministerio de Interior abona al Ayuntamiento de esta localidad de la Marina Alta, la renta: 6,99 euros.

La Guardia Civil y el Ayuntamiento de Gata firmaron en 1964 un contrato “por tiempo indeterminado” para el uso del edificio sito en la calle Signes esquina avenida de la Marina Alta por el que el Gobierno debía abonar una cantidad de 4.000 pesetas anuales (de entonces) “a razón de 333,33 pesetas mensuales”. Un contrato que sigue vigente pero que dejó de tener sentido cuando la Benemérita abandonó la caserna y fue trasladada a otro edificio también propiedad del municipio. Desde entonces está en desuso y el paso del tiempo le ha afectado. No en vano, su perímetro está totalmente vallado.

Es contrato es el que ahora el Ayuntamiento quiere resolver y por ello ya está en conversaciones tanto con técnicos del Ministerio de Interior como con los responsables de la dirección general de la Guardia Civil. El documento recoge la causa por la que el edificio se encuentra en tal mal estado, y es que literalmente indica «el arrendatario (la Guardia Civil) no podrá exigir bajo ningún concepto del arrendador (el Ayuntamiento) que invierta anualmente en el edificio arrendado cantidad superior a la que percibe en concepto de alquiler anual”. Esta cláusula, señalaron fuentes municipales, es la que ha impedido que se mantenga en perfecto estado el antiguo cuartel, que aún conserva en las esquinas de su fachada unas almenas características de las casernas de antaño.

Hace unas semanas el Consistorio tuvo que vallar el perímetro ante el riesgo de desprendimientos y además ha tenido que adquirir un andamio de seguridad, que ha tenido un coste de más de 20.000 euros, para que los vecinos puedan seguir utilizando la acera que da a la travesía de la N-332, por la circulan día y noche cientos de coches.

Además el punto donde se encuentra el antiguo cuartel es el paso de los escolares camino del instituto, pero también es la ruta para llegar al centro de salud de la localidad.

Por este motivo, desde Gata han vuelto a reclamar al Ministerio de Interior que devuelva el edificio al pueblo y que sean los vecinos quienes decidan que usos se le puede dar a esta histórica caserna que el Ministerio paga pero no utiliza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.