La mancheta del primer número de Xàbia AL DIA, creado por Guiomar Ramírez Montesinos

Hace 15 años creé Xàbia Al Día, por Guiomar Ramírez-Montesinos

5 julio, 2019Por: Guiomar

0

Hace 15 años, el 1 de julio de 2004, vio la luz Xàbia Al Día. Unos meses antes nos reunimos para despedir Dijous Mercat, una revista de tono crítico y con algún toque de humor, en el que colaboraban diversos personajes locales que han seguido contribuyendo a la sociedad xabiera a través de la Fundación Cirne, encabezada por Enric Martínez.

Enric y Javi, dos años antes, me preguntaron si quería colaborar con ellos, principalmente maquetando la revista, que salía en papel, en blanco, negro y rojo, colores que reflejaban la tendencia de su crítica sarcástica. Yo no tenia ni idea de maquetar, pero aprendí rápido. Cómo rápido aprendí a trabajar con el ordenador dos años antes, de manera autodidacta y con muchas noches en vela.

Disfruté mucho de la experiencia con Dijous Mercat, y aprendí mucho más, ya que terminé haciendo un poco de todo, incluso buscar y cobrar publicidad (realmente la parte más difícil para mí), y empezar a ejercer de periodista.

Y así, en esa cena en l’Hellín, que entonces dirigía Ginés, nos reunimos todos los compañeros que colaborábamos en Dijous Mercat, Enric Martínez, Toni Espinós, Javi, Chus, Eusebi Miñana, Alfonso Padilla y no recuerdo si también estuvieron Vicente, Marcos, Amadeu Ros, Kristian Lutaud… -pido disculpas si me dejo a alguien, pero de esto hace ya más de 15 años-, y no sé qué me entró, pero de repente tuve claro que yo debía continuar ese legado de alguna manera, y tenía que hacerlo creando mi propia revista.

No fue algo premeditado, sino todo lo contrario. Es más, algo en mí me obligó a anunciarlo en voz alta, frente a todos, y preguntar quién quería acompañarme…, y sentí que era porque si lo hacía público, no podría entonces echarme atrás….

Y así fue que me lancé primero a diseñar el proyecto, a crear una maqueta y, con ella, a buscar gente que estuviera dispuesta a poner publicidad -ya que así es cómo se financia una revista. No fue fácil empezar algo así sola, sobre todo la parte de encontrar una imprenta … Eran todas carísimas, por lo que meses después tendría que cambiar de hacerla en la comarca a una imprenta en Alcoy.

Recuerdo llegar a una imprenta en Dénia y que me dieran un presupuesto inviable. Otro más. Y llorar desesperada, sentada en mi coche, fuera de la nave. Recuerdo cuando por fin logré una, aún así era tan cara que a penas ganaba para sostenerme económicamente, por lo que no gasta ni un euro que no fuera para la revista o para comida.

Fue duro el inicio, y me daba mucho vértigo. Pero el resultado desde el principio valía la pena. Una revista con papel de calidad, y con contenido aún mejor. Escribía todos los meses no sólo sobre la política local, sino también sobre temas de interés general que investigaba en profundidad, cómo aquel artículo sobre la vacuna del papiloma, temas sobre el medio ambiente y su conservación (cuando nadie hablaban de esto), y también hice hincapié en escribir sobre cultura, deportes y que hubiesen artículos sobre tradiciones y deportes, con la ayuda de mis colaboradores: Eusebi Miñana, Vicent Català, Amadeu Ros, Carmen Flores, Kristian Lutaud y mi padre, Vicente Ramírez-Montesinos, que escribía artículos sobre su visión de la geopolítica como diplomático y persona inquieta que ha viajado medio mundo y vivido muchas experiencias interesantes. Y unos meses más tarde, se incorporó Carlos López, quien protagonizó uno de los artículos de la revista de septiembre 2004 (si mal no recuerdo), que reproducía el disco “Crisis, qué crisis” de Supertramp, y en la que aparecía tumbado sobre una hamaca, tomando el sol, y detrás unas obras o un cartel de obras… (en la acera de lo que hoy es el masymas del Pla).

Sí. ¡Yo hablé de la crisis casi cuatro años antes de que estallase la burbuja económica! También escribí sobre la conservación de la naturaleza, antes de que se pusiera de moda, de la importancia de reciclar, del resurgir de la agricultura local, del Slow Life, sobre la necesidad de poner en valor el tomate de verdad…. Ayudé a impulsar la Agenda 21 y abrir Xàbia a la participación ciudadana. Ayudé a poner en valor la cultura, la educación y el deporte, cuando nadie habalaba de estos temas. Di voz a muchas asociaciones sociales y deportivas. Di luz a la labor de multitud de ciudadanos, por encima de los políticos.

Ni tampoco me dejé amedrentar por estos (ni las grandes inmobiliarias), aunque pude llegar a tener motivos. Al contrario, les dije a todos los partidos políticos queno no publicaba nada si decían insultos o improperios…, y fue así como tuvieron que moderarse. El periodista es mucho más poderoso de lo que cree, pero generalmente no es consciente de ello.

Soy psicóloga y no periodista, así que escribía con perspectiva, analizando de forma racional, y comprendiendo las emociones subyacentes, y por tanto las motivaciones. Uno de mis artículos favoritos es aquel en el que explicaba la “traición” entre Rafa Bas y Monfort como si fuera una relación de pareja. Y es que en mis análisis intentaba ofrecer la suficiente claridad como para que el lector comprendiese por su cuenta el trasfondo de cualquier situación.

Me siento orgullosa de haber traído luz a la oscuridad que había en la política antes de la crisis, y de lograr que el ciudadano supiera apreciar entre dos maneras de gobernar, una antigua, basada en el ordeno y mando, y en la ambición, y otra fundamentada en la participación ciudadana.

Durante nueve años estuve al frente de Xàbia AL DÍA. Y lo que primero sólo fue una revista en papel, al poco se convirtió también en una página web, creada con la ayuda de Computer Xàbia. Era una web rudimentaria, pero servía de complemento a la revista, y cada vez fue cogiendo más protagonismo, hasta que en 2009, en plena crisis, decidí apostar por una nueva web, del estilo de los grandes periódicos digitales. Una inversión importante en un momento delicado, pero que resultó luego ser un gran acierto, ya que un año después dejé de imprimir la revista en papel porque no era viable, y porque la web creció exponencialmente a gran velocidad, lo que exigía una mayor dedicación.

Paralelamente, el 28 de mayo de 2009 fundé el Centro Terapéutico Mezquida (¡acabamos de celebrar los 10 años!), y durante los siguientes tres años y medio simultaneé ambos proyectos. ¡Fue una locura con horarios de trabajo interminables! La típica jornada laboral para mí empezaba a las 8h de la mañana y terminaba a media noche. Una exageración que no recomiendo a nadie.

A finales de 2012 empecé a darme cuenta de que no podía llevar las dos cosas a la vez, con la dedicación que ambas se merecen, y en enero de 2013, en un evento social que cubría en el Marriotts, le dije a Carlos López que le pasaba el testigo. Era el momento ideal para él, y para mí un paso necesario. Todos estos años he seguido ligada al proyecto Xàbia Al Día, aunque casi de forma anecdótica, exceptuando los grandes desastres, como han sido los incendios e inundaciones.

Desde entonces, me he enfocado más en mi proyecto de desarrollo personal, Vivir desde el Ser, he escrito un libro (y tengo otros en mente), doy clases y hago consultas, en directo y online, y doy conferencias. Soy psicóloga y astróloga, y mí proyecto de vida es traer consciencia. Xàbia AL DÍA fue mis inicios, donde aprendí a escribir para el público, transmitir un mensaje y dar luz sobre diferentes temas.

Y por esta oportunidad estará siempre agradecida a la gente de Xàbia por su acogida, a todos los colaboradores que me ayudaron en esos años por dar a conocer sus talentos, a los políticos por entender que lo importante son los ciudadanos, y en especial a Carlos López, por seguir con el proyecto de Xàbia Al Día, dándole su toque personal, más fresco, más digital y aún más participativo. Y gracias Carlos por entender cómo nadie que lo caracteriza a Xàbia Al Día es el rigor y la ética.

 

Guiomar Ramírez-Montesinos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.