Hasta siempre Temptacions

Por: Redacción

25
Tiempo de lectura: 2 minutos

Hoy se ha consumado el cierre de un ciclo en Xàbia. Las puertas del bar más conocido de Xàbia y emblemático por su emplazamiento se han cerrado para siempre, tras muchísimos años dando vida a la plaza de la Iglesia. El Temptacions símbolo de la nueva hostelería de Xàbia nos deja y con él se van todos los recuerdos de muchos cafés y reuniones secretas.

Era el centro de la actividad diaria, y todo aquel que quería enterarse de las cosas que pasaban en Xàbia no debía dejar de parar en el Temptacions para ponerse al día. Era el punto de encuentro, y el lugar donde todos los partidos se relajaban tras las sesiones plenarias. También era el lugar donde acudían a almorzar gran parte de los funcionarios municipales -me viene a la cabeza don Manuel en la mesa del fondo del bar con el secretario suplente y el interventor-.

Era el sitio elegido para acoger las ruedas de prensa de la gente de la calle y también de algunos partidos o de concejales ya retirados.

Con el paso de los años, el bar se convirtió en el centro Neurálgico de Xàbia. Hasta el rector disfrutaba de los desayunos, y allí seguramente le confesó al alcalde que el arzobispado, acogiéndose a la ley Hipotecaria, se había apropiado la titularidad de la Iglesia.

Y con ella estaba estrechamente vinculada el Temptacions, ya que aquellos que no eran devotos al cien por cien, preferían disfrutar de una cerveza o de un café en buena compañía, mientras esperaban a que finalizara la boda o la comunición. Recuerdo una boda a la que fui, que el cura -que no era de Xàbia- decía algo así «y preferís estar aquí en este templo, pese a estar enfrente el bar de las tentaciones»

El cierre del Temptacions no es sólo el cierre de un negocio de hostelería. Es la caída del comercio de Xàbia, que observa como tras unas obras de consecuencias nefastas han provocado la agonía del Casc Antic y su entrada en la unidad de cuidados intensivos. Algún día deberíamos hacer balance de los negocios que han cerrado en los últimos cinco años en el Casc Antic. El dato será terrorífico.

Mientras cierra el Temptacions, la gente observa con sorpresa la proliferación de grandes bazares dirigidos por ciudadanos chinos en grandes locales del Arenal y del puerto. ¿Llegarán también al Casc Antic? ¿Abrirá el Temptacions reconvertido en una tienda multiprecio?

Sea lo que sea, desde esta tribuna, mi más sentido reconocimiento al esfuerzo de Pepe y Rosa por aguantar con el agua al cuello durante muchos años y por contribuir durante los peores años de la vida del Casc Antic a su revitalización.

Y nuestros gobernantes, mientras, más preocupados en cómo convertir a Xàbia en el municipio más endeudado de toda la Comunitat.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.