Impuesto sobre la renta: Si usted se ha visto afectado por un ERTE en 2020, esta información le resultará de utilidad

10 mayo, 2021Por: Redacción

0
Tiempo de lectura: 7 minutos

por Ferrer y Asociados 

 

La situación vivida por razón de la Covid-19 ha provocado que numerosas personas trabajadoras se hayan visto incluidas en un ERTE durante el año 2020. El hecho de haberse encontrado en un ERTE puede afectar a la declaración de la renta, por lo que es importante tener en cuenta algunas cuestiones.

 

1. La obligación de presentar la declaración de la renta.

El hecho de haberse encontrado en ERTE implica haber recibido el pago de unas prestaciones por parte del SEPE. Ello significa que el SEPE ha sido un pagador, y el empleador (o empleadores, en caso de haber trabajador para más de una empresa en 2020) del que se han recibido los salarios, es otro pagador diferente. Por tanto, la persona trabajadora que haya estado en ERTE tendrá, al menos, dos pagadores.

 

Pues bien, los límites para determinar si un contribuyente está obligado a declarar, cuando existe un único pagador, es de 22.000 euros anuales. Sin embargo, cuando los rendimientos procedan de más de un pagador, este límite desciende a los 14.000 euros anuales siempre que las cantidades percibidas del segundo y restantes pagadores superen en su conjunto la cuantía de 1.500 euros anuales.

 

Por tanto, es probable que el hecho de haber percibido prestaciones por motivo de un ERTE conlleve la obligación de declarar.

 

2. La posibilidad de que el resultado de la declaración salga a pagar.

El impuesto sobre la renta es un impuesto progresivo, que pretende que quien obtiene rentas más elevadas, pague más impuestos. Esta progresividad se logra mediante la aplicación de una escala que eleva el tipo impositivo a medida que aumentan las rentas sometidas al impuesto.

 

El pagador de cada renta está obligado a retener una parte del rendimiento e ingresarlo directamente a la Hacienda pública, descontando dicha cantidad del salario de los empleados Las retenciones que se aplican a los rendimientos del trabajo (entre los que se incluyen tanto los salarios como las prestaciones por ERTE) también son progresivas, de modo que también se retiene más a quien más rentas obtiene. Sin embargo, las retenciones se calculan por separado, por parte de cada pagador, a pesar de que el impuesto a pagar se calcula considerando todos los rendimientos en su conjunto.

 

Para ilustrar esta circunstancia, vamos a representar un ejemplo en el que una persona trabajadora obtiene una misma cantidad de retribuciones, en el primer caso, procedentes únicamente del trabajo y, en el segundo, una parte procedente del trabajo y otra parte procedente de prestaciones por ERTE.

 

Supongamos una persona trabajadora soltera (o casada con un cónyuge que también obtiene rentas y que, por tanto, es más conveniente presentar la renta de forma individual), con una edad comprendida entre los 18 y 64 años de edad, sin hijos ni ascendientes a su cargo, y sin pagar pensión compensatoria ni pensión por alimentos.

 

(i) En el primer caso, la persona trabajadora no ha percibido prestaciones por ERTE, sino que sus rendimientos proceden en su totalidad de salarios, de este modo, los datos de sus percepciones son las siguientes (sin contemplar la Seguridad Social a cargo del trabajador, para no complicar el ejemplo):

 

Salario bruto: 25.000 euros.

Retención (16,04%): 4.011 euros.

Salario neto: 20.989 euros.

 

(ii) En el segundo caso, la misma persona trabajadora, se ve afectada por un ERTE de manera que percibe la cantidad de 20.000 euros anuales procedentes de salarios y 5.000 euros pagados por el SEPE, por prestaciones del ERTE. Por tanto, este segundo caso supone la existencia de dos pagadores:

 

a) Pagador 1: Empleador.

Salario bruto: 20.000 euros.

Retención (13.22%): 2.643 euros.

Salario neto: 17.357 euros.

b) Pagador 2: Seguridad Social

Salario bruto: 5.000 euros.

Retención (0%): 0.00 euros.

Salario neto: 5.000 euros.

Con estos datos, el total de las retribuciones y de retenciones nos arrojan los siguientes resultados:

Salario bruto total: 25.000 euros.

Retención total (13,22%): 2.643 euros.

Salario neto total: 22.357 euros.

 

Con estos datos, el cálculo del impuesto y la deducción de las retenciones ofrecen el resultado siguiente:

 

(i) En el primer caso, tenemos los siguientes cálculos:

Ingresos: 25.000 euros.

Impuestos (16,12%): 4.030 euros.

Deducción por retenciones: – 4.011 euros.

Diferencia a pagar: 19 euros.

(ii) En el segundo caso, los resultados obtenidos son los siguientes:

Ingresos: 25.000 euros.

Impuestos (16,12%): 4.030 euros.

Deducción por retención: – 2.643 euros.

Diferencia a pagar: 1.387 euros.

 

En el siguiente cuadro comparativo mostramos estos cálculos:

 

Como puede apreciarse, el hecho de que el SEPE no estuviera obligado a practicar retenciones y, de hecho, no retuviera cantidad alguna, hace que durante el año la persona trabajadora haya soportado menos retenciones y, en consecuencia, deba satisfacer ahora un importe mayor del impuesto, a pesar de que en realidad no existe un incremento de impuestos a pagar, sino únicamente una menor retención soportada durante el 2020.

 

En el supuesto analizado en primer lugar, la persona trabajadora recibe un salario anual de 25.000 euros, que hace un neto de 20.989, pues la retención que ha soportado es de 4.011 euros. El impuesto a pagar por estos rendimientos es de 4.030 euros, de modo que al descontar los 4.011 euros, la persona contribuyente deberá abonar la diferencia, que asciende a 19 euros.

 

En el segundo caso analizado, los rendimientos son igualmente 25.000 euros anuales, pero el salario bruto ya no es de 20.989 euros, sino de 22.357 euros, puesto que la retención soportada es inferior, al ser solo de 2.643 euros. El impuesto a pagar es igual al caso anterior, esto es, 4.030 euros. Al deducir la retención de 2.643 euros, la diferencia a pagar es de 1.387 euros.

 

Como puede comprobarse, el ERTE no conlleva una subida de impuestos, ni tampoco un hachazo fiscal, como han indicado algunos medios, pero sí implicará que el resultado de la declaración de algunas personas contribuyentes que se hayan visto afectadas por uno de estos expedientes arroje un resultado a pagar, además de que puedan verse obligados a declarar por contar con más de un pagador.

 

3. El error cometido por el SEPE al haber ingresado una prestación mayor a la que corresponde y el consiguiente error en los datos fiscales que proporciona la Agencia Tributaria.

 

En algunos casos, el SEPE ha ingresado un importe mayor al que debía haber ingresado. En estos casos, los datos fiscales de las personas trabajadoras puede que incluyan estos datos erróneos. Esta cantidad abonada por el SEPE en exceso está siendo (o, si no, lo será en breve) reclamada por el SEPE para que la persona beneficiaria la devuelva.

 

La situación de estas personas que se hayan visto afectadas por el error del SEPE será diferente, en función de si el SEPE ha iniciado o completado ya el expediente de reintegro de dicho exceso en el momento en que el contribuyente presente su declaración o, por el contrario, si este expediente todavía no se ha iniciado por parte del SEPE.

 

Habrá algunas personas contribuyentes que conocerán por sí mismas la cantidad a devolver al SEPE, sin necesidad de que el SEPE les confirme cuál es dicha cantidad. Otras personas, en cambio, precisarán de una conformación del SEPE respecto de qué cantidad debe ser reintegrada. La Agencia Tributaria, en una comunicación oficial, ha recomendado que las personas contribuyentes que desconozcan la cantidad que deben devolver, consulten al SEPE el importe exacto de dicha cantidad. Aunque, por experiencia, podemos afirmar que no siempre se obtendrá éxito en dicha consulta al SEPE, pues no siempre responden. Otra alternativa es esperar a realizar la declaración al final del periodo de presentación (finaliza el día 30 de junio de 2021), para aumentar así la posibilidad de recibir la notificación del SEPE que informe de la cantidad a devolver.

 

Dos situaciones pueden darse:

 

(i) Que el reintegro al SEPE haya tenido lugar en 2020. En este caso, la Agencia Tributaria ya contará con la información de la cuantía correcta que debía percibir la persona trabajadora. Estos datos correctos aparecerán los datos fiscales y el contribuyente presentará su declaración con normalidad.

 

(ii) Que el reintegro de lo pagado en exceso por parte del SEPE no haya ocurrido en 2020, de manera que hay que distinguir dos posibilidades:

 

a) Que el SEPE haya iniciado ya el procedimiento de regularización, en cuyo caso comunicará a la Agencia Tributaria y en los datos fiscales se informará a la persona contribuyente de los dos importes: el inicialmente percibido y el que debe reintegrarse al SEPE.

 

b) Que el SEPE no haya iniciado el procedimiento de regularización. En este caso, si el SEPE ha comunicado a la Agencia Tributaria que ha detectado cantidades pagadas en exceso, la Agencia informará así al contribuyente en sus datos fiscales, pero no comunicará la cantidad pues la Agencia no la conocerá para entonces. En tal caso, la persona contribuyente podrá actuar conforme a dos alternativas: 1. Declarar la cantidad que exactamente debía haber percibido, si la conoce, descontando por tanto el importe que tendrá que reintegrar al SEPE, para lo que es necesario conocer el importe; o, 2. Si no conoce la cantidad que debía haber percibido, o prefiere no esperar a que el SEPE informe de la cantidad, podrá presentar la declaración por el importe total percibido, es decir, el que le corresponde y el que percibió en exceso. Luego, cuando tenga conocimiento exacto del importe que debe reintegrar al SEPE, podrá solicitar una rectificación de la declaración para recuperar lo abonado de más. Ahora bien, este segundo caso conlleva que el contribuyente pague más impuestos y luego solicite la devolución del impuesto pagado en exceso, lo que también significará que deberá hacer un doble trabajo: presentar la declaración y, posteriormente, presentar una rectificación de la misma.

 

4. La posibilidad de solicitar un aplazamiento del impuesto a pagar para contribuyentes afectados por un ERTE.

 

Para este año, se da la facilidad a las personas que se hayan visto afectadas por un ERTE durante el año 2020 a solicitar un aplazamiento del importe a pagar en seis plazos, con vencimiento los días 20 de cada mes, siendo el primero el día 20 de julio y el último el día 20 de diciembre de 2021, sin intereses y sin necesidad de aportar garantías (como avales, etc.)

 

Por otro lado, todos los años se puede solicitar un aplazamiento, también sin intereses, que permite pagar el 60% del impuesto el día 30 de junio y el 40% restante el día 5 de noviembre. Pues bien, el fraccionamiento especial de este año por motivo de la Covid-19 es incompatible con dicho fraccionamiento de dos plazos del 60% y 40%. Es decir, o se solicita uno u otro.

 

Los requisitos que debe reunir el contribuyente para poder beneficiarse de este fraccionamiento extraordinario son los siguientes:

 

a) Que el solicitante, o cualquiera de los miembros de la unidad familiar en caso de tributación conjunta, haya estado incluido en un ERTE durante el año 2020, habiendo sido perceptor en ese ejercicio de las correspondientes prestaciones.

 

b) Que no exceda de 30.000 euros el importe en conjunto que se encuentre pendiente de pago para el solicitante.

 

c) La declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas se ha de presentar dentro del plazo voluntario de autoliquidación e ingreso, sin que pueda fraccionarse el ingreso derivado de autoliquidaciones.

 

Si quieres más información puedes ponerte en contacto con el despacho de abogados Ferrer y Asociados en el email: ferrerasociados@ferrerasociados.com o en teléfono 965743327

En Jávea“Centro Comercial Arenal”
Avda del Pla nº 126
Despacho 2.04
Javea (Alicante)

965754402

 

En Moraira
Avenida del Portet, 52
Moraira

No te pierdas ninguna noticia de Xàbia al Día

En Xàbia AL Día queremos que no te pierdas ninguna de nuestras noticias, por este motivo hemos puesto en marcha un canal de Telegram a través del cual podrás recibir las noticias más importantes que nuestros redactores ha elaborado durante todo el día. Noticias en muchas ocasiones que no leerás en otros sitios.

Darse de alta es muy fácil. Tienes que tener instalada en tu móvil smartphone la aplicación Telegram (si no la tienes puedes descargarla en el Play Store de Android o el App Store de IOS) y buscar el Canal: xabiaaldia

Una vez accedas al canal tienes que pulsar la opción UNIRME y comenzarás a recibir las noticias del día de lunes a viernes entre las 20 y las 21 de la noche.

Este servicio es totalmente gratuito, y puedes darte de baja en cualquier momento.