Informe: La evolución de la vegetación en Las Planas, de la carrasca al pino

7 abril, 2016Por: Carlos López

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

La junta rectora del parque Natural del Montgó pudo escuchar hace unos días el detalle de los trabajos que tras concluir el incendio de septiembre de 2014 hizo el Ayuntamiento de Xàbia en el ámbito de sus competencias. Unos trabajos que se resumen en una extensa memoria de 81 páginas elaborada por la empresa que el Consistorio contrató para realizarlos, Serveis Agroambientals Marina Alta.

En esa memoria, a la que ha tenido acceso esta redacción, se incluye un epígrafe que titulado «Evolución del territorio en el último siglo» recoge material gráfico de como ha evolucionado el paisaje de la zona de Las Planas de Xàbia y como a partir de los años 40 y 50 del siglo pasado se empezó a repoblar con pinos, especies que camparon a sus anchas y que fueron pasto de las llamas en aquel incendio. Hasta entonces, en la zona predominaba las especies como acebuches y carrascas.

He aquí esas imágenes: (en la fotografía se indica el año en el que fue tomada).

Memoria: El grado de desarrollo de los trabajos ha sido óptimo

El documento apunta que los trabajos se han centrado en: Punta del cap de Sant Antoni (faro, miradores, Microreserva de flora); El Punt Verd de la Plana y proximidades del campo de tiro de Xàbia; Vertiente sur delante del área recreativa; Ladera norte, en la zona del área recreativa y ladera norte, camino del Cuartel.

Asimismo, la empresa considera que en un «corto periodo de tiempo se han conseguido una serie de objetivos que han cambiado la fisionomía posterior al incendio». Además, indican que «se ha retirado buena parte de la madera quemada accesible del término municipal e Xàbia, tanto en el monte público como en las parcelas privadas» y que han conseguido «restablecer todas las dotaciones y toda la señalética que se había destruido», así como controlar «en buena medida la afección de los insectos perforadores».

Por otra parte, señalan que paisajísticamente «la mejora es evidente y la recuperación de la vegetación es incipiente». Y proponen realizar «estudios y análisis de diversa índole para ver la recuperación de la zona quemada». Esto posibilitará «definir las futuras acciones de gestión de la vegetación».

En otro de los puntos de las conclusiones, plantean que hay que «recuperar ecosistemas tendentes a la estabilidad, que proporcionen una diversidad natural y paisajística, a la vez que minimicen los efectos de los incendios forestales. Hay que tener en cuenta que para evitar grandes incendios hay que conseguir que los pequeños conatos no se conviertan en sucesos devastadores».

Los expertos que acometieron estos trabajos de emergencia piden además, «actuar eliminando especies pirofíticas (Ulex parviflorus, Cistus sp.) y sobre todo pinos jóvenes para evitar en un futuro próximo densidades no deseables. Estos trabajos deberían ser sistemáticos y periódicos en el tiempo y se deberían iniciar pasadas las lluvias del otoño del 2016».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.