Inversiones productivas

31 enero, 2011Por: Redacción

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

Después del pasado pleno, ando dándole vueltas al concepto de inversiones productivas. Su definición y su aplicación real a Xàbia. Según dijo el alcalde una inversión es productiva «porque esperemos que produzca». Pero no acabo de entender cómo se puede aplicar esto al rescate de los aparcamientos.

Fue Chulvi el que le replicó al alcalde que el concepto de inversiones productivas se refiere a aquellas que tienen como fin generar empleo, riqueza y bienestar, a largo plazo, no temporalmente. Empleo que luego revierte sobre la ciudad porque, al contratar a gente que está en el paro, estos luego consumen los servicios de su localidad, y todos ellos pagan sus impuestos religiosamente.

Así es el nombre genérico del Plan Confianza, que en sus términos administrativos se le conoce como Plan de Inversiones Productivas (por sus siglas PIP) y que, como bien recuerda cada semana el Pleno del Consell, facilita la contratación de nuevos trabajadores a través de las obras que se financian con ese dinero. Lo mismo pasó con los dos Planes E, aunque aquí en Xàbia no se produjeron nuevas contrataciones.

Pero volviendo a las inversiones productivas, no acabo de entender qué hay de productivo en gastarse 12 millones de euros en el rescate de los parkings. A no ser que me ponga el traje de futurólogo y visualice en mi mente que de golpe y porrazo todos los ciudadanos de Xàbia decidan estacionar su coche en el aparcamiento, y eso quizás pueda redundar en que vaya más gente a los comercios del Casc Antic… No sé yo. ¡Demasiado suponer!

En fin. Me parece que al alcalde habrá que regalarle un diccionario con términos políticos, como «transparencia», «participación ciudadana», «economía sostenible» o «inversión productiva».

 

Por lo demás, me parece una propuesta interesante la de Oscar Antón, quien citó como ejemplo a seguir a Gata de Gorgos, que ha sido premiada como Ciudad innovadora. Y luego está Ondara, que está facilitando la instalación de empresas en el parque comercial. Por desgracia, en Xàbia esos temas no caben. Aquí somos monográficos y solo hablamos de urbanismo y de parkings.

Por cierto, menudo desliz que tuvo Antón en el pleno al confundir los presupuestos de 2010 con los de 2011, al hablar del préstamo pedido para pagar la expropiación a la familia Dupuis. Ya que ésta ya cobró el pasado mes de mayo los 2.5 millones de euros previstos en las cuentas del ejercicio del 2010, mediante un crédito que el Ayuntamiento contrató con CajaMadrid.

Respecto a la posición de la Casa del Mediterráneo y el hecho que ahora el alcalde decida renunciar a este organismo, reconozco que me parece del todo electoralista, y como siempre nos enteramos de las cosas a golpe de pregunta de la oposición. ¿Por qué no se hizo una nota de prensa de la visita a Madrid, explicando a qué se iba y qué se consiguió?

Pero lo mejor del pleno, la cara de la concejala del PP, Filo Giner, cuando llegó corriendo al salón de plenos porque se había comenzado a votar los presupuestos, y justo acababa de ausentarse un instante.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.