Josune Aguinaga subraya la importancia del respeto por el individuo en el curso sobre La diversidad del género

13 julio, 2016Por: Redacción

0
Tiempo de lectura: 3 minutos

Tras comenzar su desarrollo en los centros penitenciarios de Villena y Picassent, los Cursos de Verano del Centro Asociado de la UNED de Dénia llegaron este lunes al Aula de Xàbia, sede de una serie de ponencias sobre La diversidad del género. Su directora, Josune Aguinaga, inauguró el mismo junto a la directora del Centro Asociado, Raquel Martí, a quién reiteró todo su apoyo para la consecución de la Cátedra de Igualdad.

En la presentación de las jornadas, Aguinaga (Profesora Titular de Sociología de la UNED) explicó que la cuestión de la diversidad implica temas antiguos “pero con una formulación moderna”, destacando la existencia de “un cambio de paradigma en cuanto al reconocimiento y la reivindicación de la diversidad”. La propia Aguinaga impartió la primera ponencia del curso, bajo el título Nuevas reglas para nuevos sujetos: el fin de la normatividad heterosexual tradicional.

En el comienzo de su exposición enumeró y definió algunos conceptos y abreviaturas nuevas que han surgido recientemente para clasificar a las personas que no están conformes con su sexo: ‘LGBTQ’ (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgénero y Queer), ‘Identidad de género’, ‘Transexual’, ‘Travestido’, ‘Transgénero’, ‘Bigénero’ o ‘Genderqueer’ (etiqueta con la que se define a personas que no se identifican con el sistema binario hombre/mujer).

También se refirió a otros términos que pueden resultar no tan extraños pero que cuentan con un significado propio en este contexto de género, caso de ‘Fluidez’, vocablo con el que se describe una identidad que puede cambiar o variar con el tiempo dentro de la combinación de las opciones disponibles; o ‘Cuestionamiento’, que se utiliza para definir la acción de aquella persona que está explorando su propia identidad sexual.
Maraña ineficaz de ley

uned02

Tras este repaso léxico, la profesora Josune Aguinaga se refirió de forma somera al marco legislativo, que definió como “muy desconocido” y cuestionando claramente su eficacia. “La maraña de leyes existentes en esta materia hace imposible tanto su conocimiento como su aplicación”, sentenció, pidiendo “más recursos económicos” para que las leyes puedan tener adquirir un sentido práctico y real en la calle.

Asimismo, y tras abrir un turno de preguntas y debates con los asistentes, Aguinaga subrayó que la condición de igualdad es el primer paso para reconocer la diversidad: “Todos somos humanos como especie y, por tanto, iguales ante la ley. Es importante el respeto por el individuo y por su variabilidad”.

Diversidad y sexualidad

La segunda ponencia del curso sobre La diversidad de género fue impartida por Domingo Comas, Doctor en Ciencias Políticas y Sociología, además de presidente de la Fundación Atenea. Comas analizó desde una perspectiva histórica los conceptos diversidad y sexualidad, dejando claro desde el comienzo que existe en este terreno un “exceso de neologismos y cierta retórica libertaria que no facilitan su comprensión, debido a las numerosas paradojas que se obsevan en cuanto a la utilización o no de un lenguaje políticamente correcto”.

En primer lugar describió los cuatro elementos que caracterizan el sistema de la sexualidad: El relato sobre las prácticas sexuales (la parte política e ideológica de la sexualidad que nos dice cómo debemos comportarnos. Lo correcto frente a lo incorrecto), las perspectivas de la conducta sexual humana (explicación puramente biológica), el comportamiento individual e interactivo real (qué es lo que hacemos realmente) y el deseo sexual y su variabilidad histórica (lo que deseamos. Cómo quisiéramos comportarnos).
Adentrándose en una perspectiva histórica, definió el relato sobre la sexualidad como “un sistema en permanente construcción y destrucción”. “Los historiadores de la sexualidad tienen claro que es posible cambiarlo todo en muy poco tiempo, lo que convierte al relato en transformable y manipulable”.

No hay deseo sin transgresión

A continuación se refirió a la “compleja cuestión del deseo” y a su relación directa con el relato sexual: “Los jóvenes son quienes realmente crean el nuevo relato, porque éste debe ser transgresor”, explicó, añadiendo que los mayores “necesitan de esa transgresión para seguir sintiendo deseo”. “No hay deseo sin transgresión”, afirmó. De hecho, manifestó que la evolución histórica de la sexualidad y perspectiva de género no se puede entender sin el concepto de deseo y su interpretación por las diferentes generaciones y civilizaciones.

En su intervención, Domingo Comas también aludió a los orígenes de la moderna “revolución sexual”, relacionada directamente con la planificación de la fecundidad y el desigual periodo en el que la misma llegó al norte y sur de Europa, lo que actualmente tiene consecuencias directas en los hábitos y prácticas sexuales, como queda demostrado con el desigual uso de métodos anticonceptivos y profilácticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.