Jóvenes músicos de la Marina Alta y Baixa protagonizan un excelente “Encontre d´Orquestres” en el Auditori Teulada Moraira

27 marzo, 2019Por: Redacción

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

Un total de 75 estudiantes de música de los conservatorios de Dénia, Xàbia, Benidorm y Teulada han participado a lo largo del fin de semana en L´Encontre d´Orquestres en el Auditori Teulada Moraira.

Una cita pedagógica musical donde ha brillado la gran convivencia musical, el excelente trabajo, las nuevas técnicas y valores aprendidos de un magnífico conductor, el director titular de la Orquesta Sinfónica Verum de Castilla La Mancha, Miguel Romea.

Han sido tres días intensos de formación y ensayos, donde este espacio cultural ha sido testigo del gran trabajo desempeñado, de esa ilusión, esfuerzo y compromiso bajo la excepcional batuta de Miguel Romea. Gracias a su metodología aplicada, profesionalidad, experiencia y a la gran implicación de estos alumnos que cursan diferentes niveles de grado profesional, se tradujo en un excelente concierto conjunto que protagonizaron como boche de oro a este encuentro donde se pudo apreciar toda la técnica y valores aportados por su director.

La técnica explicó Romea explica que se “basa en valores que podrán aplicar en su vida profesional como es tocar, mirar y escuchar. Estos tres verbos de manera simultánea y continua conforman una actitud y esa actitud ante la música, ante la profesión y el instrumento, te dan una verdadera riqueza porque les permite adaptarse, tener flexibilidad, levantar la mirada y tener perspectiva de lo que ocurre”.

Además hace que en el futuro profesional «puedan integrarse en cualquier orquesta y puedan desarrollarse como músicos, sea cual sea su circunstancia, y eso es un valor vital”.

Para el director este tipo de proyectos realizados en el Auditori Teulada Moraira son un “verdadero lujo, ya que los participantes pueden disfrutar de este espacio en el que se puede trabajar con mucha definición toda la acústica y se puede trabajar con mucho mimo las sonoridades. Eso a ellos les da un nuevo sistema de referencia de como se puede trabajar con que precisión y con que gustos se pueden buscar colores, sonoridades o intensidades”. En definitiva, apunta, “es una oportunidad muy bonita de entender porque en el día a día en sus conservatorios trabajan con tanto cuidado la sonoridad para que luego se pueda disfrutar en un sitio como este”.

Además, cabe destacar la gran complejidad al tratarse de estudiantes de diferentes cursos y conservatorios, pero, según Romea, es “un proceso que viéndolo desde fuera es emocionante, porque ves como de un minuto a otro cambia la mejoría en la sonoridad, en el mirarse, el actuar, respirar y el tocar juntos genera sinergias entre todos”. “Y la verdad es que una de las cosas de tocar juntos en una orquesta sinfónica es que a todos nos iguala ante la música y es una de las mejores maneras de poder entender como el trabajo en equipo se puede llevar hasta el máximo detalle cuando la intención es buena”, recalca el director.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.