La dulce voz de Carmen Cuesta pone punto final a la XIII Xàbia Jazz

6 agosto, 2013Por: Guiomar

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

Al igual que con el concierto de Omar Sosa, la Plaza de la Constitución se llenó de público para el concierto de Chuck Loeb y Carmen Cuesta, que impregnó el aire con suaves ritmos brasileños. El día anterior, Kiko Berenguer, que sí es profeta en su tierra, maravilló con su espectáculo mezcla de jazz y flamenco.

El XIII Festival Internacional Xàbia Jazz arrancó esta vez en sábado, con los ritmos afro-caribeños del Omar Sosa Trío. Carismático y dinámico, éste versátil artista emocionó con sus músicas del mundo e interpretaciones a veces más melódicas y otras más llenas de ritmo y sonidos tribales, mezclando el jazz con efectos electrónicos. Lleno total en la Plaza de la Constitución, con más de 1.500 personas que acudieron para descubrir a este poco ortodoxo y creativo artista.

El segundo día fue el turno de Kiko Berenguer, saxofonista javiense y director del festival que acude esta vez con el acordeonista Joao Frade y el bailaor Tomasito, representando su último proyecto discográfico, «Aire«, una fusión de jazz y flamenco, inspirada en el Mediterráneo. Sensacional el acordeón y Tomasito, quien a pesar de tener un brazo escayolado, demostró su maestría con el zapateo. A destacar las dos piezas inspiradas en Xàbia, «Granadella» y, sobre todo, «Canela y Menta«, que retrata un paseo por las Planas, acompañada por las etéreas voces de los hermanos Amador. Kiko Berenguer demostró ser profeta en su tierra al agotarse los cedés que tenía a la venta y que no paró de firmar.

Por último, el lunes, otro lleno total de público, agotándose las 1.500 sillas, para escuchar la bossa nova de Carmen Cuesta, acompañada  por su marido, el guitarrista Chuck Loeb. Sonidos dulces y embriagadores que llenaron la calurosa noche de agosto pusieron el broche de oro a esta decimotercera edición del Xàbia Jazz.

Un festival que, como cada año, contó con actividades paralelas en torno a este género musical, desde la exposición «The Jazz Problem«, que se puede visitar en Cactus Club (frente al Mercado Municipal) hasta el 3 de septiembre, la proyección de un documental y un largometraje, un concierto didáctico, a cargo del guitarrista Joan Soler, o una mesa redonda sobre la fusión de estilos y culturas en el jazz.

Además, la hostelería local también se unió este año al festival con Jazz al Plat, una iniciativa en la que varios restaurantes de todo el municipio ofrecieron menús con entrada incluida a un precio muy interesante. Muestra del éxito de esta propuesta músico-culinaria son las 135 entradas que fueron presentadas en taquilla. Un servicio que ha tenido muy buena acogida, y que se suma al «Jazz Hotel» que ofrece El Rodat.

 

En la web www.xabiamusica.org puedes ver más información sobre los festivales musicales de Xàbia.

 

Concierto de Omar Sosa

 

Concierto de Kiko Berenguer

 

Concierto de Chuck Loeb y Carmen Cuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.