La historia se repite

Por: Redacción

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

La historia de Doris Courcelles me suena. Eso mismo pasó hace ahora seis años cuando en plena campaña contra el Catastrazo de su partido, tres concejales del equipo de gobierno del PP y sus DBC##1dependientesDBC##1 iniciaron una crisis de gobierno que acabó con Monfort con el cetro de mando.

En su escrito Courcelles alega presiones y falta de conocimiento de la información relativa a los aparcamientos, y no quiero ser visionario pero algo nos olíamos cuando la edil no se presentó al pleno que aprobó la modificación de crédito. Algo pasaba, y finalmente ha reventado.

Su cara y sus ánimos a la hora de las votaciones en el pleno del 23 de diciembre eran indicadores de su descontento con una decisión que no puede explicar y que tomaba por mantener la disciplina de partido. En ninguno de los cuatro puntos tuvo el valor de alzar la mano del todo, y su voto se limitaba a levantar el bolígrafo bic con la mano derecha, buscando una cara de complicidad en el público. Quizás de algún asesor, los únicos que al final entienden -porque de eso depende su trabajo- las decisiones que toman los políticos.

La edil ha trabajado mucho con el voto residente. Prueba de ello son los encuentros semanales con diversos colectivos de extranjeros de Xàbia para recoger sus impresiones, dudas y quejas. Y les ha dado muchas cosas en la medida que las posibilidades de su departamento se lo permitían: por ejemplo, puntos verdes para reciclar. Pero en esos encuentros los extranjeros no sólo se preocuparían por las competencias de Courcelles, sino también por toda la acción del gobierno local del Bloc-PP. Es ahí donde no habrá podido explicar-aguantar la presión.

Los que conocen a los residentes sabrán que ellos son muy metódicos y analíticos, y no acaban de entender por qué hay que gastarse ahora 12 millones de euros que no tenemos en comprar unos parkings y no por ejemplo en obras que permitan sacar del paro a alguno de los 1.917 parados que tiene Xàbia.

Doris está sufriendo lo mismo que sufrieron Vasbinder y Dean, cuando decidieron abandonar el PP de Moragues por el Catastrazo. Ellas no pudieron/supieron explicar por qué habían votado a favor de una medida que suponía unos incrementos en los recibos del IBI que estamos viendo ahora. La historia se repite.

Desconozco si se trata de una «simple discrepancia» como asegura el alcalde que es, pero más parece, como recogen hoy algunos medios, que sea una crisis de gobierno en toda regla. El siguiente capítulo seguramente será cuando NJ pida el informe de compatibilidad de los concejales y se repita la votación, si así lo reclamaran los informes jurídicos.  

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.