La legislatura de la coherencia y la honradez

19 mayo, 2015Por: Guiomar

2
Tiempo de lectura: 10 minutos

Esta legislatura que ha concluido se ha caracterizado por la coherencia en las decisiones políticas. La nueva generación de políticos que entró a formar parte del Ayuntamiento, no solo en el gobierno sino también en la oposición, hizo que los vecinos percibieran desde el principio un cambio radical.

Enseguida se notó la apertura del Ayuntamiento a los ciudadanos. El pacto entre el PSPV (6 concejales con José Chulvi como alcalde), Xàbia Democrática (3 ediles encabezados por Óscar Antón en Hacienda) y Ciudadanos por Jávea (2 representantes con Juan Ortolá al frente en Fiestas), con un objetivo claro, “mejorar Xàbia”, hizo que desde el principio se tomaran decisiones coherentes.

Por ejemplo, la eliminación del carril bici que subía por la Avenida Juan Carlos I y posterior reasfaltado, o la rectificación de la Avenida de la Libertad (Arenal) para crear más espacio de parking y mayor fluidez en el tráfico. Además, en clave de funcionamiento interno del Ayuntamiento, se acordó repartir las competencias del alcalde entre la Junta de Gobierno, con lo que todas las decisiones se han tomado en base a acuerdos y no por decreto único del primer edil como solía ser habitual.

Decisiones que marcarían a la postre toda la acción de un gobierno compuesto por miembros que tenían claro que había muchas cosas que cambiar, a pesar de que ideológicamente estaban en las antípodas.

[quote font_size=»18″ font_style=»italic» bgcolor=»#f2f2f2″ align=»right»]se acordó repartir las competencias del alcalde entre la Junta de Gobierno, con lo que todas las decisiones se han tomado en base a acuerdos y no por decreto único del primer edil[/quote]Desde el principio el gobierno estableció unas diferencias claras con respecto a gobiernos anterior, en un momento en que la crisis azotaba todo el país con unas tasas de desempleo inasumibles, que también se trasladaban a Xàbia. El Ayuntamiento se abrió a todos los vecinos, incluso a los residentes más al sur del Gorgos, a la vez que el Plan Confianza empezaba a rodar en Xàbia con las obras prometidas por la Generalitat, como la mejora del paseo del Arenal.

Ha sido la legislatura de la apertura de algunas ventanas, como la creación de la Oficina de Atención al Ciudadano, y el impulso de numerosos órganos de participación: Consell de Urbanismo y Cultura, que se sumaron a otros que ya existían y que fueron a su vez dotados de mayor contenido y peso, como Turismo y el Consejo Agrario.

 

Esta legislatura se estrenó la Oficina de Atención al Ciudadano, que centraliza los servicios administrativos para los vecinos
Esta legislatura se estrenó la Oficina de Atención al Ciudadano, que centraliza los servicios administrativos para los vecinos

En este sentido, fue el de Urbanismo el que más protagonismo tuvo, en lo que a participación se refiere, en una concejalía caracterizada hasta entonces por el oscurantismo y la falta de información. Todos los proyectos urbanísticos, temas polémicos y obras fueron presentados en un órgano creado para que políticos, empresarios, asociaciones y vecinos pudieran opinar al respecto. Por allí pasaron proyectos como el de Huertos del Montgó (viviendas asistenciales), las propuestas para los últimos sectores urbanizables de la Guardia y la ordenanza de Ocupación de la Vía Pública, que eliminó los corralitos de las calles de Xàbia.

Otro de los foros participativos creado fue el Consell dels Xiquets, un lugar donde los escolares de Xàbia exponen sus posturas sobre los temas de actualidad, y que propuso al Consistorio algunas medidas para su implantación, como la habilitación de un paso de peatones frente al Supercor.

Cuando el castillo se cayó
[quote font_size=»18″ font_style=»italic» bgcolor=»#f2f2f2″ align=»right»]la nueva corporación que salga del 24 de mayo dispondrá de entrada de unos 4 millones de euros para destinarlos a lo que quiera[/quote]Uno de los momentos clave de la legislatura fue la decisión del tribunal Supremo de suspender la ponencia de valores catastrales, que a la postre generó un agujero en los ingresos municipales de 7 millones de euros. La aplicación de la ponencia anterior (de 1995) redujo de golpe en esa cantidad los importes que se ingresaban en concepto de Impuesto de Bienes Inmuebles.

El impacto de la decisión en el Ayuntamiento provocó una crisis sobre todo en los proveedores municipales, y tanto el alcalde como el concejal de Hacienda comenzaron a sufrir las presiones de las grandes empresas proveedoras de servicios. Pero la determinación de ambos, con el apoyo de todos los concejales de la corporación y la profesionalidad de los técnicos municipales, hizo que la situación se superara.

Eso sí, hubo de aprobar una fuerte subida de impuestos, sobre todo en la tasa de la basura y en el impuesto de circulación. Además, se aplicó la ordenanza del IBI, cuya modificación se hizo antes de 2011, y en la que se aprobaba un tipo impositivo del 0,83 si la ponencia era la de 2005 y otro del 1,10 si era del 1995. Los recibos del IBI subieron de forma notable, aunque en total los ingresos por este concepto no llegarían a los 21 millones que se recaudaron el último año de aplicación del Catastrazo (2013), mientras que este 2015 son unos 16 millones de euros lo ingresado por las arcas municipales gracias a este concepto, al bajar el tipo.

Con el inicio del 2013, un precepto de la ley de presupuestos posibilitó que el Estado adelantara a Xàbia la totalidad de las transferencias a cuenta de la financiación local y se cerró la crisis de estrecheces económicas del Ayuntamiento. Desde entonces y hasta ahora, la situación financiera municipal ha mejorado sensiblemente y el nivel de deuda está por debajo de los 25 millones de euros. Actualmente, el objetivo legal de pagar a los proveedores en menos de 30 días, que es lo que marca la ley, es una realidad en Xàbia.

Además, la salud financiera y la imposibilidad impuesta por el Gobierno central de invertir en grandes proyectos que supongan un incremento del gasto corriente, como podría ser la ansiada piscina municipal, permitirá que la nueva corporación que salga del 24 de mayo disponga de entrada de unos 4 millones de euros para destinarlos a lo que quiera.

 

Las Planas y el Montgó tras el incendio
Las Planas y el Montgó tras el incendio

La tragedia medioambiental: 440 hectáreas del Montgó pasto de las llamas
Sin duda uno de los momentos más tristes para todo el municipio fue el pasado 11 de septiembre. Un incendio se llevó por delante una parte de nuestra vida, un buen trozo de uno de los pulmones verdes de Xàbia. 440 hectáreas del parque Natural del Montgó fueron pasto de las llamas ante la impotencia de vecinos, políticos y servicios de emergencia. Se pudo haber hecho más. Terminaría luego demostrándose que aquel jueves por la tarde no se activaron todos los efectivos disponibles.

Las consecuencias del mismo no las pudimos valorar hasta ver in situ el panorama desolador de una zona, la de Las Planas, antes llena de vida y color, y luego de un triste gris oscuro. Sin embargo, el paso de los días fue haciendo que la naturaleza rebrotara en la zona, y las especies autóctonas como el margalló revivieron, dando paso nuevamente al verde.

Tanto el Ayuntamiento como la Generalitat, esta última con sus habituales ritmos pausados, habilitaron partidas extraordinarias para trabajos de emergencia, y de forma coordinada se retiraron los restos de los árboles quemados, y se iniciaron las primeras tareas de regeneración artificial en zonas determinadas como el entorno del Faro. Aunque, no será hasta pasado un año, cuando estos trabajos se puedan hacer de forma masiva.

 

Por fin se construyó la rotonda del Tosalet
Por fin se construyó la rotonda del Tosalet

Proyectos, temas polémicos y cosas que se quedan pendientes
En este apartado cabe recordar que ha sido esta legislatura la que ha gestionado las obras del Plan Confianza. La renovación del paseo del Arenal, la Biblioteca-Centro Social de Duanes, el Plan de asfaltado de las urbanizaciones o los contenedores soterrados del Arenal. Obras todas que se sufragaron con fondos de la Generalitat y que pusieron de manifiesto que, pese a haber un gobierno de diferente color en Xàbia, las cosas se pueden hacer coordinadamente si hay voluntad de trabajo y diálogo. El nuevo Paseo del Arenal, bautizado con el nombre de nuestro tenista David Ferrer ha mejorado sensiblemente el aspecto de un auténtico motor de la economía local.

[quote font_size=»18″ font_style=»italic» bgcolor=»#f2f2f2″ align=»right»]Ésta ha sido la legislatura en la que la Diputación por fin descubrió Xàbia y se mostró generosa[/quote]En el apartado de proyectos polémicos por consistir en privatizaciones incluiremos tanto el nuevo Canal de la Fontana, como la mejora del Puerto y el hotel del Faro del Cap de Sant Antoni. En materia de puertos, se produjo un cambio radical en la Generalitat con respecto a Xàbia, y primero se decidió arreglar la concesión del Canal de la Fontana, la cual se ha adjudicado a la empresa Marina Nou Fontana para los siguientes 30 años. Los esfuerzos de la asociación de usuarios AEXAMAR por defender sus peticiones no dieron los frutos deseados. El proyecto está ahora en fase de elaboración y las obras podrían comenzar tras el verano.

En el Puerto, la Generalitat hizo un nuevo planteamiento. Descartadas las opciones de ampliaciones, desde el Consell aceptaron la propuesta que de siempre había pedido Xàbia, arreglar primero lo que ya existe. En ese paso estamos. Habrá un nuevo concurso y se elegirá a una empresa que se encargue de la gestión.

Mientras, la sorpresa y polémica mayor llegó con la propuesta de habilitar un Hotel en el faro del Cap de Sant Antoni. Una instalación propiedad del Puerto de Alicante sobre la que no había invertido un solo euro, permitiendo así su degradación, y que unempresario de Dénia ahora ha solicitado convertir en hotel.

Un procedimiento que nació con polémica, al obviar el Puerto de Alicante en la información pública que el faro se encuentra en el término municipal de Xàbia, y que debido a esto ha recibido un rechazo unánime de toda la corporación y por extensión de todos los vecinos. El Ayuntamiento ha propuesto en sus alegaciones convertir el faro en un Centro de Interpretación de la Reserva Marina y del mundo de los faros y su historia, que podría ser gestionado por un ente público. Esas alegaciones, al cierre de esta edición, no han tenido respuesta.

Por su parte, en el apartado de pendientes, se quedará para la nueva legislatura la reforma del Central Cinema, que será sufragada entre la Diputación de Alicante y el Ayuntamiento.

Ésta ha sido la legislatura en la que la Diputación por fin descubrió Xàbia y se mostró generosa, gran parte gracias a la labor mediadora del alcalde –quien dicho sea de paso, renunció a su sueldo como primer edil del municipio, para cobrar sólo el de Diputación-. Así, largamente ansiadas obras empezaron a llevarse a cabo, como la rotonda del Tosalet, el asfaltado de la carretera de Jesús Pobre, mejoras en la travesía de Cansalades, rotonda del Arenal... Todo sea dicho, ninguna ha sido digna de ser inaugurada por ningún alto cargo de la Diputación, ni siquiera la glorieta del Tosalet, urbanización donde veranean conocidos políticos, presentes y pasados, del PP que habrían ejercido de lobby para que la corporación provincial la construyera.

La Diputación también ha contribuido en los gastos de los numerosos eventos culturales, turísticos y programas de Servicios Sociales, a través de las subvenciones que han llegado.

 

Un pleno cualquiera de esta legislatura
Un pleno cualquiera de esta legislatura

Del tengo un proyecto a me quedo solo
La novedad de las pasadas elecciones fue la lista que presentó el PP. El respaldo que logró José Juan Castelló fue similar a los de las anteriores y su personalidad socavó cualquier posibilidad de regeneración del partido. La legislatura para los populares comenzó de forma convulsa y ha terminado con más pena que gloria.

Castelló, por un lado en el grupo municipal, y Moragues y la vieja guardia en la ejecutiva local, tensaron tanto la cuerda que provocaron una ruptura de la que veremos si logran recuperarse en esta convocatoria. Las decisiones que tomó Castelló, nombrando a un familiar como secretaria municipal con el apoyo de los concejales electos, no gustaron a la ejecutiva local que adujo que para ese puesto había personas del partido. Esto fue el principio del cisma.

Cosas que se hablaban en las reuniones de partido, luego Castelló no las comentaba en los plenos; y memorable fue su intervención durante un debate del presupuesto, pidiendo a Chulvi que subiera los convenios con las asociaciones de jubilados porque Zapatero había bajado las pensiones. Castelló ha pasado estos cuatro años como el que tiene la rutina del último jueves de mes volver al poble para votar. Aunque en su caso, era levantar la mano mientras miraba el móvil, ajeno a lo que se debatía.
El PP se quedó con tres concejales, ya que tras la salida de Castelló del grupo también lo dejó Rosa Cardona, que entró en política con él, y José Luis Genovés, que fuera número 2 de la candidatura, asumió el papel protagonista de una oposición que poco tenía que criticar, ya que la mayoría de los asuntos fueron aprobados de forma unánime.

A nivel interno, la salida honrosa de Juan Moragues de la presidencia del PP, por asuntos personales, provocó que el PPCV nombrara una gestora local presidida por Alberto Tur y con gente afín al partido en Xàbia, algunos de los cuales finalmente decidieron salirse ante la imposibilidad de cambiar viejos vicios. Con todo, la gestora ha mantenido la llama del partido y ha logrado formar una lista con la concejala Tere Ern al frente de la misma.

Convulso también fue el devenir de Nueva Jávea desde las anteriores elecciones, que finalmente ha provocado que en esta convocatoria electoral no hayan presentado candidatura. El fracaso de la formación independiente que logró dos concejales en 2011, y los pactos que la dirección buscó en contra de la opinión de estos para dar la alcaldía al PP, provocaron que Juan Planelles y Paco Catalá abandonaran el partido desde el momento en que tomaron posesión del acta de edil.

Planelles y Catalá apoyaron la investidura de Chulvi lo que invalidaba cualquier moción de censura futura, ya que “el pueblo había votado cambio”. Durante la legislatura, la labor de los dos ediles se centró en hacer oposición y en muchos plenos ellos fueron los únicos que levantaban la voz contra las decisiones del gobierno local.

Catalá hubo de dimitir tras ser inhabilitado para ejercer cargo público por sentencia judicial, y su puesto lo ocupó Belen Quiroga que devolvió a Nueva Jávea al salón de pleno, aunque mantuvo un perfil bajo durante el año largo que ha estado como edil.

Compromís también tuvo unos años convulsos. El pueblo castigó a Eduardo Monfort, y le dejó con tres concejales. El exalcalde abandonó el ayuntamiento a los dos años y el Bloc se separó de los Centristes, con lo que se promovió la implantación definitiva de la marca Compromís que tan buenos resultados daba a nivel autonómico y en las generales. El proceso ha sido largo y tras deshacerse de la vieja guardia, Compromís ahora ha presentado una lista con caras renovadas y la intención de volver a ser la llave de la gobernabilidad.

 

Sin pena ni gloria
Y así, sin pena ni gloria, han transcurrido los últimos cuatro años de legislatura. Empezó con una herencia difícil que se hizo aún peor con la anulación del Catastrazo. Los seis ediles del PSOE de Chulvi, junto a los tres de Xàbia Democrática con Óscar Antón al frente, y los dos de Ciudadnos por Jávea, con Juan Ortolá de líder, supieron ponerse de acuerdo para trabajar conjuntamente, y sacar a Xàbia adelante.

Con diferencia, ha sido la mejor legislatura en mucho tiempo, por lo que a trabajo y dedicación se refiere. Afortunadamente, atrás han quedado los tiempos del autoritarismo, del autismo y de los favores mutuos.

Chulvi demostró que sabe escuchar a los ciudadanos y que le importa el trabajo en equipo, pero a la vista de cómo se presentan estas elecciones, no ha sabido hacer piña. Las diferencias ideológicas han pesado más, y en vez de acuerdos entre todos, al final preponderaba el respeto a cada área y el dejar hacer a cada concejal.

Esto al final ha ido erosionando una relación de gobierno que vivió su punto de máxima escisión con la publicación en las redes sociales de un cheque a mitad de legislatura. Un gesto que no tuvo el mismo significado para las diferentes partes, y que quizá adoleciese del tan necesario tacto político que a menudo exige la burocracia.

Ahora el equipo de gobierno se presenta dividido y con el hacha de querra en mano a estas elecciones. Ambos quieren la alcaldía.

2 comentarios en “La legislatura de la coherencia y la honradez

  1. Podrian explicar a que se refiere con la publicacion de un cheque a mitad de la legislatura. Gracias Xabia al dia y enhorabuena por vuestro trabajo.

    1. Hola Paloma. En Abril de 2013 el Ayuntamiento recibió una transferencia de 5 millones de euros del Estado de forma directa. Entonces el Ayuntamiento se encontraba con una grave falta de liquidez causada por la anulación de la ponencia de valores anterior, y en abril llegó la transferencia. Fue un cheque y el día que llegó su imagen apareció en una conocida red social. A eso nos referimos.
      Gracias por tu apoyo.
      Carlos López

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.