La Policía Local de Xàbia hace comarca con la galería de tiro: más de la mitad de las horas la gastan los cuerpos de localidades vecinas

13 junio, 2018Por: Carlos López

0

Las nuevas instalaciones de la Policía Local de Xàbia fueron inauguradas hace tres años y una de las novedades que aportaron, al margen de las más que evidentes mejoras para el personal del cuerpo de seguridad, era la existencia de una galería de tiro. Un espacio en el que los agentes pueden entrenar y prepararse para estar listos ante cualquier situación de emergencia en la que deban utilizar su arma reglamentaria.

XAD se adentró hace unos días en la galería de tiro de la Policía Local, junto al Intendente Jefe de la Policía Loca, José Antonio Monfort, la concejala de Seguridad, Pepa Gisbert y Paco Carrascosa, el instructor que se encarga de su custodia y del uso diario.

Monfort explicó que la galería de tiro de Xàbia es “una forma más de hacer comarca” ya que la utilizan las Policías locales de nuestros vecinos. Es la de Dénia, la que más gasta este servicio, con casi la mitad de las 600 horas de uso que se contabilizan en un año. Según comentó como Dénia tiene un gran número de agentes “tienen que pasar todos” para las prácticas y pruebas reglamentarias. En segundo lugar los que más la utilizan son los de Xàbia, y por detrás quedan los agentes de Gata de Gorgos, Benitatxell, El Vergel, que suelen acudir a la galería “una o dos veces al año”.

Estas horas se pagan, de hecho el Ayuntamiento de Xàbia aprobó una ordenanza fiscal y un reglamento para el uso de la galería de tiro y con el fin de poder sufragar el gasto que genera esta instalación: por ejemplo en el cambio de los cartones con forma de figura humana a la que disparan los agentes o los materiales aislantes. El año pasado los ingresos por esta tasa asciendieron a unos 6.000 euros.

En el interior de la galería de tiro, se pierde la noción del tiempo y por momentos parece que estas en un capítulo de CSI, junto a Emily Procter (agente Calleigh Duquesne en la versión de Miami), probando su arma. Sin armas eso sí y con un circuito de vigilancia desde la sala de operaciones de la Policía, Carrascosa y Monfort detallaron el proceso de las prácticas: los agentes deben firmar un acuerdo de responsabilidad y buen uso, tras preparar su arma en una especie de caja que se llama zona fría se pasa al interior de la misma. Ahí tres carriles sostienen tres grandes cartelones con formas humanas, igual que en el CSI, círculos concéntricos y números. El carril permite colocar el objetivo a diferentes distancias. Respecto a las balas hay un control estatal en cuanto a su uso y adquisición.

La estancia está completamente forrada de materiales absorbentes del ruido, pero también este material tiene la capacidad de “tragarse” las balas que se disparan, y que alcanzan velocidades de hasta 200 metros por segundo. Igualmente cuenta con un completo sistema de ventilación para retirar de forma rápida los restos de la pólvora.

Al fondo un enorme paredón formado por bloques de otro material que permite absorber el impacto de la bala y reducir su velocidad a cero. La bala entra el material se abre pasa y se vuelve a cerrar, como si no hubiera sufrido tal impacto.

Las armas bajo doble llave

La visita a las instalaciones de la Policía Local incluye también el armero, es el espacio donde los agentes de la Policía Local tienen sus armas reglamentarias. Cada uno tiene su taquilla personalizada y allí está su arma y las esposas. La taquilla tiene doble cerradura, una de las llaves la del agente, la otra la custodia el Intendente.

El intendente de la Policía Local de Xàbia, José Antonio Monfort, en el ordenador que recibe los avisos del 112 teléfono de emergencias, junto a la concejala Pepa Gisbert

Otro de los puntos en los que Monfort y Gisbert hicieron hincapié durante nuestra visita fue la sala de operaciones y el ordenador del sistema 112-CV, donde hay un agente las 24 horas de del día. Este es el ordenador a través del cual la Policía Local se pone en marcha nada más se recibe un aviso por una llamada al 112 de emergencias. Según destacó Gisbert la “respuesta de la Policía Local ante un aviso de estos se produce en 8,86 segundos”.

A partir de ese aviso se empiezan a movilizar los servicios necesarios para el aviso que además al entrar por el 112 “está geolocalizado” y eso unido a que todo el parque móvil de la Policía está conectado a la red “se puede enviar al que está más cerca para intervenir cuanto antes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.