Un nido de procesionaria en las ramas de un abeto de Xàbia.

La procesionaria del pino se extiende al cedro

19 diciembre, 2019Por: Carlos López

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

Como combatir de forma natural estas orugas urticantes

En pleno invierno comienza el desarrollo de la procesionaria del pino, por este motivo, XAD ha conversado con Silvia Hellingman, una entomóloga especializada en este insecto cuyos efectos no solo se producen en esta especie sino que según aseguró se han extendido a los cedros.

Según explicó, en las últimas semanas ha visitado varios puntos del término municipal para tener “un control del desarrollo de las procesionarias” y poder ofrecer un “pronóstico sobre las que vendrán en 2020”. En estos momentos, destacó “están en el tercer estado de larva”, lo que significa que este insecto comienza a desarrollar sus pelos urticantes, una situación en la que según añadió “no son muy peligrosas aún si no se les molesta”.

En arreglo a sus cálculos Hellingman ha previsto que salgan entre finales de enero y febrero, pero todo depende de las condiciones climáticas, por ejemplo aparte del frío, la lluvia tampoco es “amiga” de las procesionarias.

Esta experta además afirmó que este año ha detectado que las orugas no solo están en los pinos, sino que también han anidado en los cedros y otras especies similares. Asimismo, comentó que en las trampas que tiene colocadas por diferentes puntos del término municipal pudo “registrar una larga actividad del vuelo de las crisálidas. En estas trampas, “caen los machos ya que piensan que pueden aparearse, acceden al interior y no pueden salir”, esta -subrayó- es una buena forma de “reducir la población al tiempo que permite hacer un pronóstico para la próxima temporada”.

¿cómo combatirlas?

Silvia Hellingman da algunas soluciones para luchar contra una posible plaga de este insecto:

-Cortar las ramas que tenga el nido de las procesionarias y meter las orugas en una bolsa de plástico, aunque sugiere que mejor hacer de la mano de profesionales
-Puedes colocar una trampa, que funciona como un collar alrededor del tallo, hay empresas de internet que venden este tipo de trampas. Se deberían colocar antes del 15 de enero.

La carbonera es un pájaro que se alimenta, entre otros, de orugas de procesionaria

Además, también hay enemigos naturales de la procesionaria. Son sus depredadores. Por ejemplo algunas aves como el carbonero común que vive en Xàbia y es muy fácil que esté en los jardines de las viviendas. “Con una caja-nido y alimentándolos”, aseguró Hellingman, mantendremos alejado de nuestro jardín la procesionaria. Pero también son enemigos, las hormigas, avispas y algunos dípteros e himenópteros.

Por último, esta experta apostó por instalar cajas-nido en los diferentes parques y áreas municipales con el fin de combatir de una forma natural contra la oruga de la procesionaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.