La desaparecida Torre de Xàbia (Imagen: Colección Vicente Catalá Gisbert)

La torre de la Baronía de Casa Ferrándiz que existió en Xàbia

27 abril, 2020Por: Redacción

0
Tiempo de lectura: 4 minutos

Sabemos que en la historia de Xàbia existieron tiempo atrás dos castillos o fortalezas que vigilaban las costas, se tratan del Castillo de San Jorge y el Castillo de San Martín, construcciones de los siglos XV y XVI que hoy han desaparecido por el trascurso de la historia. Pero a principios del siglo XX surgió un nuevo castillo que llamó la atención de todos los vecinos y veraneantes que venían a Xàbia. Se trata de la construcción denominada La Torre que perteneció a la Baronía de la Casa Ferrándiz y que lamentablemente desapareció a finales de la década de 1970. Conozcamos un poco más este hito y las posibles razones de por qué se construyó un edificio tan singular.

La impulsora de construir esta villa tan singular perteneció a una familia con título nobiliario, en concreto doña María del Carmen Ferrándiz Catalá, Baronesa de la Casa Ferrándiz. Dicha Baronía fue creada y otorgada en 1804 por el rey Carlos IV a don Jaime Ferrándiz y Fornet, natural de Albaida (Valencia) y la baronesa rehabilitó el título en 1916. La rama materna de doña María del Carmen era natural de Jávea (su madre fue Carmen Catalá Arnauda quien se casó con Joaquín Ferrándiz Reig)1 y esta vinculación pudo ser la razón por la eligieron Xàbia para pasar sus vacaciones construyendo una arquitectura original y llamativa.

La Torre de Xàbia tomada en fecha indeterminada entre 1927 y 1936 (Fotografía de Antonio Passaporte en Fototeca del Patrimonio Histórico, Colección LOTY, inv. LOTY-08327)

La villa, casa señorial, castillo, palacio o como lo queramos llamar ha sido siempre conocida como La Torre en la familia Vives-Ferrándiz, descendientes de María del Carmen Ferrándiz Catalá. Se tuvo que levantar en la década de los años 20, una vez rehabilitada la baronía. Su apariencia es la de un castillo o palacio neogótico con elementos tan característicos como el uso de puertas y ventanas apuntadas, pequeñas torres en su fachada, remate de almenas y la incorporación de una elevada torre circular con sus saeteras rematada en un alto pináculo. Pero aunque la apariencia sea neogótica, el estilo arquitectónico propio lo tendríamos que englobar dentro del movimiento ecléctico, ya que su alzado está muy estilizado y también utiliza una entrada con una gran escalera de recuerdo barroco.

¿Por qué se hizo una construcción tan fantástica e imitando a un palacio o castillo? Pues tenemos que ponernos en el contexto del siglo XIX en el que tras la Revolución Industrial surge una nueva clase social burguesa y una nueva aristocracia en la que además de ostentar títulos nobiliarios poseen una riqueza conseguida a base de grandes inversiones o negocios nuevos. Esto implica que tenían una posición social destacada y ésta ha de ser mostrada públicamente. Una de las maneras más visuales de mostrarla es por medio de la construcción de viviendas o palacios.

Castillo de Chenonceau en Francia (s. XV) (Imagen: https://es.wikipedia.org/wiki/Castillo_de_Chenonceau)

También, como producto de este cambio social surgen nuevas arquitecturas en el ámbito de la ciudad, tanto públicas como privadas. Estas arquitecturas se levantan con nuevos estilos que se alejan del clasicismo del siglo XVIII. En primer lugar surge el movimiento llamado historicismo o revival que es la recuperación los estilos del pasado imitándolos de una manera fiel, de esta manera surgen los llamados neo (gótico, mudéjar, plateresco, etcétera). El siguiente paso fue el llamado estilo ecléctico que consistió en la interpretación libre de los estilos anteriores o la mezcla en un mismo edificio de varios estilos dejando al arquitecto la libertad de su diseño.

Desaparecido Palacio de Ripalda en Valencia (Imagen: Biblioteca Digital Valenciana JH7/104)

Pues bien, los nuevos palacios o viviendas de estos nuevos burgueses se construirán siguiendo la moda de estos nuevos estilos arquitectónicos. Este es el caso del desaparecido Palacio de Ripalda, un edificio construido a finales del siglo XIX en el paseo de la Alameda de Valencia. Lo mandó construir la Condesa viuda de Ripalda, María Josefa Paulín y de la Peña y su arquitecto fue Joaquín María Arnau Miramón. El estilo arquitectónico fue el eclecticismo, haciendo un edificio inspirado en los castillos del valle del Loira, destacando la torre circular rematada en un pináculo y elementos neogóticos.

Una vez construido, en la población de Albaida (Valencia), se levantó en 1910 un nuevo palacio a imitación del Palacio de Ripalda, conocido como Torre dels Brunos o Chalet de Santa Rosa, llamado así porque el propietario original fue un empresario llamado Bruno Soler y a su familia se les conocía como los Brunos. Se trató de una copia a menor escala que el palacio de Ripalda pero la intención de construirlo así debió ser por dejar patente su condición social y económica asemejándose al nuevo palacio valenciano.

Desaparecida Torre dels Brunos o Chalet de Santa Rosa en Albaida (Valencia) (Imagen: Biblioteca Digital Valenciana JH27/451)

Y finalmente, como los Barones de Casa Ferrándiz vivían en Albaida y vieron crecer el notable edificio al igual que tuvieron que conocer también el Palacio de Ripalda de Valencia, tuvo que haber un deseo de dejar patente su título y posición social a través su nueva residencia veraniega que se levantó en Xàbia. Podríamos pensar que su arquitecto fue el mismo, pero Arnau Miramón falleció en 1906, antes de la rehabilitación del título.

Aunque todavía queda mucho por conocer, de esta manera nos hemos acercado un poco más a explicar el porqué se levantaron este tipo de casas tan vistosas e incluso fantasiosas. Lo lamentable de la historia es que ninguno de los tres se conservan en la actualidad. El primero en ser destruido fue el Palacio de Ripalda en 1967, después fue La Torre de Xàbia en 1978 y finalmente la Torre dels Brunos que lo hizo en 2010.

David Gutiérrez Pulido

(Ldo. Historia del Arte)

sorollajavea.wordpress.com

1CODINA BAS, Juan Bautista: Diccionario Biográfico Javiense Abreviado, p. 64.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.